Sabado 23de Octubre de 2021CORRIENTES19°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$97,75

Dolar Venta:$103,7

Sabado 23de Octubre de 2021CORRIENTES19°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$97,75

Dolar Venta:$103,7

/Ellitoral.com.ar/ Sociedad

“Pacientes con enfermedades neurodegenerativas no pueden seguir esperando su atención, ni los estudios de rigor”

Un reconocido especialista nacional habló con El Litoral sobre el impacto del covid-19 en el sector. “Está probado que el aislamiento, la falta de estímulo cognitivo y de ejercicio físico son todos factores que atentan contra la salud y más aún en el caso de pacientes de este tipo”, advirtió el doctor Marcelo Merello, quien es director del Departamento de Neurociencias del Fleni y profesor e investigador del Conicet. 

A 35 días de la aplicación en el país del aislamiento social, preventivo y obligatorio por el avance de la pandemia del coronavirus, y con una reciente nueva prórroga por 15 días, se repotencian los interrogantes sobre los plazos que habrá que cumplir para que la situación vuelva a normalizarse en los distintos sectores, sea comunitario, económico-productivos, educativo e incluso en la medicina en general. En este sentido, hay determinadas especializaciones que requieren continuidad en los tratamientos. Al menos así lo demandan especialistas en afecciones como el Parkinson.

“En el mundo, millones de pacientes con enfermedades neurodegenerativas permanecen en sus casas debatiéndose entre los efectos deletéreos del encerramiento y falta de atención médica apropiada o el riesgo de contraer una enfermedad respiratoria”, planteó el doctor Marcelo Merello en una entrevista con El Litoral.

Merello (MN: 74237) es un reconocido profesional en el ámbito nacional y es director del Departamento de Neurociencias de Fleni, jefe del servicio Movimientos Anormales, y profesor de Enfermedades Neurodegenerativas de la UCA, investigador principal del Conicet.  

“Los pacientes con enfermedades neurodegenerativas no pueden seguir esperando recibir su atención, sus cuidados específicos, ni sus estudios de rigor”, advirtió y señaló: “Está probado que el aislamiento, la falta de estímulo cognitivo y de ejercicio físico son todos factores que atentan contra la salud y más aún en el caso de pacientes de este tipo”.

En este contexto de pandemia y cuarentena obligatoria, Merello consideró también que “la telemedicina ofrece, en este momento de encierro forzado e incertidumbre, una opción más que válida para la atención de los pacientes”; no obstante, “la misma no reemplaza la consulta médica”.

—¿Cuál es el impacto del covid-19 en pacientes con Parkinson?

—El Sars-CoV-2 o enfermedad respiratoria grave producida por el coronavirus covid-19 ha cambiado el mundo en los últimos cuatro meses y sobre todo nuestras prioridades en materia de atención de salud. El sistema ha clasificado los problemas de salud en graves y no graves, relegando la atención de estos últimos hasta la aparición de tiempos mejores en un futuro que no es posible hoy definir con certeza. Dónde quedan en esta división dicotómica los millones de pacientes con enfermedades neurodegenerativas que si bien son consideradas no graves, no son banales y requieren de una atención médica y paramédica sostenida, en los cuales el encierro, la falta de ejercicio, la soledad y sobre todo la falta de estimulación cognitiva pueden ser trascendentes en la evolución y el progreso de la enfermedad. 

Unas 650.000 personas han muerto en 2019 por gripe en el mundo, seguro esa cifra podría haber sido mayor si no fuese por la masiva vacunación de pacientes añosos, aquellos entre los cuales las enfermedades neurodegenerativas son más prevalentes y sin ánimo de entrar en detalles epidemiológicos o comparaciones, a cinco meses de iniciada la pandemia, 180.000 personas con Sars-CoV-2 han tenido un desenlace fatal.

El mundo se debate entre si las medidas de encierro forzoso o la rápida ganancia de inmunidad en manada son las apropiadas. Pero en el mientras tanto, millones de pacientes con enfermedades neurodegenerativas permanecen en sus casas debatiéndose entre los efectos deletéreos del encerramiento y la falta de atención médica apropiada o el riesgo de contraer una enfermedad respiratoria con probabilidad de morir en el hipotético escenario de ser contagiado, menor al 3% si contamos sólo los casos sintomáticos, e infinitamente menor al 0,2% si se contasen los casos asintomáticos.

Es real y probado el mayor riesgo de sufrir Sars-CoV-2 grave con la mayor edad, más aún en presencia de enfermedades debilitantes del tipo respiratorias cardíacas o respiratorias. Pero también es real que no existe ninguna evidencia de que las enfermedades neurodegenerativas, como el Parkinson, Alzheimer u otras similares confieran mayor riesgo para contraerla, o en caso de contraerla esta tenga un curso más agresivo. Tampoco ha habido evidencia de que la infección de covid-19 pueda influir negativamente en el curso de estas enfermedades, independientemente de que se tiene evidencia de que el virus puede afectar el sistema nervioso.  

