ellitoral.com.ar

Sabado 24de Agosto de 2019CORRIENTES26°Pronóstico Extendidoclima_sol

Dolar Compra:$53,00

Dolar Venta:$57,00

La tradición de las siete iglesias

La tradición católica de las siete iglesias fue iniciada por San Felipe Neri en Roma. La visita de los templos tiene como objetivo agradecer a Jesucristo y acompañarlo en su camino al calvario.

imagen_0
imagen_1
imagen_2
imagen_3
imagen_4
imagen_5

Por Alexis Dabat
Miembro de Número de la Junta de Historia de la Provincia de Corrientes.
Especial para El Litoral

La liturgia del Jueves Santo, el día sacerdotal por excelencia en el Triduo Pascual, tiene dos momentos fuertemente significativos, primero el lavatorio de los pies, a continuación del Evangelio y la homilía del celebrante, y posteriormente, la Misa de la Cena del Señor finaliza con la procesión en la que se traslada  el Santísimo Sacramento hasta el Monumento donde será expuesto para la adoración de los fieles. 
El monumento es un altar especialmente preparado, y ricamente decorado con flores naturales y cirios encendidos donde se expone el cuerpo de Cristo glorificado en la Sagrada Forma. Este altar se prepara para la celebración del Jueves Santo en un lugar diferente al de la reserva.
La visita de los fieles a las siete iglesias en la noche del Jueves Santo obedece a la costumbre de adorar al Santísimo Sacramento expuesto en los siete monumentos.
La tradición católica de las siete iglesias fue iniciada por San Felipe Neri en Roma. La visita de los templos tiene como objetivo agradecer a Jesucristo y acompañarlo en su camino al calvario.
El recorrido de las siete iglesias puede asimilarse  al viacrucis. Los fieles recorren el camino en oración para reflexionar y meditar sobre la pasión de Jesucristo. Cada iglesia visitada representa uno de los recorridos que tuvo Jesús desde la noche que fue apresado, hasta la mañana en que fue crucificado.
El significado profundamente religioso de este recorrido se inicia en la primera iglesia cuando Cristo se dirigió desde el Cenáculo (entiéndase el recinto de la Ultima Cena)  hasta el huerto de Getsemaní, donde oró y sudó sangre y, luego de ser detenido, partió hasta la Casa de Anás, donde fue interrogado tras recibir una cruel bofetada.
En su tercer recorrido, hizo camino hasta la casa de Caifás, allí fue escupido y padeció graves injurias y dolores toda la noche. Posteriormente, se trasladó a la casa de Poncio Pilatos, el gobernador romano donde lo acusaron de falso testimonio. Después se dirigió al palacio del rey Herodes.
Tras salir de allí, volvió a casa de Pilatos para ser azotado, coronado de espinas, escarnecido y condenado a muerte.
Todo finalizó en el monte Calvario, donde Jesucristo llevó a cuestas la cruz en la que fue crucificado. En conmemoración al sufrimiento padecido, los fieles realizan este recorrido y en cada templo ofrecen una oración en honor al sacrificio del Redentor.
La ciudad de Corrientes ostenta, con indisimulado orgullo, un valioso patrimonio en su arquitectura religiosa. Esto dio lugar a un importante circuito de turismo religioso, conformado por las siete iglesias históricas de la ciudad.
El turismo religioso entronca la historia y tradición de la iglesia correntina constituyendo un testimonio en sus espacios sagrados. Al recorrer las siete iglesias históricas de la ciudad repasamos una hoja de ruta por la historia de la Iglesia en Corrientes.
Estos templos conforman un circuito turístico único en la región por la importancia de los acontecimientos fundamentales en la historia de la iglesia correntina que se han producido en ellos.
La Iglesia Catedral Nuestra Señora del Rosario, antigua Iglesia Matriz de la ciudad se comenzó a construir en 1854 y  fue consagrada en 1871. Elevada a la jerarquía de Catedral en 1910 con la creación de la Diócesis. Fue el templo en el que se realizó la Toma de Posesión del Primer Obispo de Corrientes Mons. Luis María Niella en 1911. Posee un rico patrimonio de Arte Sacro y en su interior se halla el panteón de los Próceres Correntinos donde descansan los restos de Joaquín de Madariaga, el Gobernador Juan Esteban Martínez y el Brig. Gral. Pedro Ferré. En el atrio se encuentra el monumento que guarda las cenizas del mártir de Pago Largo Tte. Gobernador Genaro Berón de Astrada, construido en mármol y bronce, obra del escultor Luis Perlotti.
