Miércoles 22de Mayo de 2024CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$868,5

Dolar Venta:$908,5

Miércoles 22de Mayo de 2024CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$868,5

Dolar Venta:$908,5

/Ellitoral.com.ar/ Sociedad

Revelaron que es mayor la mortalidad infantil entre la población menos instruida

Estos resultados atienden a la demanda de información confiable ante la falta de calidad de las estadísticas vitales proporcionadas por el Gobierno. 

Un equipo del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) reveló información que no está disponible a través del sistema de estadísticas oficiales: la tasa de mortalidad infantil (TMI) según el nivel de instrucción de la madre en las cuatro provincias del Nordeste argentino. 

Particularmente en Corrientes, el riesgo de los hijos de madres con bajo nivel educativo alcanzaría casi los 16 niños por cada 1000 nacidos vivos. Esa tasa casi duplica a la observada entre madres con una instrucción alta. 

Mientras que el equipo de investigación puso el foco en Formosa, donde  los hijos de las formoseñas más educadas sería solo de 7,3 cada mil nacidos vivos. A diferencia del valor para las madres con instrucción baja de esa provincia, que trepa a los 28,8 niños en riesgo de mortalidad por cada mil nacidos vivos. 

Incidencia del entorno

El fin de esta investigación es conocer de qué manera una variable clave del entorno socioeconómico -como es el nivel de instrucción- incide en la salud de la población y es reflejada en la tasa de mortalidad infantil. Ya que, para el equipo de investigación, esto da cuenta de la situación contextual local y regional de la población y se vincula con posibilidades de progresar, igualdad de oportunidades y el escenario que se presentaría si fuera posible replicar de manera igualitaria la tasa de mortalidad infantil del grupo de las madres con mayor instrucción a todo el conjunto de las madres.

Por eso hicieron hincapié en el Riesgo Atribuible Poblacional (RAP). Se trata de una medida de cuánto podría decrecer porcentualmente la tasa de mortalidad infantil general si todos los grupos tuvieran el menor riesgo de morir entre los grupos considerados (que en todos los casos son aquellos que tienen mayor nivel de instrucción). 

“En este sentido, en la provincia de Formosa, el descenso de la tasa de mortalidad infantil sería de 53%, si todos los niños tuviesen el riego de morir que se observa en las madres más educadas. En las otras provincias, el decremento sería menor pero incluso importante de entre 14,6 y 29,8 por ciento. Una reducción de la mitad de la mortalidad infantil como la planteada teóricamente aquí, a partir de equiparar la educación de las madres, es un indicador de suma importancia para controlar la reducción de la brecha existente”, señalaron en la investigación. El trabajo fue recientemente publicado en la revista Folia Histórica del Nordeste, y fue elaborado por Marcos Javier Andrada, Víctor Eduardo Torres y Carola Leticia Bertone.

Indicador de monitoreo

La brecha por el nivel de instrucción en el Nordeste argentino es clara. Según este estudio, entre 11 y 29 niños de madres que no culminaron el nivel primario estarían en riesgo de morir por cada 1000 nacidos vivos, mientras que no más de 9 hijos de aquellas con nivel educativo medio o alto lo estarían.

Así pues, la relación, ampliamente reconocida y constatada por estudios demográficos respecto al nivel educativo de las madres y la mortalidad infantil, expone, a partir de la estimación por métodos indirectos, como el que fue planteado por este estudio, un indicador de monitoreo y seguimiento de la permanencia o reducción de las brechas observadas entre la mortalidad y el nivel educativo de las madres. El equipo aseguró que sus resultados atienden “a la demanda de información ante la falta de calidad de la información proporcionada por las estadísticas vitales”.

Tendencia decreciente

También destacaron que la mortalidad infantil en las últimas décadas disminuyó tanto en Argentina como en cada una de sus regiones. El Nordeste ha presentado una tendencia decreciente sostenida aún en los últimos años. “Sin embargo, aún persisten desigualdades al interior de la región, donde Formosa ha mostrado no solo el mayor nivel de mortalidad infantil sino también las mayores brechas, mientras que Misiones presenta la situación opuesta”, compararon. 

En este contexto, los resultados conseguidos en este trabajo señalan, además de la disparidad en la mortalidad infantil existente de acuerdo al lugar de residencia de las madres, las desigualdades según el nivel educativo de ellas.

Rendimiento

Las desigualdades de las condiciones en que las personas crecen, viven, trabajan y envejecen, que se dan entre subpoblaciones, a su vez, generan desigualdades en salud. De acuerdo con este estudio del Conicet, ello constituye un asunto de justicia social y de derechos humanos, debido a que gozar de buena salud permite el desarrollo de una vida civil participativa en la sociedad, con consecuencias potencialmente positivas para el rendimiento económico de la comunidad. Entre los determinantes sociales de la salud se encuentra la educación de la población. 

Esta medición de las inequidades en salud resulta un aspecto fundamental para propiciar oportunidades a todas las personas, sin distinción de su origen social, para que logren una vida plena y saludable por más tiempo; asimismo, el equipo de investigación agregó que la información sirve para realizar el monitoreo permanente del impacto de las estrategias intersectoriales y de salud propuestas a esos fines.

El NEA tiene valores que superan el total nacional

En cuanto a la evolución de la tasa de mortalidad infantil en las provincias del Nordeste, en relación al nivel nacional, desde el año 1990, es posible observar algunos rasgos generales: en primer lugar, el fuerte descenso que experimentó -y continúa con esa tendencia- en Argentina y en cada una de las provincias de esta región. En segundo término, como evidencia de la disparidad geográfica de la tasa de mortalidad infantil a lo largo del territorio nacional, todas las provincias del Nordeste han tenido valores superiores que el total nacional, a excepción de la provincia de Misiones en años puntuales. Los estudios previos sobre el tema, en el NEA, focalizan en la relación entre pobreza y mortalidad infantil en el Norte Grande argentino, entre desarrollo y mortalidad infantil, en desigualdades regionales en las tasas de mortalidad infantil neonatal y post-neonatal, en el vínculo entre inequidades en salud y mortalidad infantil y también en la mortalidad infantil y desigualdad socioeconómica.

(IB)

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error
Más Info

Considerando las provincias del NEA, la brecha en la tasa de mortalidad infantil para las madres con nivel de instrucción bajo es entre dos y tres veces mayor que para las que cuentan con nivel de instrucción alto, según la provincia.