Realizaron un "chipazo" contra la prohibición de vendedores ambulantes en la terminal | Ciudad
ellitoral.com.ar

Realizaron un "chipazo" contra la prohibición de vendedores ambulantes en la terminal

Esta mañana se realizó una manifestación de un grupo de comerciantes pidiendo por su regreso a la estación de ómnibus. La medida rige desde principios del mes.

imagen_0
imagen_2

Este miércoles se realizó un "chipazo", un reclamo de vendedores ambulantes para poder comercializar alimentos en la  Terminal de Corrientes. Regalaron chipás para dar a conocer su situación.

Los trabajadores explicaron que desde hace varios años comercializan sus productos sin problemas. Pero que desde comienzos de febrero les fue  vedada la posibilidad  por la puesta en práctica de una resolución del 2001.

La explicación dada en su momento por funcionarios provinciales es que se habían registrado casos de intoxicaciones. Por lo que tras las denuncias  prohibieron la venta de comestibles a vendedores ambulantes.

No obstante según un comunicado presentado por los vendedores les dijeron que no les permitían el acceso porque "en la terminal funcionan todos los servicios complementarios en locales fijo". "No es cierto que afectemos económicamente a los locales ya que el chipá es un producto gastronómico tradicional, por lo que su venta ambulante no puede configurar una competencia desleal porque ninguno de los puestos fijos aunque lo vendan han sido creadores sus intelectuales", manifestaron.

Los vendedores reclaman poder volver a trabajar en la terminal ya que es su principal medio de subsistencia.

 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Realizaron un "chipazo" contra la prohibición de vendedores ambulantes en la terminal

Esta mañana se realizó una manifestación de un grupo de comerciantes pidiendo por su regreso a la estación de ómnibus. La medida rige desde principios del mes.

Este miércoles se realizó un "chipazo", un reclamo de vendedores ambulantes para poder comercializar alimentos en la  Terminal de Corrientes. Regalaron chipás para dar a conocer su situación.

Los trabajadores explicaron que desde hace varios años comercializan sus productos sin problemas. Pero que desde comienzos de febrero les fue  vedada la posibilidad  por la puesta en práctica de una resolución del 2001.

La explicación dada en su momento por funcionarios provinciales es que se habían registrado casos de intoxicaciones. Por lo que tras las denuncias  prohibieron la venta de comestibles a vendedores ambulantes.

No obstante según un comunicado presentado por los vendedores les dijeron que no les permitían el acceso porque "en la terminal funcionan todos los servicios complementarios en locales fijo". "No es cierto que afectemos económicamente a los locales ya que el chipá es un producto gastronómico tradicional, por lo que su venta ambulante no puede configurar una competencia desleal porque ninguno de los puestos fijos aunque lo vendan han sido creadores sus intelectuales", manifestaron.

Los vendedores reclaman poder volver a trabajar en la terminal ya que es su principal medio de subsistencia.