ellitoral.com.ar
Sabado 14 de Diciembre de 2019 CORRIENTES31°Pronóstico Extendido clima_parcial_noche

Dolar Compra: $58,00

Dolar Venta: $63,00

Sabado 14 de Diciembre de 2019 CORRIENTES31°Pronóstico Extendido clima_parcial_noche

Dolar Compra: $58,00

Dolar Venta: $63,00

Polémica por protocolos

El presidente electo, Alberto Fernández, y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, polemizaron en torno del protocolo de uso de armas de fuego, que implementó el gobierno de Mauricio Macri, y que la nueva gestión busca derogar a partir del 10 de diciembre, ya que “sólo sirvió para lamentar víctimas de violencia institucional”.
“Les va a salir el tiro por la culata, yo les diría que lo piensen, que no actúen impulsivamente, que analicen con más tiempo y no tomen decisiones contrarias sólo porque las hicimos nosotros”, dijo Bullrich esta mañana en declaraciones a radio La Red.
Minutos después, por El Destape radio, llegó la contestación de Fernández: “Y yo le pediría a Bullrich que reflexione sobre lo que hizo. Esos protocolos no sirvieron para nada, sólo sirvieron para lamentar víctimas de violencia abusiva institucional”.
“Cambiar un protocolo que legitima que un policía dispare por la espalda no habla bien del Estado que lo permite”, agregó.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Polémica por protocolos

El presidente electo, Alberto Fernández, y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, polemizaron en torno del protocolo de uso de armas de fuego, que implementó el gobierno de Mauricio Macri, y que la nueva gestión busca derogar a partir del 10 de diciembre, ya que “sólo sirvió para lamentar víctimas de violencia institucional”.
“Les va a salir el tiro por la culata, yo les diría que lo piensen, que no actúen impulsivamente, que analicen con más tiempo y no tomen decisiones contrarias sólo porque las hicimos nosotros”, dijo Bullrich esta mañana en declaraciones a radio La Red.
Minutos después, por El Destape radio, llegó la contestación de Fernández: “Y yo le pediría a Bullrich que reflexione sobre lo que hizo. Esos protocolos no sirvieron para nada, sólo sirvieron para lamentar víctimas de violencia abusiva institucional”.
“Cambiar un protocolo que legitima que un policía dispare por la espalda no habla bien del Estado que lo permite”, agregó.