ellitoral.com.ar

Jueves 27 de Junio de 2019 CORRIENTESPronóstico Extendido clima_sol_noche

Dolar Compra: $41,70

Dolar Venta: $43,70

Stanovnik: “Si no defendemos el derecho del ser humano a nacer, comprometemos el encuentro”

En el marco del Día del Niño por Nacer, el arzobispo de la provincia, monseñor Andrés Stanovnik, presidió una homilía en la Iglesia Catedral en la que animó a defender las dos vidas y, entre líneas, remarcó la firme oposición a la legalización del aborto.
“El deseo de ser Dios, amo absoluto de su propia vida, fue lo que precipitó al hombre hacia su desgracia. Negar el límite y las posibilidades que le otorga su condición de creatura corporal y espiritual lo conduce a la blasfemia: es decir, a renegar de su Creador”, advirtió al dar inicio a su misa.
Dicho esto señaló que “hoy asistimos a una ola engañosa que nos quiere hacer creer que Dios se reduce solo a lo que siento y percibo de él. Es algo mío, y como tal está sometido a mi dominio, y en lo mío nadie tiene derecho a meterse. Dios ya no es un interlocutor. Dios se convierte en una ficción”.  
Inmediatamente recordó a la Virgen María, y el momento en el que se anunció que sería madre de Dios. “Se dispuso toda a cumplir la voluntad de Dios, aun cuando esa voluntad le exigía correr riesgos y realizar grandes esfuerzos para cumplir fielmente la palabra que ha prometido en la Anunciación”, señaló monseñor. 
Luego, manifestó a los presentes: “Si no cuidamos y defendemos el derecho que tiene todo ser humano a nacer, y, por consiguiente, a respetar y colaborar en su desarrollo a lo largo de toda su vida, comprometemos el diálogo y el encuentro que tanto necesitamos los argentinos. El diálogo y el encuentro nacen entre los que aman, cuidan y defienden toda vida, por toda vida vale”.
Para cerrar, advirtió a los fieles a no dejarse guiar por “ideologías colonizadoras”. Sobre esto dijo: “No es de extrañar que esa iniciativa de cuidar la vida por nacer haya surgido en un pueblo, que posee en sus orígenes dos signos fuertes de vida y esperanza como son la Cruz de los Milagros y la Virgen de Itatí. Estemos atentos para que no nos quiten esos signos que nos hicieron pueblo y en su lugar coloquen los postulados colonizadores de ideologías que promueven la cultura de la muerte”, sintetizó.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Stanovnik: “Si no defendemos el derecho del ser humano a nacer, comprometemos el encuentro”

En el marco del Día del Niño por Nacer, el arzobispo de la provincia, monseñor Andrés Stanovnik, presidió una homilía en la Iglesia Catedral en la que animó a defender las dos vidas y, entre líneas, remarcó la firme oposición a la legalización del aborto.
“El deseo de ser Dios, amo absoluto de su propia vida, fue lo que precipitó al hombre hacia su desgracia. Negar el límite y las posibilidades que le otorga su condición de creatura corporal y espiritual lo conduce a la blasfemia: es decir, a renegar de su Creador”, advirtió al dar inicio a su misa.
Dicho esto señaló que “hoy asistimos a una ola engañosa que nos quiere hacer creer que Dios se reduce solo a lo que siento y percibo de él. Es algo mío, y como tal está sometido a mi dominio, y en lo mío nadie tiene derecho a meterse. Dios ya no es un interlocutor. Dios se convierte en una ficción”.  
Inmediatamente recordó a la Virgen María, y el momento en el que se anunció que sería madre de Dios. “Se dispuso toda a cumplir la voluntad de Dios, aun cuando esa voluntad le exigía correr riesgos y realizar grandes esfuerzos para cumplir fielmente la palabra que ha prometido en la Anunciación”, señaló monseñor. 
Luego, manifestó a los presentes: “Si no cuidamos y defendemos el derecho que tiene todo ser humano a nacer, y, por consiguiente, a respetar y colaborar en su desarrollo a lo largo de toda su vida, comprometemos el diálogo y el encuentro que tanto necesitamos los argentinos. El diálogo y el encuentro nacen entre los que aman, cuidan y defienden toda vida, por toda vida vale”.
Para cerrar, advirtió a los fieles a no dejarse guiar por “ideologías colonizadoras”. Sobre esto dijo: “No es de extrañar que esa iniciativa de cuidar la vida por nacer haya surgido en un pueblo, que posee en sus orígenes dos signos fuertes de vida y esperanza como son la Cruz de los Milagros y la Virgen de Itatí. Estemos atentos para que no nos quiten esos signos que nos hicieron pueblo y en su lugar coloquen los postulados colonizadores de ideologías que promueven la cultura de la muerte”, sintetizó.