Hallaron enterrados los cuerpos de la mujer y su hija desaparecidas
ellitoral.com.ar

Viernes 29de Mayo de 2020CORRIENTES14°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$65,25

Dolar Venta:$70,25

CORRIENTES:

Hallaron enterrados los cuerpos de la mujer y su hija desaparecidas

El sospechoso será indagado este lunes. La familia convoca a un cacerolazo, a las 18, para pedir justicia por todas las víctimas de violencia de género.
 

imagen_0

Cristina Iglesias y su hija Ada, de 7 años, que estaban desaparecidas desde el jueves último, fueron asesinadas a puñaladas y sus cuerpos fueron enterrados en el fondo de su casa en Monte Chingolo, en Lanús.
Por el doble femicidio, un joven de 25 años identificado como Abel Romero se convirtió en el principal sospechoso e investigan si tuvo cómplices.
El sábado a la noche se confirmó su muerte: Cristina y su hija fueron asesinadas y enterradas en el fondo de su casa. Romero será indagado este lunes.
En lo que va de la cuarentena por el coronavirus ya hubo al menos nueve femicidios, tres de ellos vinculados, en los cuales las víctimas fueron niñas.
“Terminó esta pesadilla, o comenzó, no lo tengo muy claro. De cómo las asesinaron no quiero hablar con nadie, ni yo ni mi familia”, empieza el mensaje que posteó Fernando Iglesias (45), el hermano de Cristina, luego de que la noticia del doble femicidio dejara atrás los pedidos desesperados por encontrarla.
El miércoles pasado -alrededor de las 17-, a Cristina Iglesias la vieron por última vez en su casa de Lanús, al sur del conurbano bonaerense. Salió a la farmacia y visitó a su mamá y a su hija mayor, de 21 años. Después volvió a su casa y descubrieron que alguien más respondía los mensajes desde su celular. Por eso, al otro día, fueron a buscarla. “La casa estaba revuelta, el colchón mojado y las sábanas en el lavarropas. Faltaban cosas y en la basura había fotos y juegos de la nena”, contaron a Clarín fuentes del caso.
Desde entonces empezó la búsqueda y las caras de madre e hija circularon más rápido que nunca en medio del aislamiento.
Los peritos encontraron indicios de que alguien baldeó para lavar las manchas de sangre en el patio. Había tres palas allí y en una habitación, también con rastros hemáticos. Por eso en la UFI N° 2 de Lanús especulaban con que el asesino las sorprendió durmiendo.
Todavía no se conoció el resultado preliminar de la autopsia, pero, según los forenses, Cristina fue asesinada de siete puñaladas y Ada, de dos.
“Salían hace un mes y medio, dos meses. En el cumpleaños de Cristina, el 8 de marzo, estaba él y algunos lo vieron. Ella estaba contenta, decía que él trataba bien a la nena, que le compraba galletitas. No podemos entender lo que pasó”, le contó a Clarín Milagros, sobrina y prima de las víctimas.
(EN)

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Hallaron enterrados los cuerpos de la mujer y su hija desaparecidas

El sospechoso será indagado este lunes. La familia convoca a un cacerolazo, a las 18, para pedir justicia por todas las víctimas de violencia de género.
 

Cristina Iglesias y su hija Ada, de 7 años, que estaban desaparecidas desde el jueves último, fueron asesinadas a puñaladas y sus cuerpos fueron enterrados en el fondo de su casa en Monte Chingolo, en Lanús.
Por el doble femicidio, un joven de 25 años identificado como Abel Romero se convirtió en el principal sospechoso e investigan si tuvo cómplices.
El sábado a la noche se confirmó su muerte: Cristina y su hija fueron asesinadas y enterradas en el fondo de su casa. Romero será indagado este lunes.
En lo que va de la cuarentena por el coronavirus ya hubo al menos nueve femicidios, tres de ellos vinculados, en los cuales las víctimas fueron niñas.
“Terminó esta pesadilla, o comenzó, no lo tengo muy claro. De cómo las asesinaron no quiero hablar con nadie, ni yo ni mi familia”, empieza el mensaje que posteó Fernando Iglesias (45), el hermano de Cristina, luego de que la noticia del doble femicidio dejara atrás los pedidos desesperados por encontrarla.
El miércoles pasado -alrededor de las 17-, a Cristina Iglesias la vieron por última vez en su casa de Lanús, al sur del conurbano bonaerense. Salió a la farmacia y visitó a su mamá y a su hija mayor, de 21 años. Después volvió a su casa y descubrieron que alguien más respondía los mensajes desde su celular. Por eso, al otro día, fueron a buscarla. “La casa estaba revuelta, el colchón mojado y las sábanas en el lavarropas. Faltaban cosas y en la basura había fotos y juegos de la nena”, contaron a Clarín fuentes del caso.
Desde entonces empezó la búsqueda y las caras de madre e hija circularon más rápido que nunca en medio del aislamiento.
Los peritos encontraron indicios de que alguien baldeó para lavar las manchas de sangre en el patio. Había tres palas allí y en una habitación, también con rastros hemáticos. Por eso en la UFI N° 2 de Lanús especulaban con que el asesino las sorprendió durmiendo.
Todavía no se conoció el resultado preliminar de la autopsia, pero, según los forenses, Cristina fue asesinada de siete puñaladas y Ada, de dos.
“Salían hace un mes y medio, dos meses. En el cumpleaños de Cristina, el 8 de marzo, estaba él y algunos lo vieron. Ella estaba contenta, decía que él trataba bien a la nena, que le compraba galletitas. No podemos entender lo que pasó”, le contó a Clarín Milagros, sobrina y prima de las víctimas.
(EN)