ellitoral.com.ar

Jueves 12de Diciembre de 2019CORRIENTES26°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$58,00

Dolar Venta:$63,00

20 de noviembre

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1845...y se producía el Combate de la Vuelta de Obligado, soberanía para Rosas, no para Corrientes: este acontecimiento fue tomado más tarde como referencia para instituir el Día de la Soberanía Nacional, aunque en realidad se peleó en favor de la soberanía del puerto de Buenos Aires, ya que no éramos una nación sino tan solo se produjo la defensa del puerto controlado por Juan Manuel de Rosas, quien mantenía el monopolio total de la entrada y salida de mercaderías del país. 
Ese combate consistió en impedir la entrada por el río Paraná de una flota anglo-francesa. Rosas no los dejaba comerciar directamente con las provincias del interior y tampoco con el Paraguay. 
El combate se produjo en la Vuelta de Obligado, a kilómetros de San Pedro, Buenos Aires. Allí, según el relato de revisionistas patrioteros, embarcaciones encadenadas de costa a costa del Paraná impidieron el paso de los extranjeros y se trabaron en lucha. Los argentinos estaban comandados por el general Lucio Norberto Mansilla y finalmente fue vulnerada la pretensión de neutralizar el paso. Al llegar esas embarcaciones a los puertos de Esquina, Goya, Bella Vista y Corrientes, realizaron un activo intercambio comercial que movió en gran medida la alicaída economía provincial. El capital introducido en efectos fue de 690.787,4 pesos y los impuestos aduaneros recaudados fueron de 141.826,2 pesos. Los más de 100 barcos extranjeros que arribaron a las costas correntinas, zarparon luego hacia Montevideo cargados de productos locales. El piquete que montó Mansilla no contaba con más de 400 combatientes y el empeño de Rosas por frenar a los extranjeros quedó develado en una simple aritmética. Por qué si realmente quería hacer una muestra de patriotismo no armó un vallado con los 6 o 7 mil hombres de sus ejércitos para enfrentar a los correntinos durante más de 25 años de tiranía. Fue sin duda una fábula más de las tantas que dramatizó el dictador con el ingenio y talento que proveía su psicopatía que le significó a nuestro país un enorme atraso y una postergación a la organización nacional.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

20 de noviembre

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1845...y se producía el Combate de la Vuelta de Obligado, soberanía para Rosas, no para Corrientes: este acontecimiento fue tomado más tarde como referencia para instituir el Día de la Soberanía Nacional, aunque en realidad se peleó en favor de la soberanía del puerto de Buenos Aires, ya que no éramos una nación sino tan solo se produjo la defensa del puerto controlado por Juan Manuel de Rosas, quien mantenía el monopolio total de la entrada y salida de mercaderías del país. 
Ese combate consistió en impedir la entrada por el río Paraná de una flota anglo-francesa. Rosas no los dejaba comerciar directamente con las provincias del interior y tampoco con el Paraguay. 
El combate se produjo en la Vuelta de Obligado, a kilómetros de San Pedro, Buenos Aires. Allí, según el relato de revisionistas patrioteros, embarcaciones encadenadas de costa a costa del Paraná impidieron el paso de los extranjeros y se trabaron en lucha. Los argentinos estaban comandados por el general Lucio Norberto Mansilla y finalmente fue vulnerada la pretensión de neutralizar el paso. Al llegar esas embarcaciones a los puertos de Esquina, Goya, Bella Vista y Corrientes, realizaron un activo intercambio comercial que movió en gran medida la alicaída economía provincial. El capital introducido en efectos fue de 690.787,4 pesos y los impuestos aduaneros recaudados fueron de 141.826,2 pesos. Los más de 100 barcos extranjeros que arribaron a las costas correntinas, zarparon luego hacia Montevideo cargados de productos locales. El piquete que montó Mansilla no contaba con más de 400 combatientes y el empeño de Rosas por frenar a los extranjeros quedó develado en una simple aritmética. Por qué si realmente quería hacer una muestra de patriotismo no armó un vallado con los 6 o 7 mil hombres de sus ejércitos para enfrentar a los correntinos durante más de 25 años de tiranía. Fue sin duda una fábula más de las tantas que dramatizó el dictador con el ingenio y talento que proveía su psicopatía que le significó a nuestro país un enorme atraso y una postergación a la organización nacional.