Lunes 16de Mayo de 2022CORRIENTES°Pronóstico Extendido
Lunes 16de Mayo de 2022CORRIENTES°Pronóstico Extendido
/Ellitoral.com.ar/ Especiales

“Chamamé sencillo”, un libro de lectura fácil

El volumen se lanza en el marco de la 31ª Fiesta Nacional del Chamamé. “Chamamé sencillo” es un proyecto de la Fundación La Colmena que contó con el aporte del Instituto de Cultura de Corrientes, que se sumó y financió esta obra que se convierte en el primer texto inclusivo del género de nuestra música para personas con discapacidad mental. 

Por Carlos Lezcano

Especial

La llamada lectura sencilla o fácil es, por cierto, un tema que no ocupa los primeros planos de la agenda pública en Corrientes.

Entre mayo y junio de 2021 tomé contacto con el tema, pues Natalia Livieres me contó algunas actividades de Fundación La Colmena relacionadas con la promoción de la lectura para personas en situación de discapacidad. Cómo hacen para lograr la accesibilidad cognitiva, un mejor acceso a la lectura y a la cultura; me contó cómo trabajan con distintas herramientas que intentan la universalización o el acceso sencillo al conocimiento de personas con discapacidad.

Le propuse entonces producir un libro de lectura fácil sobre chamamé, algo que no existía hasta la aparición de este volumen. Escribí en pocos días un guión que sirvió como hoja de ruta para el desarrollo de los temas que plantea el libro:

¿Qué es el chamamé? ¿Dónde se toca y baila? ¿Qué contiene nuestra música y con qué instrumentos se toca? ¿Qué temas aborda y cómo son las canciones? Esos eran algunos de los tópicos propuestos.

Con esa semilla de libro, Natalia empezó a trabajar con el equipo formado por María Paula Prieto, Gabriela Ojeda, Ángel Hojsgaard, Gladis Ayala, Lucía Argañaraz y María Inés Pacheco. La facilitadora del grupo de validadores fue María Constanza Larran Sola.

El soplo primordial que dio vida al libro fue de ese equipo, las ideas fueron narradas en un trabajo colectivo que nos honra porque puede leerse como una prueba concreta de que en la diversidad es posible aunar o articular un relato común, esencialmente plural y, a la vez, integrador de anhelos comunes.

Mientras avanzaba el proceso advertimos que necesitábamos de una música compuesta con protagonistas de este tiempo, con miradas actuales que den cuenta de sonidos que nos identifiquen.

Así fue como llamamos a Aldy Balestra, uno de los compositores más importantes de las últimas décadas, que no dudó en acompañar el proyecto. Fiel a su personalidad, él mismo convocó a poetas y músicos jóvenes a sumarse a este proyecto.

De esos encuentros surgieron nuevos chamamés con poesía y música originales.

Nos reunimos un par de veces con Anisima en su taller en el puerto de Corrientes y definimos las cuestiones visuales, de diseño y maquetación del libro.

A principios de noviembre, Natalia llamó por teléfono a Teresa Parodi y le contó el sueño. Como era previsible, Teresa sumó su lúcida y sensible mirada sobre  nuestra música popular.

Así, los sueños y las palabras fueron escribiendo y dibujando este volumen.

Nada de esto sería posible sin el apoyo explícito del presidente del Instituto de Cultura de Corrientes, Gabriel Romero, que encontró el financiamiento del libro, cumpliendo de este modo que el postulado chamamé patrimonio intangible de la humanidad cobre un sentido integrador, abierto y disponible para todos.

Todos nos mantuvimos dentro de los ejes fundamentales de empoderamiento y accesibilidad, para lograr mayores oportunidades para nuestros lectores, pero también para derribar barreras que impidan que el conocimiento de estos contenidos culturales llegue a buen destino.

La lectura fácil es una herramienta para la universalización de saberes que integra a personas con discapacidad. Es un punto de partida inacabado de una construcción común y plural.

No podemos dejar de señalar el destacable trabajo de los validadores, seis jóvenes con discapacidad que fueron formados en la Fundación y llevaron adelante ese trabajo arduo y divertido.

