Lunes 16de Mayo de 2022CORRIENTES14°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$117,0

Dolar Venta:$123,0

Lunes 16de Mayo de 2022CORRIENTES14°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$117,0

Dolar Venta:$123,0

/Ellitoral.com.ar/ Campo

Alerta incendios

Las altas temperaturas, la falta de lluvias y el viento han desatado innumerables incendios en campos forestales de Corrientes durante diciembre. Desde la Asociación Forestal Argentina pidieron a la Nación más recursos para combatir los siniestros, y alertan por las pérdidas económicas, pero también de recursos naturales de alto valor. 

El sector forestal de Corrientes se encuentra en alerta extrema ante la situación crítica que se vive en los campos a raíz de los incendios que se están registrando desde que comenzó el verano. Ante pronósticos de más calor, pocas lluvias y vientos fuertes, los referentes de la actividad manifestaron el difícil contexto y pidieron aviones hidrantes para toda la Mesopotamia.

A pesar de las lluvias que venían acompañando desde comienzos de la primavera, durante el mes de diciembre las precipitaciones mermaron y volvieron los incendios rurales, que en 2020 habían ocasionado innumerables pérdidas a las empresas forestales de la provincia. Sólo en el último mes de este año, en las zonas rurales de Corrientes se han detectado más de 370 focos de incendios.

Algunos de estos incendios fueron con pérdidas económicas muy importantes, y otros, peor aún, poniendo en riesgo viviendas y la integridad de los bomberos voluntarios que están permanentemente combatiendo estos siniestros.

Ante esta situación, la Asociación Forestal Argentina (Afoa) se pronunció en alerta roja por los incendios. “Se necesitan con urgencia al menos cuatro aviones hidrantes en la zona de la Mesopotamia; la región sufre una sequía que ha llevado los indicadores de riesgo de incendios a una situación extrema”, señalaron desde la entidad que nuclea a las empresas forestadoras del país.

En este contexto, desde Afoa explicaron que este nivel de alerta indica la necesidad de implementar medidas preventivas y de protección para atender esta emergencia dentro de lo cual el contar con apoyo aéreo hidrante es condicionante y estratégico para permitir el accionar de las brigadas en terreno, aportando seguridad al combate de los incendios y reduciendo las posibilidades de expansión del mismo.

En las últimas horas AFoA envió una nota al ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, solicitando la urgente disposición de al menos cuatro aviones hidrantes en la zona de la Mesopotamia. 

“La región sufre una sequía que ha llevado los indicadores de riesgo de incendios a una situación extrema, con focos múltiples e incendios que ya han causado estragos importantes. En la última semana se han quemado alrededor de 5.000 ha de plantaciones forestales solo en Entre Ríos.  En Corrientes, se han detectado más de 370 focos de incendios solo este mes”, detallaron desde la entidad forestal nacional. 

Actualmente existen condiciones ambientales críticas por la que atraviesa la cuenca de la Mesopotamia. Existen indicadores, utilizados para establecer los índices de incendio, que se encuentran muy por encima de los valores testigo - observable. El índice de carga de combustible disponible para ignición se encuentra cerca de los máximos históricos por lo que en caso de darse focos de incendio serán de comportamiento extremo y catastrófico.

El déficit hídrico reinante, producto de la sequía prolongada, las altas temperaturas y los fuertes vientos determinaron la implementación de alerta roja para la mayoría de las cuencas forestales que componen cada una de las provincias.

Este nivel de alerta indica la necesidad de implementar medidas preventivas y de protección para atender esta emergencia dentro de lo cual el contar con apoyo aéreo hidrante es condicionante y estratégico para permitir el accionar de las brigadas en terreno, aportando seguridad al combate de los incendios y reduciendo las posibilidades de expansión del mismo.

Por lo descripto, además del apoyo aéreo, se le ha solicitado al MAyDS que implemente en forma urgente una fuerte campaña de difusión nacional que permita la sensibilización y concientización de las personas, en particular de los turistas, para prevenir conductas que pueden producir incendios, como es hacer fuegos para asado, tirar colillas encendidas, etc. Muchos de los focos de incendios se tuvieron su origen en las banquinas, por colillas de cigarrillos. 

“Como medida de prevención, se ha solicitado, además, la intervención activa del MAyDS para promover con los referentes necesarios, la limpieza debajo de tendidos eléctricos y los espacios cercanos a las vías del tren del Ferrocarril General Urquiza, dos fuentes de inicio de incendios importantes en la región”, explicaron desde Afoa. 

Los incendios están produciendo distintos impactos humanos, ambientales y económicos, como accidentes en rutas, pérdidas forestales en plantaciones con promoción del Estado y un fuerte estrés tanto en las personas que están para combatirlo como en aquellos que sufren las pérdidas. Se requiere con urgencia el apoyo de la Nación tanto para prevención como para combate de incendios para reducir los riesgos ante una situación que tiende a ser catastrófica.

Este año nuevamente se han registrado récords de temperaturas a lo que se ha sumado una temporada de sequías en amplias regiones y los incendios rurales se presentan como un fenómeno global creciente. Argentina no ha escapado de esta realidad y los incendios que se multiplican en el sur, centro y este del país, han generado un alto impacto en el ambiente, en la producción y en las personas.  Las políticas de prevención y presupresión de incendios rurales y forestales son imprescindibles para acotar los riesgos crecientes de propagación del fuego.

Ambos conceptos son necesarios para un manejo integral de los incendios. Por un lado, la prevención se define como el conjunto de actividades coordinadas tendientes a reducir o evitar la probabilidad de que se inicie un fuego. Incluye tanto tareas de sensibilización en la sociedad y control de conductas peligrosas (por ej. quema de pastizales en condiciones inadecuadas) como la detección temprana de los focos ígneos y la reducción de combustibles.

Por su lado, la presupresión incluye a aquellas actividades que se deben realizar para estar preparados para una acción efectiva de supresión. Incluye la planificación de los recursos, la capacitación de los brigadistas, la adquisición de equipos y suministros, el mantenimiento de equipos contra incendios y mejoras en e l control de incendios y la negociación de acuerdos de cooperación y/o ayuda mutua público privada.  

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error