Miércoles 21de Febrero de 2024CORRIENTES26°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$816,5

Dolar Venta:$856,5

Miércoles 21de Febrero de 2024CORRIENTES26°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$816,5

Dolar Venta:$856,5

/Ellitoral.com.ar/ Sociedad

Un misterio que sigue: el Triángulo de las Bermudas

Uno de los grandes misterios del mar es sin duda el famoso Triángulo de las Bermudas, lugar donde desaparecieron cientos de barcos y aviones desde 1945 a la fecha. Desde tiempos inmemoriales, incluso desde la época de Colón, se sabe que en la zona se producen extraños fenómenos que no tienen explicación alguna.
Escuadrilla. Aviones bombarderos Avenger desaparecieron en el Vuelo 19 sin dejar rastro.

n Próximo a recordar un nuevo aniversario de la desaparición del  famoso Vuelo 19, el 5 de diciembre de 1945, hecho que marcó el comienzo de las misteriosas desapariciones que aún hasta hoy persisten, aunque en menor medida, y también los distintos medios ya le restaron importancia a las desapariciones, pero éstas siguen ocurriendo aunque no se las considere importantes. Es destacable  hacer un poco de historia para saber donde arranca este mito o realidad, vaya uno a saber. Los hechos son incontrastables y no admiten discusión. Las islas de la zona, Las Bermudas, son unas 300 y algunas son más grandes y otras más pequeñas, fueron descubiertas en 1515 por el navegante Juan de Bermúdez, de allí su nombre, no tienen en general una forma geométricamente exacta. Es un sector ubicado entre Miami, Puerto Rico y las Bermudas y allí es el lugar donde ocurren todas estas desapariciones.

A pesar de su clima estable, todas estas islas e islotes fueron temidas y evitadas por los navegantes, un siglo después de haber sido descubiertas. Nadie sabe exactamente porqué, lo único cierto es que esa zona era conocida como un centro generador de fuerzas inexplicables  y desconocidas, que hacían desaparecer barcos, hombres y últimamente hasta aviones de gran porte. Se cree con fundamento histórico, que Colón fue el primer navegante y testigo directo de las extrañas desapariciones en el Triángulo de las Bermudas, tal como el almirante dejó escrito en su libro de bitácora. También, hizo mención  a las anomalías magnéticas que afectaban las brújulas que giraban como enloquecidas en ese sector y al parecer llamaradas de fuego que sobrevolaban la zona y se sumergían en el mar quedando el agua como hirviendo.

El catálogo moderno de desapariciones comienza en 1800: En 1854 desapareció la nave británica “Bella”, mientras navegaba desde Río de Janeiro hacia Jamaica; en 1868 el buque español “Vigo”; en 1872 el bergantín “Mary Celeste”  y en 1880 desapareció el buque escuela británico “Atalanta” con toda su tripulación y 290 cadetes a bordo. Nunca se encontró ningún rastro de ellos. Charles Berlitz, destacado investigador del tema, sostiene junto a otros investigadores y autores que, lo que ocurre en el Triángulo de las Bermudas, es causado por un fenómeno desconocido.

El famoso Vuelo 19.

Todos estos antecedentes si bien eran respetados, no eran muy tenidos en cuenta, hasta que ocurrió la desaparición del famoso Vuelo 19, al mando del teniente Taylor, el 5 de diciembre de 1945, en pleno día. Cinco aviones de guerra torpederos Grunman Avenger, se esfumaron cuando iban a realizar un vuelo de entrenamiento, que consistía en bombardear un grupo de islotes cercanos  y regresar a la base. Salieron de Fort Lauderdale, Florida a las 14.10 de ese día y en lugar de virar hacia el noroeste como estaba previsto, siguieron en línea recta. Y aquí comenzó la confusión.  A los 20 minutos de estar en el aire, el teniente Taylor, al mando del escuadrón, envió un mensaje radial a la torre de control, comunicando que se encontraban desorientados. “No sabemos dónde está el norte ni el sur, las brújulas se volvieron locas, las agujas giran descontroladas, no sabemos dónde estamos”. Esas fueron las últimas palabras del Vuelo 19 que escucharon en la torre de control, a partir de allí silencio total. Se decidió entonces enviar un avión de rescate ante la presunción de que cayeron al mar. Enviaron un hidroavión Martin Mariner con 13 tripulantes preparados para cualquier contingencia incluso amerizar si hiciera falta. Pero para sorpresa de todos,  el hidroavión también desapareció de las pantallas de radar y no se supo nunca nada más de ellos. Se pensó que el avión de rescate pudo haber explotado en el aire, pero nunca se encontraron sus restos.

Repercusiones.

Ante esto, la Marina  montó un gigantesco operativo que cubrió toda la zona, unos 300 km. cuadrados, con aviones y barcos, incluso civiles que se unieron al operativo. Durante varios días rastrearon todo sin obtener resultados positivos. Finalmente, se dio por terminada la operación sin que se consiguieran tan siquiera encontrar algún pequeño resto  o una explicación lógica. En el 2006 un avión de la compañía Eastern Airlines que se estaba aproximando al aeropuerto de Miami en Florida desapareció de las pantallas de radar que lo estaban siguiendo, durante diez minutos. Cuando reapareció y aterrizó sin problemas se pudo comprobar que todos los relojes, los de la tripulación y los pasajeros estaban atrasados diez minutos respecto de los relojes de la torre de control. ¿Qué explicación tiene esto? Ninguna. 

Hubo algunos que esgrimieron la teoría de que el avión entró en un portal dimensional que se abrió en ese momento y de algún modo, le fue posible salir de ese espacio-tiempo. En fin, todo puede ser. Si uno traza una línea imaginaria que atraviese todo el planeta y llegue a la parte opuesta del globo se encontrará con un sector en el que ocurren las mismas cosas que en el Triángulo de las Bermudas. Ese lugar es el Mar del Diablo, en Japón. Entre 1950 y 1954 desaparecieron allí nueve grandes barcos cargueros de cabotaje, sin dejar ningún rastro. . Las autoridades japonesas estaban tan alarmadas que enviaron allí un grupo de científicos en la nave exploradora “Kayo Marú” para saber lo que ocurría en ese sector. Pero para el horror general, el barco con todos los hombres de ciencia, desapareció misteriosamente sin dejar ninguna huella. Nunca fueron encontrados. Ante estos hechos las autoridades japonesas decidieron declarar a la región zona peligrosa y evitar en el futuro de ser posible, la navegación en la zona. Y hasta hoy las cosas siguen así. 

En cambio las autoridades norteamericanas, no declararon zona peligrosa al sector del Triángulo de las Bermudas, A pesar del tiempo pasado y la moderna tecnología que se usa para investigar, nada ha sido descubierto y todo sigue como antes. ¿Qué ocurre en esa región? ¿Es que barcos y aviones son llevados a otra dimensión?  Quizás alguna vez la ciencia oficial dé algún dato o explicación por todo lo que allí sucede, a pesar de que oficialmente lo nieguen. Quizás, las autoridades ya lo sepan y estén escondiendo la verdad, como en otros muchos casos extraños que ocurren en nuestro planeta, como el tema de los Ovnis, otro de los grandes misterios de nuestro mundo. El tiempo lo dirá. Mientras tanto solo nos quedan teorías y especulaciones.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error