ellitoral.com.ar

Domingo 08de Diciembre de 2019CORRIENTES22°Pronóstico Extendidoclima_parcial_noche

Dolar Compra:$57,75

Dolar Venta:$62,25

Cómo evitar las intoxicaciones alimentarias en verano

Los días de intenso calor es importante mantener las pautas de higiene y manipulación básicas de los alimentos. El período estival es una época propicia para las reuniones con familiares y amigos. Sin embargo, es importante ser cuidadosos a la hora de preparar, trasladar y almacenar comidas, ya que las altas temperaturas aumentan la posibilidad de sufrir las llamadas “Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA)”
 

imagen_0

Con la llegada de las altas temperaturas aumenta la incidencia de intoxicaciones e infecciones de origen alimentario y se incrementan los casos de Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA). Esto ocurre porque las bacterias crecen más rápido en los meses de calor. Por eso, es muy importante continuar con las pautas de higiene y manipulación básicas, que en ocasiones se pasan por alto debido al cambio de hábitos y a una mayor distensión durante los viajes y las vacaciones.
Por otro lado, en la época estival hay una tendencia mayor a comer fuera de casa (asados, picadas, picnics, etc.), donde los controles de seguridad muchas veces no son los mismos que en una cocina doméstica y es factible que se produzca una relajación de las pautas más básicas de manipulación de alimentos.

Las bacterias del verano
Entre las enfermedades transmitidas por alimentos durante el verano, la salmonelosis es una de las que aparece con mayor frecuencia. Sin embargo, también son comunes los brotes provocados por las bacterias Campylobacter jejuni, Bacillus cereus, Clostridium botulinum, Listeria monocytogenes o Escherichia coli.
La bacteria que produce la salmonelosis se encuentra de forma natural en el intestino del ser humano y de los animales, por lo que las heces son un foco de contaminación de los alimentos y del agua. Algunos de los signos clínicos que genera son diarrea, vómitos, fiebre y dolor de cabeza. Los alimentos de mayor riesgo suelen ser los huevos crudos o poco cocinados (en preparaciones como la mayonesa), la carne de ave mal cocida y los alimentos cocinados que se han dejado a temperatura ambiente durante varias horas.
Por otro lado, la bacteria E.coli está presente en la materia fecal y a través de ella puede contaminarse el agua, la carne cruda, la leche no pasteurizada o frutos y hortalizas. Campylobacter es otra de las bacterias que afecta de manera especial a alimentos como pescado o pollo crudo o poco cocinado, leche sin pasteurizar y agua no potabilizada.  Por último, la bacteria Listeria monocytogenes es aquella que se multiplica de forma rápida en alimentos refrigerados, por ello, los casos suelen relacionarse con alimentos listos para consumir, leche cruda, verduras o productos en conserva.

“Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA)”
Estas enfermedades pueden presentar síntomas que se extienden durante varios días, como vómitos, dolores abdominales, diarrea y fiebre, aunque también pueden presentarse síntomas neurológicos, ojos hinchados, dificultades renales, visión doble, entre otros. Para evitar intoxicaciones o infecciones, recomendamos tener en cuenta estos consejos:
l Al momento de hacer las compras, evitá que los alimentos perecederos (carnes, pescados, aves, lácteos, productos congelados) permanezcan más de dos horas a temperatura ambiente. Para esto, es recomendable comprarlos al final.

l No descongeles a temperatura ambiente ni con mucha anticipación los alimentos que se van a cocinar. Descongelarlos en la heladera.

l No vuelvas a congelar un alimento que ya fue descongelado, a menos que lo cocines antes de colocarlo nuevamente en el freezer.
l Lavá cuidadosamente las frutas y verduras antes de consumirlas, para evitar tanto la contaminación microbiana como la presencia de productos químicos.

l Para manipular carnes y otros alimentos crudos, utilizá utensilios diferentes separando siempre los alimentos crudos de los cocidos y de los listos para consumir.

l Mantené los alimentos refrigerados hasta el momento de servirlos, especialmente aquellos a base de cremas o mayonesas. Optá por la mayonesa comercial a la casera.

l Evitá que los alimentos permanezcan a temperatura ambiente por más de una hora y sin cubrir, sobre todo en días de mucho calor. 

l Desechá los sobrantes de comida que hayan permanecido sin refrigeración un tiempo mayor.

l Si se trasladan alimentos de un domicilio a otro, asegurate de que estén bien refrigerados (en recipientes térmicos) y a resguardo del sol.

l Evitá las contaminaciones cruzadas. En la heladera, los alimentos que se consumen fríos (como las ensaladas) deben estar guardados con tapa y separados de los demás. Igualmente con respecto a los alimentos cocidos y los crudos.

l No prepares alimentos con demasiada anticipación.

Más información en:  
www.anmat.gov.ar 
www.senasa.gob.ar 

¿Te gustó la nota?

