Jueves 26de Noviembre de 2020CORRIENTES20°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$80,00

Dolar Venta:$86,00

Jueves 26de Noviembre de 2020CORRIENTES20°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$80,00

Dolar Venta:$86,00

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

Represión, ¿cuál?

Por José Ceschi

¡Buen día! ¿Reprimir, sí; reprimir, no? El tema es mucho más complejo de lo que el planteo sugiere. Las cosas casi nunca son blancas o negras: hay grises que suelen ocupar más espacios de lo que podemos imaginar. Por ello siempre conviene distinguir. Puede ayudarnos una serie de precisiones que el doctor Mariano Grondona incluyó su nota “Los piqueteros y el principio de autoridad”. Aquí van algunas:

“Quizá lo primero que nos pasa es que nos hemos quedado sin una idea clara sobre qué cosa es represión. Al definirla en primer lugar como acción de ‘contener, refrenar, templar o moderar’, el diccionario no nos ayuda mucho porque engloba dos tipos opuestos de represión según sea la acción que se reprima. Supongamos que la policía carga contra una manifestación pacífica de ciudadanos. ¿Quién no condenaría este tipo de represión? Supongamos que la policía arremete contra una banda empeñada en secuestrar un niño. En tal caso ¿quién no la aprobaría? Si incluimos lo reprimido dentro de la definición de represión, podríamos aceptar que, en tanto la represión de lo legal es ilegal, la represión de lo ilegal es legal. En un país democrático no presionado por terribles memorias como el nuestro, se encontraría normal que la policía reprimiera a quienes atentan contra el orden legal. Pero nuestro país recuerda todo lo que pasó en los años setenta bajo el nombre de ‘represión’. De esa memoria le ha quedado una profunda desconfianza en las fuerzas de seguridad...

En un estado de conciencia colectivo de esta naturaleza, la palabra ‘represión’ se tiñe de connotaciones que se acercan a la segunda definición del diccionario: ‘Reprimir es la acción de contener, detener o castigar, por lo general desde el poder y con el uso de la violencia, actuaciones políticas o sociales’. En esta interpretación la palabra ‘reprimir’ se acerca a otra con la cual tiene una raíz latina común (‘premere’): la palabra ‘oprimir’. La represión pasa a ser percibida entonces, en función de nuestras memorias, como una forma de opresión...”. Como puede percibirse, la distinción de las ideas no alcanza. Interviene con su peso el factor emocional. Es cierto que “el corazón tiene razones que la razón no comprende” (Pascal). Pero no olvidemos que la razón tiene razones que el corazón no comprende.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error