ellitoral.com.ar

Lunes 16de Diciembre de 2019CORRIENTES19°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$58,00

Dolar Venta:$63,00

Preocupación ante la depredación de peces en el río Paraná

Una asociación de pescadores solicitó una mayor protección de la fauna íctica en la zona. Plantearon la reposición de la prohibición en esta época del año en lugar de la veda extendida. Ayer el caudal en la ciudad llegó hasta 1,77 metro.
 

imagen_0

En las costas de la ciudad de Corrientes se viene registrando una pronunciada bajante del caudal del río Paraná que pone en alerta la situación de la fauna íctica debido a los riesgos de depredación que propicia el nivel bajo. Desde organismos especializados señalaron que la concentración de cardúmenes cerca de la ribera genera actividades desaprensivas como la pesca negativa, mientras que una asociación de pescadores deportivos manifestó su rechazo a la aplicación de la veda deportiva extendida en la zona del Paraná alto, en lugar de la prohibición tradicional entre noviembre y diciembre, debido a las consecuencias negativas que tendrán en los peces.
Ayer el hidrómetro de la Prefectura Naval Argentina marcó 1,77 metro en la ciudad y continúa con una pronunciada bajante que genera preocupación no solo en cuanto al transporte fluvial, sino también en cuanto a la fauna íctica. Desde organismos especializados explicaron que durante los próximos días y hasta finales del mes no se esperan repuntes considerables en el volumen de agua, que permanecerá por debajo de los 2 metros, promediando el 1,70 metro.
El descenso del río Paraná y la temporada de desove de las especies de peces autóctonos generan condiciones adversas para el desarrollo de la fauna íctica debido al peligro de la pesca negativa. Anteriormente, especialistas de la Facultad de Veterinaria de la Unne advirtieron que se evite pescar en los cardúmenes que se concentran en las costas porque de esa manera generan depredación.
Asimismo, días atrás la Dirección de Recursos Naturales dispuso aplicar la veda extendida a todo el tramo correntino del río Paraná, lo que generó opiniones encontradas en distintas entidades debido al riesgo por depredaciones si se continúa permitiendo la pesca de grandes ejemplares en esta época del año, cuando se da el desove. A través de redes sociales, miembros de la Asociación de Pescadores Deportivos del Litoral (Apdl) solicitaron que se vuelva a implementar la veda continua entre noviembre y diciembre para evitar la depredación de las especies que se reproducen río arriba y que también afectará a la fauna íctica en la capital provincial.
Desde la Apdl explicaron que actualmente “es el momento en que los reproductores están más expuestos a ser depredados por pescadores comerciales o furtivos. Por cada gran reproductor que se mata, no solo se pierde ese pez, sino toda su descendencia”, haciendo hincapié en el retiro del agua de los peces de grandes proporciones. Desde la asociación manifestaron su preocupación por la posible depredación del río Paraná y ejemplificaron que “un surubí de 40 kilos tarda 20 años en llegar a ese peso”, y lo mismo ocurre con otras especies, como dorados, pacúes, bogas y sábalos.
Por ese motivo es que reiteraron la necesidad de implementar otra vez la veda total entre noviembre y diciembre, en un contexto de pronunciada bajante del río Paraná, que desde hace varios meses también viene afectando a la ciudad de Corrientes.
En las costas de la Capital no solo pueden encontrarse cardúmenes a lo largo de la costanera, sino que también se puede ver a pescadores deportivos que se acercan para aprovechar la situación y sacar algún ejemplar. Mientras tanto, el río Paraná continúa por debajo de los 2 metros y se encienden las alarmas por diversos factores como el transporte fluvial y la pesca negativa con riesgo de depredación  de la fauna íctica local.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Preocupación ante la depredación de peces en el río Paraná

Una asociación de pescadores solicitó una mayor protección de la fauna íctica en la zona. Plantearon la reposición de la prohibición en esta época del año en lugar de la veda extendida. Ayer el caudal en la ciudad llegó hasta 1,77 metro.
 

En las costas de la ciudad de Corrientes se viene registrando una pronunciada bajante del caudal del río Paraná que pone en alerta la situación de la fauna íctica debido a los riesgos de depredación que propicia el nivel bajo. Desde organismos especializados señalaron que la concentración de cardúmenes cerca de la ribera genera actividades desaprensivas como la pesca negativa, mientras que una asociación de pescadores deportivos manifestó su rechazo a la aplicación de la veda deportiva extendida en la zona del Paraná alto, en lugar de la prohibición tradicional entre noviembre y diciembre, debido a las consecuencias negativas que tendrán en los peces.
Ayer el hidrómetro de la Prefectura Naval Argentina marcó 1,77 metro en la ciudad y continúa con una pronunciada bajante que genera preocupación no solo en cuanto al transporte fluvial, sino también en cuanto a la fauna íctica. Desde organismos especializados explicaron que durante los próximos días y hasta finales del mes no se esperan repuntes considerables en el volumen de agua, que permanecerá por debajo de los 2 metros, promediando el 1,70 metro.
El descenso del río Paraná y la temporada de desove de las especies de peces autóctonos generan condiciones adversas para el desarrollo de la fauna íctica debido al peligro de la pesca negativa. Anteriormente, especialistas de la Facultad de Veterinaria de la Unne advirtieron que se evite pescar en los cardúmenes que se concentran en las costas porque de esa manera generan depredación.
Asimismo, días atrás la Dirección de Recursos Naturales dispuso aplicar la veda extendida a todo el tramo correntino del río Paraná, lo que generó opiniones encontradas en distintas entidades debido al riesgo por depredaciones si se continúa permitiendo la pesca de grandes ejemplares en esta época del año, cuando se da el desove. A través de redes sociales, miembros de la Asociación de Pescadores Deportivos del Litoral (Apdl) solicitaron que se vuelva a implementar la veda continua entre noviembre y diciembre para evitar la depredación de las especies que se reproducen río arriba y que también afectará a la fauna íctica en la capital provincial.
Desde la Apdl explicaron que actualmente “es el momento en que los reproductores están más expuestos a ser depredados por pescadores comerciales o furtivos. Por cada gran reproductor que se mata, no solo se pierde ese pez, sino toda su descendencia”, haciendo hincapié en el retiro del agua de los peces de grandes proporciones. Desde la asociación manifestaron su preocupación por la posible depredación del río Paraná y ejemplificaron que “un surubí de 40 kilos tarda 20 años en llegar a ese peso”, y lo mismo ocurre con otras especies, como dorados, pacúes, bogas y sábalos.
Por ese motivo es que reiteraron la necesidad de implementar otra vez la veda total entre noviembre y diciembre, en un contexto de pronunciada bajante del río Paraná, que desde hace varios meses también viene afectando a la ciudad de Corrientes.
En las costas de la Capital no solo pueden encontrarse cardúmenes a lo largo de la costanera, sino que también se puede ver a pescadores deportivos que se acercan para aprovechar la situación y sacar algún ejemplar. Mientras tanto, el río Paraná continúa por debajo de los 2 metros y se encienden las alarmas por diversos factores como el transporte fluvial y la pesca negativa con riesgo de depredación  de la fauna íctica local.