ellitoral.com.ar

Martes 19de Noviembre de 2019CORRIENTES35°Pronóstico Extendidoclima_parcial

Dolar Compra:$57,50

Dolar Venta:$62,50

Lactancia natural por una experta

imagen_1
1.    Durante los primeros seis meses conviene dar sólo pecho. Y durante los siguientes seis meses, pecho más otros alimentos. La OMS aconseja seguir dándole pecho hasta los dos años. Los bosquimanos y otros pueblos primitivos alargan la lactancia hasta los tres o cuatro años. ¡Eso sería lo natural! Si bien para nuestra cultura es casi tabú… Esos niños casi no enferman, no necesitan antibióticos: ¡la leche materna es su antibiótico natural! Sin hablar de la riquísima absorción de sus proteínas.

2.    Si el niño muerde mientras toma el pecho, hay que apoyarlo aún más contra el pecho: ¡es imposible morder con la boca llena! Pero el niño está feliz y no muerde.

3.    En seguida que nazca el bebé, que se lo pongan entre los pechos a la mamá y lo dejen con ella. Ese bebé olisquea, busca, se acerca al pecho y, antes de una hora, ¡ya está mamando! Es un instinto derivado de millones de años de selección natural… Y hemos comprobado que cuantas más horas tardemos en ofrecerle pecho al bebé…, peor: más reflejos habrá perdido, más lento y abotargado estará y más le costará empezar a mamar.

4.    ¿La cantidad de veces? Las que demande el bebé. Es lo ideal: los pechos adecuan su producción de leche a esa demanda. Y la sirven a la temperatura ideal.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Lactancia natural por una experta

1.    Durante los primeros seis meses conviene dar sólo pecho. Y durante los siguientes seis meses, pecho más otros alimentos. La OMS aconseja seguir dándole pecho hasta los dos años. Los bosquimanos y otros pueblos primitivos alargan la lactancia hasta los tres o cuatro años. ¡Eso sería lo natural! Si bien para nuestra cultura es casi tabú… Esos niños casi no enferman, no necesitan antibióticos: ¡la leche materna es su antibiótico natural! Sin hablar de la riquísima absorción de sus proteínas.

2.    Si el niño muerde mientras toma el pecho, hay que apoyarlo aún más contra el pecho: ¡es imposible morder con la boca llena! Pero el niño está feliz y no muerde.

3.    En seguida que nazca el bebé, que se lo pongan entre los pechos a la mamá y lo dejen con ella. Ese bebé olisquea, busca, se acerca al pecho y, antes de una hora, ¡ya está mamando! Es un instinto derivado de millones de años de selección natural… Y hemos comprobado que cuantas más horas tardemos en ofrecerle pecho al bebé…, peor: más reflejos habrá perdido, más lento y abotargado estará y más le costará empezar a mamar.

4.    ¿La cantidad de veces? Las que demande el bebé. Es lo ideal: los pechos adecuan su producción de leche a esa demanda. Y la sirven a la temperatura ideal.