El antiguo convento de San Francisco y su iglesia son testimonio de cuatro siglos de presencia franciscana en Corrientes. Los misioneros hijos del seráfico Padre San Francisco han sido los fundadores de la primera evangelización en estas tierras. Fue precisamente un fraile franciscano, el ilustre Fray Juan de Rivadeneira quien en 1583 propuso a Felipe II que se fundara esta ciudad como un puerto intermedio entre Asunción y Buenos Aires en el paraje denominado de las Siete Corrientes, desde aquel momento su historia está indisolublemente unida a la historia correntina. En su solar funcionó el histórico colegio de primeras letras de Fray José de la Quintana.
El Santuario de Nuestra Señora de La Merced, una joya arquitectónica puesta en valor como patrimonio de la ciudad. La iglesia de La Merced constituye un testimonio histórico, cultural y altamente significativo para Corrientes. Este solar fue escenario de acontecimientos como la declaración a la Virgen de Patrona Jurada de la ciudad  en 1660 y los votos posteriores del pueblo a su excelsa patrona, así como el Regreso de las Cautivas Correntinas de la Guerra de la Triple Alianza en 1869. La actual iglesia conserva bajo sus lozas las tumbas del Pbro. Juan José de Arce y Añasco, y del Gdor. Rafael de Atienza entre otros.
El Santuario de la Santísima Cruz de los Milagros, se comenzó a construir en 1888 y fue consagrada en 1897. Fue la primera parroquia creada por Mons. Luis María Niella en 1914 (Primer Obispo de Corrientes). Escenario de la  Coronación Pontificia de la Imagen de Nuestra Señora de Itatí  en 1900. En su interior hay valiosas piezas de arte sacro y el mausoleo de Santiago Derqui,  quien fuera el Primer Presidente de la Confederación Argentina. Desde 1730 conserva el madero milagroso de la cruz fundadora.
La Iglesia Santa Rita de Casia es de estilo neogótico obra de Juan Coll, construida en 1886, fue costeada con el peculio personal de Doña Juana Francisca Cabral, quien la hizo edificar en honor a la Patrona del anexo Hospital de Mujeres que se construyó en 1882. En 1897 fue consagrado el altar por Monseñor Uladislao Castellanos, Obispo de Buenos Aires.
La Iglesia de Jesús Nazareno es hoy residencia de la Orden de los Jesuitas en Corrientes. Fue levantada por el arquitecto José Samela en 1932. Donación particular de Doña Adelaida Vedoya de Ballesteros, quien la mando construir en memoria de su padre, Don Casto Vedoya y Llano. La Piedra Fundamental se colocó en 1928 y fue bendecida por el Nuncio Apostólico Mons. Felipe Cortesi, en visita a Corrientes invitado por el Obispo Niella. Se destaca en su patrimonio el reloj de la torre gótica, sus altares con incrustaciones de oro, las imágenes del siglo XVIII, la cripta de la Familia Vedoya y la estatua de mármol de carrara de Casto Vedoya.
La Iglesia María Auxiliadora, construida sobre un proyecto del ingeniero Pedro Azzano, fue levantada por la Congregación Salesiana en 1950, concilia distintos estilos arquitectónicos. Desde 1927 los Salesianos iniciaron su tarea educativa en la ciudad. Hacia el final de la década de 1940, la demanda pastoral de los Salesianos era tan significativa que, se dedicaron a la construcción de dos bellas Capillas dedicadas a María Auxiliadora y que fueron bendecidas e inauguradas en 1950.
Los siete templos más antiguos de la ciudad hablan, desde un enfoque histórico,  de la primera evangelización y de las diferentes etapas en la arquitectura religiosa durante cuatro siglos.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

La tradición de las siete iglesias

La tradición católica de las siete iglesias fue iniciada por San Felipe Neri en Roma. La visita de los templos tiene como objetivo agradecer a Jesucristo y acompañarlo en su camino al calvario.