HIGIENE

Además, se deben respetar las temperaturas de refrigeración o congelación. También es esencial considerar la higiene de las heladeras o freezer, y realizar al menos una limpieza completa cada 30 días, salvo situaciones de derrames o pérdidas de fluidos donde la limpieza debe ser inmediata. Los receptáculos o bandejas de ubicación de frutas y verduras, el sector de ubicación de lácteos o los estantes de alimentos en general deben encontrarse limpios, sin restos de alimentos que puedan provocar contaminación por hongos, levaduras, etc. Asimismo, es importante poner los alimentos con menor tiempo de fecha de vencimiento por delante (en la parte de más fácil acceso), para su pronto uso, y dejar atrás aquellos que presentan un mayor tiempo.

Comentarios
Logo

Cómo evitar las intoxicaciones alimentarias en verano

Los días de intenso calor es importante mantener las pautas de higiene y manipulación básicas de los alimentos. El período estival es una época propicia para las reuniones con familiares y amigos. Sin embargo, es importante ser cuidadosos a la hora de preparar, trasladar y almacenar comidas, ya que las altas temperaturas aumentan la posibilidad de sufrir las llamadas “Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA)”
 

Con la llegada de las altas temperaturas aumenta la incidencia de intoxicaciones e infecciones de origen alimentario y se incrementan los casos de Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA). Esto ocurre porque las bacterias crecen más rápido en los meses de calor. Por eso, es muy importante continuar con las pautas de higiene y manipulación básicas, que en ocasiones se pasan por alto debido al cambio de hábitos y a una mayor distensión durante los viajes y las vacaciones.
Por otro lado, en la época estival hay una tendencia mayor a comer fuera de casa (asados, picadas, picnics, etc.), donde los controles de seguridad muchas veces no son los mismos que en una cocina doméstica y es factible que se produzca una relajación de las pautas más básicas de manipulación de alimentos.

Las bacterias del verano
Entre las enfermedades transmitidas por alimentos durante el verano, la salmonelosis es una de las que aparece con mayor frecuencia. Sin embargo, también son comunes los brotes provocados por las bacterias Campylobacter jejuni, Bacillus cereus, Clostridium botulinum, Listeria monocytogenes o Escherichia coli.
La bacteria que produce la salmonelosis se encuentra de forma natural en el intestino del ser humano y de los animales, por lo que las heces son un foco de contaminación de los alimentos y del agua. Algunos de los signos clínicos que genera son diarrea, vómitos, fiebre y dolor de cabeza. Los alimentos de mayor riesgo suelen ser los huevos crudos o poco cocinados (en preparaciones como la mayonesa), la carne de ave mal cocida y los alimentos cocinados que se han dejado a temperatura ambiente durante varias horas.
Por otro lado, la bacteria E.coli está presente en la materia fecal y a través de ella puede contaminarse el agua, la carne cruda, la leche no pasteurizada o frutos y hortalizas. Campylobacter es otra de las bacterias que afecta de manera especial a alimentos como pescado o pollo crudo o poco cocinado, leche sin pasteurizar y agua no potabilizada.  Por último, la bacteria Listeria monocytogenes es aquella que se multiplica de forma rápida en alimentos refrigerados, por ello, los casos suelen relacionarse con alimentos listos para consumir, leche cruda, verduras o productos en conserva.

“Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA)”
Estas enfermedades pueden presentar síntomas que se extienden durante varios días, como vómitos, dolores abdominales, diarrea y fiebre, aunque también pueden presentarse síntomas neurológicos, ojos hinchados, dificultades renales, visión doble, entre otros. Para evitar intoxicaciones o infecciones, recomendamos tener en cuenta estos consejos:
l Al momento de hacer las compras, evitá que los alimentos perecederos (carnes, pescados, aves, lácteos, productos congelados) permanezcan más de dos horas a temperatura ambiente. Para esto, es recomendable comprarlos al final.

l No descongeles a temperatura ambiente ni con mucha anticipación los alimentos que se van a cocinar. Descongelarlos en la heladera.

l No vuelvas a congelar un alimento que ya fue descongelado, a menos que lo cocines antes de colocarlo nuevamente en el freezer.
l Lavá cuidadosamente las frutas y verduras antes de consumirlas, para evitar tanto la contaminación microbiana como la presencia de productos químicos.

l Para manipular carnes y otros alimentos crudos, utilizá utensilios diferentes separando siempre los alimentos crudos de los cocidos y de los listos para consumir.

l Mantené los alimentos refrigerados hasta el momento de servirlos, especialmente aquellos a base de cremas o mayonesas. Optá por la mayonesa comercial a la casera.

l Evitá que los alimentos permanezcan a temperatura ambiente por más de una hora y sin cubrir, sobre todo en días de mucho calor. 

l Desechá los sobrantes de comida que hayan permanecido sin refrigeración un tiempo mayor.

l Si se trasladan alimentos de un domicilio a otro, asegurate de que estén bien refrigerados (en recipientes térmicos) y a resguardo del sol.

l Evitá las contaminaciones cruzadas. En la heladera, los alimentos que se consumen fríos (como las ensaladas) deben estar guardados con tapa y separados de los demás. Igualmente con respecto a los alimentos cocidos y los crudos.

l No prepares alimentos con demasiada anticipación.

Más información en:  
www.anmat.gov.ar 
www.senasa.gob.ar