Colectivos: apriete, interna, paro e inacción
ellitoral.com.ar

Miércoles 19de Diciembre de 2018CORRIENTES25°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$37,30

Dolar Venta:$39,10

Colectivos: apriete, interna, paro e inacción

imagen_1

Por Eduardo Ledesma
@EOLedesma
De la Redacción

Cada sector involucrado en el conflicto puede contarlo como quiera, pero hay evidencia suficiente, sostenida e histórica, que acredita esta situación casi como una sentencia: el problema del transporte público en Corrientes empieza con denuncias de falta de pago a los choferes. Sigue con peleas internas entre los mismos trabajadores, los que quieren y no quieren trabajar. Luego, con la suspensión de los servicios y de algunos trabajadores, lo que desemboca en un paro. Los usuarios, perjudicados, en el medio e indefensos: son los rehenes necesarios. Para atenderlos y desmontar el conflicto, las autoridades concedentes del servicio proceden casi siempre a un aumento del boleto, de subsidios o a mejorar las condiciones de la concesión que benefician (en algo, siempre) a los empresarios. 
(Esa circularidad del sistema es repetitiva hasta el escándalo).
Los actores principales, en Corrientes, son “los empresarios”: un eufemismo para evitar ponerle nombre al problema. Pero el problema tiene nombre. Y apellido.
Esa empresa con nombre propio constituye uno de los poderes reales de la provincia, que echa mano a la misma lógica sin que importe lo obvio que resulta y lo sospechosas que son todas las supuestas maniobras que desencadenan en el conflicto.
También están las autoridades municipales: Intendente, vice y concejales, que más allá de cierto enojo demagógico, de hoy y de siempre, actúan en mayoría como empleados de las empresas concesionarias. De hecho, las firmas supieron poner empleados suyos en los sillones de todos, es decir, en las oficinas públicas que deben controlar el sistema. Una promiscuidad que se naturalizó otrora al punto de la indiferencia.
Los actores secundarios de este berretín -que se repite cada vez que emergen por un lado la inacción oficial y, por otro, la voracidad de las empresas que monopolizan el sistema de transporte público-, son los choferes. Los choferes a secas y los agremiados y agremiadores. Sus problemas reales (salariales y laborales) y sus intrigas internas.
Está, además, la conducción de la UTA encabezada por Rubén Suárez, que desde hace tiempo viene siendo más funcional a las empresas que a los intereses de sus representados -a juzgar por lo que le reclaman sus propios compañeros-. Estos dicen que no los representa.
No es nuevo ese problema en Suárez. De hecho, ocupa una banca en el Senado de la Provincia en nombre de una facción obrera que nadie le reconoce, que sería lo de menos. El detalle es que llegó allí como instrumento de la voluntad ondulante de Ricardo Colombi, que lo usó para esmerilar a los sectores opositores, en el marco de una maniobra de cooptación de la que se sirvió desde que llegó al poder en 2001, hasta que se fue en 2017.
Es decir: nada hay de novedoso en Suárez en eso de que se halla con los patrones. Ni hay nada nuevo en los patrones dividiendo para reinar. El tema, al parecer, es que ahora no hay tiempo para disputas estériles. Falta plata y alguien tiene que ponerla.
Lo cierto es que desde el jueves la ciudad de Corrientes está prácticamente incomunicada, con chicos que no fueron a las escuelas, con estudiantes terciarios y universitarios que no pudieron rendir en este último turno que está cerrando, con trabajadores que no pudieron llegar a sus trabajos o que perdieron su presentismo. Gente que no pudo ir ni venir, a hacer lo que fuera. 
Al menos unas 100 mil personas por día tuvieron problemas para trasladarse en las últimas 72 horas, dificultad que se repetirá hasta el martes, por lo menos, porque más allá de la caladura del conflicto, no es lo suficientemente grave como para que los que tienen que resolverlo modifiquen su agenda de fin de semana largo. ¡Faltaba más!
—¿Qué reclaman los choferes no representados por la UTA?
Los autoconvocados presentaron un petitorio por escrito a la Empresa Romero Sociedad Anónima: Ersa. En el documento reclaman que se abone el 5,7% adeudado de los meses de septiembre y octubre, además de una diferencia que existe con el aguinaldo que percibieron a mediados de año y otras mejoras laborales. También acusan a la compañía de hacer figurar en planillas que más de 100 trabajadores cobran más de lo que reciben efectivamente.
—¿Qué dicen en la empresa?
Lo que dicen todas: que no tienen plata, que están en crisis, que los costos están defasados, que el dólar, que no alcanzan los subsidios ni los valores actuales del boleto. Hay un largo etcétera. 
