Viernes 24de Mayo de 2024CORRIENTES13°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$869,5

Dolar Venta:$909,5

Viernes 24de Mayo de 2024CORRIENTES13°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$869,5

Dolar Venta:$909,5

/Ellitoral.com.ar/ Vivir Bien

¿Qué hacer ante una quemadura?

El equipo de atención de quemaduras del Hospital Alemán nos explica los cuidados necesarios para prevenir accidentes y las acciones a tomar cuando ocurren.

El Dr. Alberto Bolgiani y el Lic. Pedro Bilyk, miembros del Servicio de Quemados del Hospital Alemán, nos explican los cuidados necesarios que deben tomarse para prevenir accidentes y las acciones a tomar cuando estos ocurren.

A pesar que, en su mayoría, las personas tienen presente lo que no deben hacer, no se toman las medidas de prevención al momento de llevar a cabo todas las acciones cotidianas que pueden ser riesgosas.

Advertir sobre los peligros es inútil si no logramos operar sobre esa tendencia a la transgresión que se intensifica en el marco de lo social, y que termina atentando contra nuestra integridad. En estos casos, el conocimiento de lo peligroso es necesario pero no suficiente.

Los expertos estiman que en la Argentina aproximadamente 200.000 personas por año son víctimas de quemaduras, y la mitad de ellas son niños.

Las quemaduras más frecuentes en niños son producidas por superficies y líquidos calientes (plancha, tapa del horno, asaderas calientes, electricidad, pavas y ollas con líquidos hirvientes, así como también infusiones calientes como té, café, mate, etc).

Cuando una quemadura destruye la arquitectura cutánea, el equilibrio se altera. Si la lesión es superficial (tipo A), destruye sólo las capas epidérmicas, que se regeneran en un plazo de entre 7 a 12 días y sin dejar secuelas. Es decir, cicatrices o alteraciones visibles.

Si, en cambio, la quemadura es profunda, producida por agentes agresivos de gran intensidad como el fuego directo, inflamables u otros de igual naturaleza, o por el contacto prolongado con otros agentes, la destrucción de la piel es mucho mayor y por lo tanto no hay posibilidad de recuperación espontánea, requiriendo un tratamiento especial.

Es por esto que, ante todo, es importante repasar algunas pautas básicas, que son muy fáciles de aplicar en nuestra cotidianidad, y que de hacerlo se reducirían enormemente los riesgos de quemaduras más habituales:

-Manejar con cuidado sustancias muy calientes.

-Mientras se tiene a un niño a upa, no manipular objetos o recipientes cuyos contenidos puedan quemarnos.

-Mantener líquidos y alimentos calientes lejos de los bordes de mesas y mesadas.

-Al momento de armar la mesa para comer, evitar poner manteles que los niños puedan tironear.

-Controlar la temperatura del agua del baño antes de poner a los niños en la bañera.

-Bloquear el acceso a estufas o cocinas mientras están en uso.

-Mantener elementos que generan calor (planchas de la ropa o el pelo, por ejemplo), así -como también fósforos y encendedores, fuera del alcance de los niños.

-Probar la temperatura de los alimentos antes de dárselo a los niños.

-Cubrir tomacorrientes y mantener cables fuera del alcance de los más chicos.

-Prestar atención al manipular combustibles, líquidos inflamables y alcohol.

-Jamás avivar un fuego con líquidos inflamables.

-No exponerse a los rayos solares entre las 11.00 y las 15.00, y utilizar siempre protección solar de factor 50 o superior.

Ahora, ¿Qué hacer frente a una quemadura?

-Aplicar solamente agua fría o hielo (envuelto en una gasa).

-Proteger la zona con una gasa para evitar infecciones.

-No aplicar otros elementos (existen recetas caseras que no aportan beneficios, como el uso de manzanas, margarina, manteca, aceite, tomates, ungüentos, dentífricos, etc).

-Si se formaran ampollas, evitar rascarse o lastimarlas.

-Consultar de forma inmediata a un médico especialista en quemaduras.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error