El patrimonio de Notre Dame que no se podrá volver a ver
ellitoral.com.ar

Sabado 25 de Mayo de 2019 CORRIENTES12°Pronóstico Extendido clima_nublado

Dolar Compra: $43,80

Dolar Venta: $45,80

El patrimonio de Notre Dame que no se podrá volver a ver

Reliquias como una de las 70 espinas de la corona de Cristo, que se encontraba en Notre Dame, han  desapa-recido. Sin embargo son muchas las cosas que se han salvado y de las que podremos seguir disfrutando.
 

imagen_1

Por Angel Calvo
Colaboración Especial

El incendio de Notre Dame de París destruyó una parte importante de su patrimonio arquitectónico, artístico y religioso, pero el trabajo de los bomberos, además de evitar daños personales, ha permitido salvar muchos otros, en particular la estructura del edificio.

Qué se ha dañado en 
Notre Dame
La aguja.
La pérdida más visible es la aguja de la catedral, que se hundió entre las llamas apenas una hora después de iniciarse el incendio. Según el ministro de Cultura, Franck Riester, todo apunta a que fue allí donde comenzó el fuego, en una zona donde se habían iniciado obras recientemente y donde se había instalado un andamiaje de 100 metros de altura. La aguja había quedado destruida varias veces a lo largo de la historia de Notre Dame. La que se vino abajo el lunes databa de 1859 y había sido diseñada por el arquitecto Eugène Viollet le Duc.

El crucero y el transepto 
norte.
En un espacio contiguo también se hundieron el crucero y el transepto norte, y Riester dijo que hay “una gran inquietud” por la reacción de la bóveda del edificio a causa de la gran cantidad de agua que recibió de las mangueras de los bomberos.

Tres reliquias.
En el interior de la aguja había tres reliquias que no se pudieron extraer: la que se considera una de las 70 espinas de la corona de Cristo y otras dos reliquias de San Dionisio y Santa Genoveva.

Dos tercios de la cubierta.
Los muros de la catedral han quedado totalmente en pie, pero según Riester, se vinieron abajo dos tercios de la cubierta, lo que significa unos 1.000 metros cuadrados.

Los rosetones.
Los tres rosetones que representan las flores del paraíso, construidos en el siglo XIII al mismo tiempo que el conjunto del edificio, se han visto afectados pero “aparentemente no han sufrido daños catastróficos”, según Riester.

Qué se ha salvado
Las estatuas de los doce apóstoles y los cuatro evangelistas.
Estaban alrededor de la aguja, encima de la cubierta, y fueron sacadas de allí la semana pasada con una grúa para ser restauradas, y por tanto han quedado a salvo.

El mayor órgano.
De los tres órganos de la catedral, se sabe que el mayor -uno de los más célebres del mundo, con cinco teclados y cerca de 8.000 tubos- ha quedado intacto. Se encuentra ubicado justo a la entrada del edificio, una de las partes del edificio que ha sufrido menos. De los otros dos no hay datos fiables todavía.

Las torres y la fachada.
Auténticas joyas del arte Gótico, las torres Norte y Sur y la fachada de Notre Dame, que dan a la catedral su icónica imagen. En esa fachada está el Pórtico del Juicio, esculpido e instalado entre 1220 y 1230, a partir del relato del Evangelio de San Mateo.

El Tesoro de Notre Dame.
Fue una de las primeras cosas que se extrajeron. Dentro de ese “tesoro” está la túnica de lino del rey San Luis, del siglo XIII, pero también la corona de espinas y otras reliquias de la Pasión de Cristo, como un clavo de la crucifixión y un trozo de la cruz.

Los cuadros “Mays”.
Alrededor de una cincuentena de los cuadros conocidos como los “Mays”, que forman parte de una serie de 76 regalados por la cofradía de los orfebres de París en homenaje a la Virgen María entre 1630 y 1707, se encontraban en el interior de la catedral. Algunos de ellos fueron extraídos y trasladados hasta el Ayuntamiento. Dentro han permanecido el resto, en las capillas laterales de las naves. Riester precisó que los daños que se han apreciado hasta ahora se deben más al humo que al fuego. Probablemente no podrán sacarse hasta el viernes por motivos de seguridad y, cuando se haga eso, se trasladarán al Louvre para su restauración.
Más info en www.efetur.com

 

¿Reconstrucción o copia?

La catedral de Notre Dame de París era, hasta la semana pasada, uno de los monumentos más visitado del mundo, con cerca de 14 millones de visitas anuales. Apenas transcurridas 24 horas tras el incendio que ha devorado esta joya del gótico francés, ya se han comenzado a movilizar recursos económicos para su reconstrucción. Ello abrirá el eterno debate sobre las obras originales y las copias: ¿Se hará una reproducción fiel? ¿Tendrá el mismo valor arquitectónico? ¿Despertarán los elementos replicados idénticas emociones entre la gente? En cualquier caso, no será el primer monumento que renace de sus cenizas. Como ocurrió con la torre del Campanile de Venecia, en la plaza de San Marco, hundida en 1902. O el Palacio Real y la antigua ciudad de Varsovia, Frankfurt / Main, el Palacio Real de Vilnius en Lituania, la iglesia Frauenkirche de Dresden en Alemania, el monasterio de Montecassino en Italia, entre muchos otros. 

¿Te gustó la nota?