—¿En qué instancia está el conflicto? 
En un parate significativo. Hay amenazas de despidos. Desde la empresa dicen que están recibiendo currículums de choferes profesionales. Dicen también que no alcanzan para cubrir la demanda -pese a la escasez de trabajo-. Entonces sigue el problema. Ayer tomaron algunos trabajadores para intentar una reanimación del servicio. Hasta el cierre de esta edición, la salida de algunos colectivos y la implementación de una cobertura adicional, precaria, trajo nuevos problemas.
—¿Y entre los trabajadores? 
La UTA no representa a los “insurrectos”. Los insurrectos no quieren saber nada con la UTA. El gremio va a una velocidad y los trabajadores tienen otras urgencias. Suárez fue insultado en varios idiomas por sus compañeros, a quienes éste, a su vez, trató de traidores. Hubo forcejeos y una gresca en ciernes hasta que actuó la policía y entonces Suárez buscó refugio en una de las cómodas y frescas oficinas de la sociedad anónima, hasta que lo sacaron de ese lugar hostil. Ocurrió el jueves.
Mientras, esto otro: mientras el ruido estaba en la otra punta de la ciudad, el Concejo Deliberante apuró la primera lectura del proyecto para aumentar el boleto y fijó fecha de audiencia para apurar la segunda lectura. 
(El plan marcha sobre ruedas, aunque no parezca).  
En paralelo, desde el mismo jueves, las líneas 110 y 101 dispusieron de algunos coches de refuerzo y mantuvieron el servicio. También lo hizo la empresa Ataco, cubriendo a duras penas el ramal Chaco-Corrientes. Y la línea 11, que va desde la terminal hasta Santa Ana, con su prestación habitual, penosa.
—¿Cómo seguirá la cosa?
En un espiral de caos hasta que no quede más remedio que ir en auxilio de las empresas, invocando a los trabajadores y pensando en los usuarios.
Tan patético es todo, que daría risa la inconsistencia del guion si no fuera porque afecta a miles de personas, en cuanto a la movilidad pero también a su economía. Daría risa si no fuera que cada vez que ocurre el procedimiento, la provincia se involucra más con una empresa que en su expansión elimina cualquier posibilidad de competencias leales y sustentables que equilibren la desmesura del monopolio.
No fueron pocos los jefes comunales que quisieron poner coto a la cuestión, pero también fueron rápidamente convencidos de que era mejor el statu quo. Impresionante el poder de persuasión de los empresarios del transporte. Impresionante.
Por suerte, el actual intendente Eduardo Tassano está atento a la situación. Sólo esperó dos días (justo los dos días hábiles previos al fin de semana largo) para lanzar un plan de emergencia que los capitalinos podrán usar hasta el martes pagando más caro y sólo en efectivo. ¡Una ganga!
Con la misma fuerza con la que decretó que no se inundaría más la esquina de Ferré y España, esperó hasta el viernes a la noche para comunicar por Twitter: “Ante el paro sorpresivo de colectivos que perjudica a miles de vecinos, tomé la decisión de disponer un servicio de emergencia de transporte”. El servicio se presta con colectivos y combis a un valor de 15 pesos, de 8 a 22.
Las preguntas son muchas. ¿Tienen seguro esas unidades? ¿Y los choferes? ¿Se puede cobrar un pasaje más caro que lo que vale habitualmente? ¿Es legal esa maniobra? ¿Es sorpresivo un paro que lleva dos días? ¿Sancionó la Municipalidad a la empresa por ese incumplimiento? ¿Ya pagó la empresa las multas que supuestamente se le labraron por los carteles en los que azuzaba con llevar el precio del boleto por las nubes si Mauricio Macri le recorta los subsidios? ¿Qué va a hacer la Municipalidad si persiste el conflicto más allá del martes? ¿Está controlando la salida de las unidades con las cuales supuestamente empezó a restablecerse la prestación en algunas líneas? ¿Está controlando algo de todo esto la Municipalidad?
Por el momento se sabe una cosa. Según “Cuqui” Calvano, seguirá el paliativo de emergencia que se diseñó “por expresas instrucciones del intendente Eduardo Tassano”.
La oficina de propaganda comunal hace notar, con fervor, que la “solución” provisoria al problema, dos días tarde, sólo para el fin de semana, más caro de lo habitual y sin que pueda utilizarse la tarjeta Sube, llegó gracias a las “expresas instrucciones” de Tassano.
No se sabe si los empleados utilizan ese latiguillo para convencerse -aunque parezca lo contrario- de que en efecto hay alguien que fue elegido para tomar estas y otras decisiones en el Municipio.
 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Colectivos: apriete, interna, paro e inacción

