Miércoles 22de Septiembre de 2021CORRIENTES18°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$97,75

Dolar Venta:$103,7

Miércoles 22de Septiembre de 2021CORRIENTES18°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$97,75

Dolar Venta:$103,7

CORRIENTES :

CORONAVIRUS: 526 CASOS ACTIVOS (110.235 ACUMULADOS) MUERTES: 1.526

/Ellitoral.com.ar/ Nacional

Una investigadora analizó a qué se debe la extrema bajante del río Paraná

Se trata de la jefa de gabinete del Ministerio de Ciencia , Tecnología e Innovación. 

Ante las múltiples especulaciones, la jefa de gabinete del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, Carolina Vera, realizó un análisis sobre la preocupante bajante del río Paraná.  

En un extensa publicación en sus redes sociales, la investigadora dio a conocer su visión sobre si el cambio climático está afectando el caudal del río. 

Vera sostuvo en sus redes sociales que para este análisis es necesario entender que  "aguas arriba, a la altura de Corrientes, el río Paraná recibe tanto las aguas del río Paraguay como del Paraná que viene de Brasil y del río Iguazú".

"Según el Instituto Nacional del Agua (INA) el caudal del Paraguay comenzó a disminuir a mediados de 2019, situación que persiste hasta la fecha (con picos en los 2 veranos)", dijo y agregó que "en marzo 2020 el Paraná en Brasil y el Iguazú comenzaron también a disminuir su caudal sensiblemente".

A su vez, señaló que  el río Paraná desde Corrientes al sur "tuvo una primera disminución entre alrededor de agosto 2019 a marzo 2020 para luego disminuir sensiblemente aún más hasta la fecha (con un aumento puntual en el verano que no persistió)".

"Estas diferencias temporales en el comportamiento de los ríos pueden explicarse por las correspondientes disminuciones anómalas de lluvia producidas por la variabilidad del clima", precisó.

Según la funcionaria especializada, "entre 2019 y mediados de 2020 presiones anormalmente más altas ocurrieron sobre el Paraguay principalmente, que inhibieron tanto el transporte de humedad como el ascenso para que llueva. A mediados de 2020 comenzó la La Niña que hizo expandir condiciones similares a toda la cuenca".

Entre tanto, alertó que la situación  "es particularmente crítica durante este invierno, porque la porción brasileña y parte de la paraguaya de la cuenca, están además experimentando la estación seca, como parte de su clima normal".

"Es decir, el clima naturalmente puede producir esta serie de eventos desafortunados que resultaron en esta sequía y bajante extrema", remarcó.

Además, afirmó que desde 1944 no había ocurrido una bajante así. "Son eventos de baja probabilidad de ocurrencia, pero de gran impacto", agregó.

Como conclusión, Vera resaltó que  "para afirmar si el cambio climático antropogénico influyó en esta sequía hay que hacer estudios de “detección y atribución”".

"Actualmente no existen publicaciones para la zona del Paraná que atribuyan alguna sequía al cambio climático pero no podemos descartar que no se de a futuro", añadió.

"Según investigaciones, la deforestación y cambios de uso del suelo no interfieren en un evento individual de sequía. Pero no se descarta la posibilidad de que a futuro si la vegetación (sobre todo la tropical) continúa disminuyendo, afecte persistentemente a la lluvia y temperatura", detalló. 

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error