Por unanimidad, la Corte Suprema rechazó el pedido de Cristina sobre las sesiones remotas
ellitoral.com.ar

Domingo 12de Julio de 2020CORRIENTES18°Pronóstico Extendidoclima_parcial

Dolar Compra:$69,50

Dolar Venta:$74,50

Por unanimidad, la Corte Suprema rechazó el pedido de Cristina sobre las sesiones remotas

 Por unanimidad , la Corte Suprema rechazó al cierre de esta edición el pedido de la vicepresidenta Cristina Kirchner para que el máximo Tribunal de Justicia se pronunciara sobre la validez de eventuales sesiones por videoconferencia del Senado en el marco del avance del coronavirus en el país.
Los cinco jueces votaron por desestimar el planteo. La mayoría sostuvo que no correspondía que la Corte interviniera porque no hay un caso a resolver y dijeron además que el Senado tiene las facultades necesarias para decidir cómo sesiona. El quinto, Carlos Rosenkrantz, presidente del Tribunal, entendió en cambio que directamente debía rechazarse el pedido de Cristina Kirchner in limine (sin darle trámite) y no hizo otras consideraciones.
La opinión mayoritaria, compartida por Elena Highton, Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti, es que le corresponde al Senado, y no a la Corte, interpretar su propio reglamento y decidir si puede o no sesionar en forma remota.
“Es un fallo importante para nosotros. Reconoce lo que planteamos”, dijo un hombre de máxima confianza de Alberto Fernández. Lo que celebraban eran los considerandos de la mayoría que dicen que la decisión final está en manos del Senado. En el entorno del Presidente quisieron ponerle punto final al tema, a pesar de que la Corte autorizó los acuerdos “por medios virtuales o remotos”, los ministros no se reunieron para discutir el tema, ni en persona ni vía teleconferencia (la Corte nunca hizo un acuerdo virtual). Hubo cruces de mensajes y mails, pero cada uno trabajó el expediente por su cuenta. Rosatti votó desde la ciudad de Santa Fe y Lorenzetti, desde Rafaela. Hoy los papeles viajaron en un auto al Palacio de Justicia, donde se protocolizó el fallo. Los ministros quisieron que contara con la firma de puño y letra de cada uno de ellos.      
                                          (AG

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Por unanimidad, la Corte Suprema rechazó el pedido de Cristina sobre las sesiones remotas

 Por unanimidad , la Corte Suprema rechazó al cierre de esta edición el pedido de la vicepresidenta Cristina Kirchner para que el máximo Tribunal de Justicia se pronunciara sobre la validez de eventuales sesiones por videoconferencia del Senado en el marco del avance del coronavirus en el país.
Los cinco jueces votaron por desestimar el planteo. La mayoría sostuvo que no correspondía que la Corte interviniera porque no hay un caso a resolver y dijeron además que el Senado tiene las facultades necesarias para decidir cómo sesiona. El quinto, Carlos Rosenkrantz, presidente del Tribunal, entendió en cambio que directamente debía rechazarse el pedido de Cristina Kirchner in limine (sin darle trámite) y no hizo otras consideraciones.
La opinión mayoritaria, compartida por Elena Highton, Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti, es que le corresponde al Senado, y no a la Corte, interpretar su propio reglamento y decidir si puede o no sesionar en forma remota.
“Es un fallo importante para nosotros. Reconoce lo que planteamos”, dijo un hombre de máxima confianza de Alberto Fernández. Lo que celebraban eran los considerandos de la mayoría que dicen que la decisión final está en manos del Senado. En el entorno del Presidente quisieron ponerle punto final al tema, a pesar de que la Corte autorizó los acuerdos “por medios virtuales o remotos”, los ministros no se reunieron para discutir el tema, ni en persona ni vía teleconferencia (la Corte nunca hizo un acuerdo virtual). Hubo cruces de mensajes y mails, pero cada uno trabajó el expediente por su cuenta. Rosatti votó desde la ciudad de Santa Fe y Lorenzetti, desde Rafaela. Hoy los papeles viajaron en un auto al Palacio de Justicia, donde se protocolizó el fallo. Los ministros quisieron que contara con la firma de puño y letra de cada uno de ellos.      
                                          (AG