Por Eduardo Ledesma
@EOLedesma
De la Redacción

Cada sector involucrado en el conflicto puede contarlo como quiera, pero hay evidencia suficiente, sostenida e histórica, que acredita esta situación casi como una sentencia: el problema del transporte público en Corrientes empieza con denuncias de falta de pago a los choferes. Sigue con peleas internas entre los mismos trabajadores, los que quieren y no quieren trabajar. Luego, con la suspensión de los servicios y de algunos trabajadores, lo que desemboca en un paro. Los usuarios, perjudicados, en el medio e indefensos: son los rehenes necesarios. Para atenderlos y desmontar el conflicto, las autoridades concedentes del servicio proceden casi siempre a un aumento del boleto, de subsidios o a mejorar las condiciones de la concesión que benefician (en algo, siempre) a los empresarios. 
(Esa circularidad del sistema es repetitiva hasta el escándalo).
Los actores principales, en Corrientes, son “los empresarios”: un eufemismo para evitar ponerle nombre al problema. Pero el problema tiene nombre. Y apellido.
Esa empresa con nombre propio constituye uno de los poderes reales de la provincia, que echa mano a la misma lógica sin que importe lo obvio que resulta y lo sospechosas que son todas las supuestas maniobras que desencadenan en el conflicto.
También están las autoridades municipales: Intendente, vice y concejales, que más allá de cierto enojo demagógico, de hoy y de siempre, actúan en mayoría como empleados de las empresas concesionarias. De hecho, las firmas supieron poner empleados suyos en los sillones de todos, es decir, en las oficinas públicas que deben controlar el sistema. Una promiscuidad que se naturalizó otrora al punto de la indiferencia.
Los actores secundarios de este berretín -que se repite cada vez que emergen por un lado la inacción oficial y, por otro, la voracidad de las empresas que monopolizan el sistema de transporte público-, son los choferes. Los choferes a secas y los agremiados y agremiadores. Sus problemas reales (salariales y laborales) y sus intrigas internas.
Está, además, la conducción de la UTA encabezada por Rubén Suárez, que desde hace tiempo viene siendo más funcional a las empresas que a los intereses de sus representados -a juzgar por lo que le reclaman sus propios compañeros-. Estos dicen que no los representa.
No es nuevo ese problema en Suárez. De hecho, ocupa una banca en el Senado de la Provincia en nombre de una facción obrera que nadie le reconoce, que sería lo de menos. El detalle es que llegó allí como instrumento de la voluntad ondulante de Ricardo Colombi, que lo usó para esmerilar a los sectores opositores, en el marco de una maniobra de cooptación de la que se sirvió desde que llegó al poder en 2001, hasta que se fue en 2017.
Es decir: nada hay de novedoso en Suárez en eso de que se halla con los patrones. Ni hay nada nuevo en los patrones dividiendo para reinar. El tema, al parecer, es que ahora no hay tiempo para disputas estériles. Falta plata y alguien tiene que ponerla.
Lo cierto es que desde el jueves la ciudad de Corrientes está prácticamente incomunicada, con chicos que no fueron a las escuelas, con estudiantes terciarios y universitarios que no pudieron rendir en este último turno que está cerrando, con trabajadores que no pudieron llegar a sus trabajos o que perdieron su presentismo. Gente que no pudo ir ni venir, a hacer lo que fuera. 
Al menos unas 100 mil personas por día tuvieron problemas para trasladarse en las últimas 72 horas, dificultad que se repetirá hasta el martes, por lo menos, porque más allá de la caladura del conflicto, no es lo suficientemente grave como para que los que tienen que resolverlo modifiquen su agenda de fin de semana largo. ¡Faltaba más!
—¿Qué reclaman los choferes no representados por la UTA?
Los autoconvocados presentaron un petitorio por escrito a la Empresa Romero Sociedad Anónima: Ersa. En el documento reclaman que se abone el 5,7% adeudado de los meses de septiembre y octubre, además de una diferencia que existe con el aguinaldo que percibieron a mediados de año y otras mejoras laborales. También acusan a la compañía de hacer figurar en planillas que más de 100 trabajadores cobran más de lo que reciben efectivamente.
—¿Qué dicen en la empresa?
Lo que dicen todas: que no tienen plata, que están en crisis, que los costos están defasados, que el dólar, que no alcanzan los subsidios ni los valores actuales del boleto. Hay un largo etcétera. 