Por Alexis Dabat
Miembro de Número de la Junta de Historia de la Provincia de Corrientes.
Especial para El Litoral

La liturgia del Jueves Santo, el día sacerdotal por excelencia en el Triduo Pascual, tiene dos momentos fuertemente significativos, primero el lavatorio de los pies, a continuación del Evangelio y la homilía del celebrante, y posteriormente, la Misa de la Cena del Señor finaliza con la procesión en la que se traslada  el Santísimo Sacramento hasta el Monumento donde será expuesto para la adoración de los fieles. 
El monumento es un altar especialmente preparado, y ricamente decorado con flores naturales y cirios encendidos donde se expone el cuerpo de Cristo glorificado en la Sagrada Forma. Este altar se prepara para la celebración del Jueves Santo en un lugar diferente al de la reserva.
La visita de los fieles a las siete iglesias en la noche del Jueves Santo obedece a la costumbre de adorar al Santísimo Sacramento expuesto en los siete monumentos.
La tradición católica de las siete iglesias fue iniciada por San Felipe Neri en Roma. La visita de los templos tiene como objetivo agradecer a Jesucristo y acompañarlo en su camino al calvario.
El recorrido de las siete iglesias puede asimilarse  al viacrucis. Los fieles recorren el camino en oración para reflexionar y meditar sobre la pasión de Jesucristo. Cada iglesia visitada representa uno de los recorridos que tuvo Jesús desde la noche que fue apresado, hasta la mañana en que fue crucificado.
El significado profundamente religioso de este recorrido se inicia en la primera iglesia cuando Cristo se dirigió desde el Cenáculo (entiéndase el recinto de la Ultima Cena)  hasta el huerto de Getsemaní, donde oró y sudó sangre y, luego de ser detenido, partió hasta la Casa de Anás, donde fue interrogado tras recibir una cruel bofetada.
En su tercer recorrido, hizo camino hasta la casa de Caifás, allí fue escupido y padeció graves injurias y dolores toda la noche. Posteriormente, se trasladó a la casa de Poncio Pilatos, el gobernador romano donde lo acusaron de falso testimonio. Después se dirigió al palacio del rey Herodes.
Tras salir de allí, volvió a casa de Pilatos para ser azotado, coronado de espinas, escarnecido y condenado a muerte.
Todo finalizó en el monte Calvario, donde Jesucristo llevó a cuestas la cruz en la que fue crucificado. En conmemoración al sufrimiento padecido, los fieles realizan este recorrido y en cada templo ofrecen una oración en honor al sacrificio del Redentor.
La ciudad de Corrientes ostenta, con indisimulado orgullo, un valioso patrimonio en su arquitectura religiosa. Esto dio lugar a un importante circuito de turismo religioso, conformado por las siete iglesias históricas de la ciudad.
El turismo religioso entronca la historia y tradición de la iglesia correntina constituyendo un testimonio en sus espacios sagrados. Al recorrer las siete iglesias históricas de la ciudad repasamos una hoja de ruta por la historia de la Iglesia en Corrientes.
Estos templos conforman un circuito turístico único en la región por la importancia de los acontecimientos fundamentales en la historia de la iglesia correntina que se han producido en ellos.
La Iglesia Catedral Nuestra Señora del Rosario, antigua Iglesia Matriz de la ciudad se comenzó a construir en 1854 y  fue consagrada en 1871. Elevada a la jerarquía de Catedral en 1910 con la creación de la Diócesis. Fue el templo en el que se realizó la Toma de Posesión del Primer Obispo de Corrientes Mons. Luis María Niella en 1911. Posee un rico patrimonio de Arte Sacro y en su interior se halla el panteón de los Próceres Correntinos donde descansan los restos de Joaquín de Madariaga, el Gobernador Juan Esteban Martínez y el Brig. Gral. Pedro Ferré. En el atrio se encuentra el monumento que guarda las cenizas del mártir de Pago Largo Tte. Gobernador Genaro Berón de Astrada, construido en mármol y bronce, obra del escultor Luis Perlotti.
