Miércoles 06de Julio de 2022CORRIENTES18°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$125,7

Dolar Venta:$131,7

Miércoles 06de Julio de 2022CORRIENTES18°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$125,7

Dolar Venta:$131,7

/Ellitoral.com.ar/ Vivir Bien

Hepatitis: consejos de pediatras

En la Argentina, el presidente de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), Rodolfo Pablo Moreno, dijo que no hay información por el momento sobre algún caso de hepatitis de origen desconocido en el país. En el mundo, 13 países ya reportaron la enfermedad. Expertos en patologías hepáticas advirtieron por la situación en Latinoamérica. La SAP emitió un comunicado con recomendaciones. 

Los casos de niños sanos que desarrollan una hepatitis de origen desconocido siguen en aumento en el mundo. Ya se diagnosticó ese trastorno en Japón en un niño que había dado negativo para el test del covid-19 y para el adenovirus. Con ese caso, ya son 13 los países que han notificado reportes sobre el brote de hepatitis. 

En Canadá, también se investigan casos, aunque aún no están confirmados ni se ha especificado la cantidad. En la región, una asociación de profesionales médicos que se dedican a las enfermedades del hígado dio una alerta para América Latina.

Se sospecha que un adenovirus podría estar asociado al brote de hepatitis, pero aún se está investigando en los diferentes países para aclarar cuál es el origen de la infección que genera inflamación del hígado. En la Argentina, el presidente de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), Rodolfo Pablo Moreno, dijo que no hay información por el momento sobre algún caso de hepatitis de origen desconocido en el país. 

La doctora Angela Gentile, jefa del departamento de epidemiología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez de la Ciudad de Buenos Aires, comentó: “Recientemente en el hospital hubo un caso de hepatitis que se debió a un cuadro de sepsis o infección generalizada. Pero no fue por un origen desconocido como los del brote reportado en Europa y América del Norte. El paciente superó el cuadro y está de alta. No fue un caso sospechoso”.

Asimismo, frente a la preocupación por el incremento de los diagnósticos de esta enfermedad en el mundo, la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) emitió un comunicado con consideraciones y recomendaciones sobre el brote de hepatitis aguda grave de origen desconocido en niños.

Los pediatras argentinos explicaron que “el síndrome fue descripto como una hepatitis aguda grave con elevación marcada de las enzimas hepáticas e ictericia, acompañado en la mayoría de los casos por síntomas gastrointestinales previos que incluyen dolor abdominal, diarrea y vómitos. Los virus comunes que causan la hepatitis viral aguda (virus de la hepatitis A, B, C, D y E) no fueron detectados en ninguno de estos casos. Los viajes internacionales o los enlaces a otros países no se han identificado como factores según la información actualmente disponible”.

Las autoridades sanitarias de los países donde se registraron casos siguen investigando las causas del brote. En ese mismo sentido, los expertos de la SAP señalaron que “el adenovirus F 41, podría ser la causa de la hepatitis aguda pero aún no se explica completamente la gravedad del cuadro clínico. Factores como una mayor susceptibilidad entre los niños pequeños después de un nivel más bajo de circulación de adenovirus durante la pandemia de covid-19, la posible aparición de un nuevo adenovirus, así como la coinfección por Sars-CoV-2, deben investigarse más a fondo”.

Entre las recomendaciones para los pediatras argentinos, la SAP destacó: “Ante la evaluación de un paciente con sospecha de hepatitis de causa desconocida, se deben profundizar los estudios diagnósticos para identificar las posibles etiologías infecciosas, tóxicas o metabólicas. 

Parte de los estudios deben contemplar valoración de hepatitis virales agudas (serología hepatitis A, B, C, D —en los casos que corresponda— y E), además de EBV, CMV y VIH. En el contexto epidemiológico actual, se deben considerar los virus respiratorios (influenza A y B, adenovirus, Sars-CoV-2) y patógenos específicos gastrointestinales (coprocultivo, identificación de Adenovirus y rotavirus en materia fecal). Además, se debe realizar la anamnesis (entrevista al paciente) dirigida a identificar diferentes hepatotóxicos”.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error
Más Info

Las vacunas contra las hepatitis A y B están dentro del calendario nacional de inmunizaciones del Ministerio de Salud de la Nación y son obligatorias. La vacuna contra la hepatitis A se aplica como dosis única al primer año de vida junto con la vacuna triple viral. En cambio, la inmunización contra la hepatitis B está incluida cuando se aplica la vacuna pentavalente o quíntuple a los dos, cuatro y seis meses de edad con el refuerzo a los 18 meses.