—¿En qué instancia está el conflicto? 
En un parate significativo. Hay amenazas de despidos. Desde la empresa dicen que están recibiendo currículums de choferes profesionales. Dicen también que no alcanzan para cubrir la demanda -pese a la escasez de trabajo-. Entonces sigue el problema. Ayer tomaron algunos trabajadores para intentar una reanimación del servicio. Hasta el cierre de esta edición, la salida de algunos colectivos y la implementación de una cobertura adicional, precaria, trajo nuevos problemas.
—¿Y entre los trabajadores? 
La UTA no representa a los “insurrectos”. Los insurrectos no quieren saber nada con la UTA. El gremio va a una velocidad y los trabajadores tienen otras urgencias. Suárez fue insultado en varios idiomas por sus compañeros, a quienes éste, a su vez, trató de traidores. Hubo forcejeos y una gresca en ciernes hasta que actuó la policía y entonces Suárez buscó refugio en una de las cómodas y frescas oficinas de la sociedad anónima, hasta que lo sacaron de ese lugar hostil. Ocurrió el jueves.
Mientras, esto otro: mientras el ruido estaba en la otra punta de la ciudad, el Concejo Deliberante apuró la primera lectura del proyecto para aumentar el boleto y fijó fecha de audiencia para apurar la segunda lectura. 
(El plan marcha sobre ruedas, aunque no parezca).  
En paralelo, desde el mismo jueves, las líneas 110 y 101 dispusieron de algunos coches de refuerzo y mantuvieron el servicio. También lo hizo la empresa Ataco, cubriendo a duras penas el ramal Chaco-Corrientes. Y la línea 11, que va desde la terminal hasta Santa Ana, con su prestación habitual, penosa.
—¿Cómo seguirá la cosa?
En un espiral de caos hasta que no quede más remedio que ir en auxilio de las empresas, invocando a los trabajadores y pensando en los usuarios.
Tan patético es todo, que daría risa la inconsistencia del guion si no fuera porque afecta a miles de personas, en cuanto a la movilidad pero también a su economía. Daría risa si no fuera que cada vez que ocurre el procedimiento, la provincia se involucra más con una empresa que en su expansión elimina cualquier posibilidad de competencias leales y sustentables que equilibren la desmesura del monopolio.
No fueron pocos los jefes comunales que quisieron poner coto a la cuestión, pero también fueron rápidamente convencidos de que era mejor el statu quo. Impresionante el poder de persuasión de los empresarios del transporte. Impresionante.
Por suerte, el actual intendente Eduardo Tassano está atento a la situación. Sólo esperó dos días (justo los dos días hábiles previos al fin de semana largo) para lanzar un plan de emergencia que los capitalinos podrán usar hasta el martes pagando más caro y sólo en efectivo. ¡Una ganga!
Con la misma fuerza con la que decretó que no se inundaría más la esquina de Ferré y España, esperó hasta el viernes a la noche para comunicar por Twitter: “Ante el paro sorpresivo de colectivos que perjudica a miles de vecinos, tomé la decisión de disponer un servicio de emergencia de transporte”. El servicio se presta con colectivos y combis a un valor de 15 pesos, de 8 a 22.
Las preguntas son muchas. ¿Tienen seguro esas unidades? ¿Y los choferes? ¿Se puede cobrar un pasaje más caro que lo que vale habitualmente? ¿Es legal esa maniobra? ¿Es sorpresivo un paro que lleva dos días? ¿Sancionó la Municipalidad a la empresa por ese incumplimiento? ¿Ya pagó la empresa las multas que supuestamente se le labraron por los carteles en los que azuzaba con llevar el precio del boleto por las nubes si Mauricio Macri le recorta los subsidios? ¿Qué va a hacer la Municipalidad si persiste el conflicto más allá del martes? ¿Está controlando la salida de las unidades con las cuales supuestamente empezó a restablecerse la prestación en algunas líneas? ¿Está controlando algo de todo esto la Municipalidad?
Por el momento se sabe una cosa. Según “Cuqui” Calvano, seguirá el paliativo de emergencia que se diseñó “por expresas instrucciones del intendente Eduardo Tassano”.
La oficina de propaganda comunal hace notar, con fervor, que la “solución” provisoria al problema, dos días tarde, sólo para el fin de semana, más caro de lo habitual y sin que pueda utilizarse la tarjeta Sube, llegó gracias a las “expresas instrucciones” de Tassano.
No se sabe si los empleados utilizan ese latiguillo para convencerse -aunque parezca lo contrario- de que en efecto hay alguien que fue elegido para tomar estas y otras decisiones en el Municipio.