—¿Cómo afecta el aislamiento en pacientes con esta patología?

—El riesgo de Sars-CoV-2 se extenderá más allá de la primavera y los pacientes con enfermedades neurodegenerativas no pueden seguir esperando su atención, sus cuidados, ni sus estudios de rigor. El testeo proactivo de personas infectadas y de anticuerpos en personas ya curadas, y no el encierro indiscriminado, son claves para planificar un cuidado y atención personalizada para nuestros pacientes, proveyéndolos de un ambiente cuidado y seguro, pero que les permita obtener todo el apoyo que necesitan. 

Está probado que el aislamiento, la falta de estímulo cognitivo y de ejercicio físico son todos factores que atentan contra la salud y más aún en el caso de pacientes con enfermedades neurodegenerativas. La depresión, la apatía, la ansiedad generalizada, la somnolencia diurna y el insomnio pueden aparecer o empeorar en esas circunstancias. De la misma manera, la falta de actividad física puede gatillar dificultades básicas en la marcha, el equilibrio, profundizar dolores osteoarticulares o tener un impacto negativo sobre el tránsito intestinal, produciendo por ejemplo constipación severa o más aún promoviendo problemas respiratorios y fomentando caídas.

—Entonces, ¿debe haber un monitoreo frecuente de su médico?

—La telemedicina ofrece en este momento de encierro forzado e incertidumbre una opción más que válida para la atención de los pacientes. Pero la misma no reemplaza en los pacientes neurológicos la gran demanda de kinesiólogos, terapistas ocupacionales, fonoaudiólogos, psicólogos o la consulta médica. Las consultas de rutina en los pacientes neurológicos se han reducido a niveles impensados, y si bien se ha aplanado la curva de este primer pico de covid-19, tendremos un segundo pico de problemas médicos graves en los pacientes con enfermedades neurodegenerativas. Si su control médico no se reanuda rápidamente y si las medidas básicas de ejercicio y estimulación no se restablecen. Los efectos del miedo y el encerramiento podrían ser irreversibles si no son rápidamente enfocados.  

La eficaz cirugía de Parkinson deberá ser rápidamente restablecida para aquellos pacientes con enfermedad severa en los cuales la postergación de la misma durante esta cuarentena ha resultado en grandes incomodidades e incapacidades.

—¿La pandemia del covid-19 abre un nuevo escenario para la medicina en general?

—Las consultas virtuales a distancia o telemedicina ha venido para quedarse en un reducido número de enfermos sin posibilidades de trasladarse por falta de movilidad, distancia o carencia de cuidadores; no obstante, la misma no reemplaza la consulta médica. Los fabricantes de dispositivos médicos están acelerando sus desarrollos para que cada vez más marcapasos cerebrales, cardíacos y bombas de infusión puedan ser manejados de manera remota. A su vez, dispositivos para controlar remotamente la actividad electroencefalográfica, cardíaca, de presión arterial, lentitud de movimiento, temblor o incluso de niveles sanguíneos de determinados componentes se están rápidamente generalizando.  

—¿Qué avances centrales se fueron dando en los últimos años en cuanto al tratamiento del Parkinson?

—Los avances en el tratamiento de Parkinson han sido mayores en los últimos cinco años y a la eficaz cirugía de estimulación profunda se le han sumado importantes herramientas genéticas que han permitido diferenciar distintos tipos genéticos de la enfermedad, para dos de los cuales se ha avanzado en un tratamiento específico. Se han desarrollado drogas con posibles efectos neuroprotectores y se ha avanzado con técnicas de diagnóstico precoz que permiten la utilización de estos tratamientos tempranamente.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error
Más Info

Médico especialista

El doctor Marcelo Merello es director del Departamento de Neurociencias del Fleni, jefe del Servicio Movimientos Anormales, profesor de Enfermedades Neurodegenerativas de la UCA, investigador principal del Conicet.
Publicaciones:
l Stoessl AJ, Bhatia KP, Merello M. Movement Disorders in the World of COVID-19. Mov Disord. 2020 Apr 6. doi: 10.1002/mds.28069. Epub ahead of print. PMID: 32250468.
l Fasano A, Katzenlaguer R, Antonini A, Odin P, Krack P, Evans A, Volckman J, Merello M Management of Advanced Therapies in Parkinson’s Disease Patients in times of Humanitarian crisis: the COVID-19 experience. MDCP 2020 Apr 17. Epub ahead of print.
l Merello, M. y Col. Guía para pacientes de Parkinson y sus familiares. Descarga gratuita: goo.gl/Dqcnir.