El antiguo convento de San Francisco y su iglesia son testimonio de cuatro siglos de presencia franciscana en Corrientes. Los misioneros hijos del seráfico Padre San Francisco han sido los fundadores de la primera evangelización en estas tierras. Fue precisamente un fraile franciscano, el ilustre Fray Juan de Rivadeneira quien en 1583 propuso a Felipe II que se fundara esta ciudad como un puerto intermedio entre Asunción y Buenos Aires en el paraje denominado de las Siete Corrientes, desde aquel momento su historia está indisolublemente unida a la historia correntina. En su solar funcionó el histórico colegio de primeras letras de Fray José de la Quintana.
El Santuario de Nuestra Señora de La Merced, una joya arquitectónica puesta en valor como patrimonio de la ciudad. La iglesia de La Merced constituye un testimonio histórico, cultural y altamente significativo para Corrientes. Este solar fue escenario de acontecimientos como la declaración a la Virgen de Patrona Jurada de la ciudad  en 1660 y los votos posteriores del pueblo a su excelsa patrona, así como el Regreso de las Cautivas Correntinas de la Guerra de la Triple Alianza en 1869. La actual iglesia conserva bajo sus lozas las tumbas del Pbro. Juan José de Arce y Añasco, y del Gdor. Rafael de Atienza entre otros.
El Santuario de la Santísima Cruz de los Milagros, se comenzó a construir en 1888 y fue consagrada en 1897. Fue la primera parroquia creada por Mons. Luis María Niella en 1914 (Primer Obispo de Corrientes). Escenario de la  Coronación Pontificia de la Imagen de Nuestra Señora de Itatí  en 1900. En su interior hay valiosas piezas de arte sacro y el mausoleo de Santiago Derqui,  quien fuera el Primer Presidente de la Confederación Argentina. Desde 1730 conserva el madero milagroso de la cruz fundadora.
La Iglesia Santa Rita de Casia es de estilo neogótico obra de Juan Coll, construida en 1886, fue costeada con el peculio personal de Doña Juana Francisca Cabral, quien la hizo edificar en honor a la Patrona del anexo Hospital de Mujeres que se construyó en 1882. En 1897 fue consagrado el altar por Monseñor Uladislao Castellanos, Obispo de Buenos Aires.
La Iglesia de Jesús Nazareno es hoy residencia de la Orden de los Jesuitas en Corrientes. Fue levantada por el arquitecto José Samela en 1932. Donación particular de Doña Adelaida Vedoya de Ballesteros, quien la mando construir en memoria de su padre, Don Casto Vedoya y Llano. La Piedra Fundamental se colocó en 1928 y fue bendecida por el Nuncio Apostólico Mons. Felipe Cortesi, en visita a Corrientes invitado por el Obispo Niella. Se destaca en su patrimonio el reloj de la torre gótica, sus altares con incrustaciones de oro, las imágenes del siglo XVIII, la cripta de la Familia Vedoya y la estatua de mármol de carrara de Casto Vedoya.
La Iglesia María Auxiliadora, construida sobre un proyecto del ingeniero Pedro Azzano, fue levantada por la Congregación Salesiana en 1950, concilia distintos estilos arquitectónicos. Desde 1927 los Salesianos iniciaron su tarea educativa en la ciudad. Hacia el final de la década de 1940, la demanda pastoral de los Salesianos era tan significativa que, se dedicaron a la construcción de dos bellas Capillas dedicadas a María Auxiliadora y que fueron bendecidas e inauguradas en 1950.
Los siete templos más antiguos de la ciudad hablan, desde un enfoque histórico,  de la primera evangelización y de las diferentes etapas en la arquitectura religiosa durante cuatro siglos.