SARAMPION

Una asistente de vuelo de El Al, la aerolínea nacional israelí, se encuentra en coma después de enfermarse por sarampión en un vuelo que despegó de Nueva York con destino a Tel Aviv, según el Ministerio de Salud de Israel. La mujer, de 43 años, sufre de una complicación relacionada con el sarampión de encefalitis, según Eyal Basson, un portavoz del Ministerio de Salud de Israel. Los funcionarios advirtieron a las personas que estaban a bordo del vuelo deben buscar atención médica con urgencia si tienen síntomas de fiebre, primera señal de una enfermedad que es altamente contagiosa.

Comentarios
Logo

El patrimonio de Notre Dame que no se podrá volver a ver

Reliquias como una de las 70 espinas de la corona de Cristo, que se encontraba en Notre Dame, han  desapa-recido. Sin embargo son muchas las cosas que se han salvado y de las que podremos seguir disfrutando.
 

Por Angel Calvo
Colaboración Especial

El incendio de Notre Dame de París destruyó una parte importante de su patrimonio arquitectónico, artístico y religioso, pero el trabajo de los bomberos, además de evitar daños personales, ha permitido salvar muchos otros, en particular la estructura del edificio.

Qué se ha dañado en 
Notre Dame
La aguja.
La pérdida más visible es la aguja de la catedral, que se hundió entre las llamas apenas una hora después de iniciarse el incendio. Según el ministro de Cultura, Franck Riester, todo apunta a que fue allí donde comenzó el fuego, en una zona donde se habían iniciado obras recientemente y donde se había instalado un andamiaje de 100 metros de altura. La aguja había quedado destruida varias veces a lo largo de la historia de Notre Dame. La que se vino abajo el lunes databa de 1859 y había sido diseñada por el arquitecto Eugène Viollet le Duc.

El crucero y el transepto 
norte.
En un espacio contiguo también se hundieron el crucero y el transepto norte, y Riester dijo que hay “una gran inquietud” por la reacción de la bóveda del edificio a causa de la gran cantidad de agua que recibió de las mangueras de los bomberos.

Tres reliquias.
En el interior de la aguja había tres reliquias que no se pudieron extraer: la que se considera una de las 70 espinas de la corona de Cristo y otras dos reliquias de San Dionisio y Santa Genoveva.

Dos tercios de la cubierta.
Los muros de la catedral han quedado totalmente en pie, pero según Riester, se vinieron abajo dos tercios de la cubierta, lo que significa unos 1.000 metros cuadrados.

Los rosetones.
Los tres rosetones que representan las flores del paraíso, construidos en el siglo XIII al mismo tiempo que el conjunto del edificio, se han visto afectados pero “aparentemente no han sufrido daños catastróficos”, según Riester.

Qué se ha salvado
Las estatuas de los doce apóstoles y los cuatro evangelistas.
Estaban alrededor de la aguja, encima de la cubierta, y fueron sacadas de allí la semana pasada con una grúa para ser restauradas, y por tanto han quedado a salvo.

El mayor órgano.
De los tres órganos de la catedral, se sabe que el mayor -uno de los más célebres del mundo, con cinco teclados y cerca de 8.000 tubos- ha quedado intacto. Se encuentra ubicado justo a la entrada del edificio, una de las partes del edificio que ha sufrido menos. De los otros dos no hay datos fiables todavía.

Las torres y la fachada.
Auténticas joyas del arte Gótico, las torres Norte y Sur y la fachada de Notre Dame, que dan a la catedral su icónica imagen. En esa fachada está el Pórtico del Juicio, esculpido e instalado entre 1220 y 1230, a partir del relato del Evangelio de San Mateo.

El Tesoro de Notre Dame.
Fue una de las primeras cosas que se extrajeron. Dentro de ese “tesoro” está la túnica de lino del rey San Luis, del siglo XIII, pero también la corona de espinas y otras reliquias de la Pasión de Cristo, como un clavo de la crucifixión y un trozo de la cruz.

Los cuadros “Mays”.
Alrededor de una cincuentena de los cuadros conocidos como los “Mays”, que forman parte de una serie de 76 regalados por la cofradía de los orfebres de París en homenaje a la Virgen María entre 1630 y 1707, se encontraban en el interior de la catedral. Algunos de ellos fueron extraídos y trasladados hasta el Ayuntamiento. Dentro han permanecido el resto, en las capillas laterales de las naves. Riester precisó que los daños que se han apreciado hasta ahora se deben más al humo que al fuego. Probablemente no podrán sacarse hasta el viernes por motivos de seguridad y, cuando se haga eso, se trasladarán al Louvre para su restauración.
Más info en www.efetur.com

 

¿Reconstrucción o copia?

La catedral de Notre Dame de París era, hasta la semana pasada, uno de los monumentos más visitado del mundo, con cerca de 14 millones de visitas anuales. Apenas transcurridas 24 horas tras el incendio que ha devorado esta joya del gótico francés, ya se han comenzado a movilizar recursos económicos para su reconstrucción. Ello abrirá el eterno debate sobre las obras originales y las copias: ¿Se hará una reproducción fiel? ¿Tendrá el mismo valor arquitectónico? ¿Despertarán los elementos replicados idénticas emociones entre la gente? En cualquier caso, no será el primer monumento que renace de sus cenizas. Como ocurrió con la torre del Campanile de Venecia, en la plaza de San Marco, hundida en 1902. O el Palacio Real y la antigua ciudad de Varsovia, Frankfurt / Main, el Palacio Real de Vilnius en Lituania, la iglesia Frauenkirche de Dresden en Alemania, el monasterio de Montecassino en Italia, entre muchos otros.