En síntesis, estamos contentos y orgullosos de presentar este primer libro de lectura fácil que no fue fácil.

Lectura fácil, es bueno remarcar, no alude a una lectura liviana sino a una lectura sencilla y cercana al lector al que se orienta.

El trabajo de cada participante del proceso es un acto de amor hacia el otro, cada uno de nosotros somos conscientes de nuestras diferencias y desde esa constatación trabajamos con la denodada voluntad de acercarnos cariñosamente a otras personas. 

Este libro partió de experiencias personales. El resultado del camino recorrido es un libro de lectura fácil y, sobre todo, una experiencia de vida compartida para los que participamos de este proceso.

Transcribo aquí dos ejes del libro relacionados con la definición de lectura fácil y cómo y por qué se trabajó el texto sobre nuestra música nativa.

—¿Por qué en lectura fácil? 

—Porque todas las personas tenemos derecho a la cultura y al conocimiento. Lo que comunicamos tiene que estar en formato accesible. La lectura fácil es una forma de escribir. Hace que la información sea más fácil de comprender. La lectura fácil mejora el acceso a la lectura y el conocimiento. Por eso, la Fundación La Colmena conformó un equipo de personas que escriben textos según el método de lectura fácil.

—Desde La Colmena

—“Para la fundación, que es una organización de características comunitarias, significó un enorme desafío, el desafío de una apuesta tan motivadora como original. Porque pensar en divulgar el método de LF, al tiempo de presentar una descripción de esta expresión artística con tanta identidad, como es el chamamé, ya nos movía un montón; pero además resultó ser una expresión artística en sí misma, gracias al aporte colectivo de los talentos que nos honraron y maravillaron, sumándose a la tarea propia de este equipo, en el que cada cual tiene siempre algo que ofrecer para la construcción colectiva. Y al igual que en una colmena, cada detalle es vital para todo el conjunto, y el trabajo es artesanal y comprometido siempre”, me dice Natalia Livieres, faltando horas para la presentación de la versión digital del libro.

—¿Cómo fue trabajar en equipo esta idea?

—Desde la articulación de esta idea y de la producción con estas personas de un talento indecible y una generosidad que lo supera todo, ¡fue increíble!

En lo personal, la propuesta de divulgar algo especial sobre el chamamé, algo que no se hizo nunca, me tomó una fracción de segundo para convocar todo el entusiasmo.   Me resulta apasionante el mundo de oportunidades que brinda el método y disfruto muchísimo de cada momento, porque redactar en lectura fácil requiere de estudio, reflexión, revisión, debate y  mucho intercambio. Siendo fanática del trabajo cooperativo y construcciones colectivas, ver cómo fue tomando forma en cada detalle fue un viaje hermoso. Por otro lado, conocí el chamamé en el exilio, por mi mamá que escuchaba los discos de Teresa, y su enorme talento y singularidad, mezclados con la profundidad de sus letras me llegaron siempre hasta la médula. Y cuando pensaba en hacer algo realmente especial, contar con su participación, de una forma tan inmediata, despojada y afectuosa, fue mucho más de lo pude haber imaginado. Esto sumado a esta creación de más talentos convocados, tan instantánea y generosamente, por Aldy Balestra, resulta en algo que aún no termino de asimilar

Por eso también quisimos contar con la revisión y correcciones del equipo de Lengua Franca, de reconocida experiencia en producciones literarias en LF, para ofrecer algo con la garantía de que fuera bueno.

—¿Qué fue lo más difícil? 

—Fue encontrar un orden para lo que queríamos comunicar, sin lograr dimensionar cómo podría ser el resultado. Buscar información que nos faltaba para confluir en un entendimiento de cada concepto, antes de pensar en la redacción según las pautas de la LF. Fue algo abrumador y desafiante a la vez. 

—¿Y lo más fácil? 

—Las horas compartidas aprendiendo y creando, viendo cómo se iba revelando este producto final, al mismo tiempo que nos ayudó a organizarnos como equipo.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error