ellitoral.com.ar

Sabado 28de Marzo de 2020CORRIENTES21°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$60,50

Dolar Venta:$65,50

CORRIENTES:

Carreros y recicladores piden permiso para trabajar de manera reducida en los barrios

Referentes de la unión local señalaron que la actividad de recolección de materiales para el reciclado está totalmente paralizada. Solicitan poder recoger plásticos en horarios reducidos, bajo estrictos controles y cumpliendo con los protocolos vigentes para evitar la propagación del coronavirus.
 

imagen_0

La medida nacional de aislamiento social obligatorio decretado por el Gobierno de la Nación ante la pandemia de coronavirus afectó de manera significativa a los sectores que comprenden a la economía informal local y donde los carreros y recicladores de la ciudad no se encuentran ajenos de las pérdidas. Desde la asociación que nuclea a unas 24 cooperativa de reciclaje manifestaron que unas 300 personas no cuentan con ningún tipo de ingresos debido a la imposibilidad de poder circular con los carros en la búsqueda de residuos, y solicitarán algún permiso para poder ir reactivando la actividad de manera progresiva y cumpliendo con los protocolos y medidas de higiene necesarias para evitar la propagación del covid-19.
El aislamiento social obligatorio es una medida que fue implementada por el Gobierno de la Nación a través del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 297/2020 y regirá al menos hasta el martes 31 de marzo inclusive.
El aislamiento social obligatorio que paralizó la mayor parte el movimiento en las calles de la ciudad generó condiciones muy adversas en los sectores que componen la economía informal capitalina, donde muchas familias viven día a día de actividades dispares. “La situación de los carreros y recicladores de la ciudad es muy mala porque no podemos sacar los carros para trabajar, ni siquiera dentro del barrio porque las autoridades no lo permiten. El impacto es muy negativo porque por un lado las familias que viven de la actividad tienen nulos ingresos y por otro es ambiental porque proliferan los minibasurales en las esquinas, que antes eran retirados por los trabajadores y se pueden convertir en focos infecciosos de dengue”, explicó en diálogo con El Litoral el referente de la Unión de Carreros y Recicladores de Corrientes, Cristian Piris.
Los trabajadores de la unión local solicitan la posibilidad de poder ejercer sus actividades de manera reducida, en horarios permitidos y controlados, y cumpliendo con los protocolos preventivos vigentes. “A través del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes) estamos solicitando la posibilidad de poder ir reactivando de a poco el trabajo de los carreros y recicladores porque estamos comprendidos en las excepciones del artículo N° 6 del DNU presidencial de actividades esenciales. Pero es necesario que lo puedan aplicar las autoridades provinciales y municipales que son los encargados de los controles en los barrios de la Capital y donde se registraron las detenciones de los carros”, señaló el referente de los carreros.
“Nosotros comprendemos y acompañamos las medidas tomadas porque son necesarias para la salud pública y el cuidado de la ciudadanía. Pero también necesitamos que las familias trabajen porque la unión comprende unas 24 unidades productivas y cooperativas que representan a unas 300 personas de 26 barrios distintos que viven de lo que generan día a día y actualmente no tienen ingresos porque no pueden trabajar. Vamos a cumplir con los protocolos y las medidas y solo pedimos poder trabajar en los barrios y de forma reducida al menos porque la actividad quieta nos va a perjudicar mucho”, expresó Piris.
La Unión de Carreros y Recicladores de Corrientes forma parte de la Federación de Trabajadores de Corrientes (Fetrac) y se encarga de recoger plásticos y elementos que pueden ser tratados y comercializados para poder ser reutilizados. Uno de los principales puntos de entrega de la producción de las unidades productivas locales es la Cooperativa Proyecto Fortaleza, ubicada en el barrio Ongay, pero a raíz de la medida de aislamiento social, los materiales no pueden ser transportados hasta el lugar.
Vale recordar que algunos de los trabajadores que forman parte de la unión local se encuentran contemplados en las medidas de asistencia social y económica anunciados por el Gobierno de la Nación Argentina.
(FC)

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Carreros y recicladores piden permiso para trabajar de manera reducida en los barrios

Referentes de la unión local señalaron que la actividad de recolección de materiales para el reciclado está totalmente paralizada. Solicitan poder recoger plásticos en horarios reducidos, bajo estrictos controles y cumpliendo con los protocolos vigentes para evitar la propagación del coronavirus.
 

La medida nacional de aislamiento social obligatorio decretado por el Gobierno de la Nación ante la pandemia de coronavirus afectó de manera significativa a los sectores que comprenden a la economía informal local y donde los carreros y recicladores de la ciudad no se encuentran ajenos de las pérdidas. Desde la asociación que nuclea a unas 24 cooperativa de reciclaje manifestaron que unas 300 personas no cuentan con ningún tipo de ingresos debido a la imposibilidad de poder circular con los carros en la búsqueda de residuos, y solicitarán algún permiso para poder ir reactivando la actividad de manera progresiva y cumpliendo con los protocolos y medidas de higiene necesarias para evitar la propagación del covid-19.
El aislamiento social obligatorio es una medida que fue implementada por el Gobierno de la Nación a través del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 297/2020 y regirá al menos hasta el martes 31 de marzo inclusive.
El aislamiento social obligatorio que paralizó la mayor parte el movimiento en las calles de la ciudad generó condiciones muy adversas en los sectores que componen la economía informal capitalina, donde muchas familias viven día a día de actividades dispares. “La situación de los carreros y recicladores de la ciudad es muy mala porque no podemos sacar los carros para trabajar, ni siquiera dentro del barrio porque las autoridades no lo permiten. El impacto es muy negativo porque por un lado las familias que viven de la actividad tienen nulos ingresos y por otro es ambiental porque proliferan los minibasurales en las esquinas, que antes eran retirados por los trabajadores y se pueden convertir en focos infecciosos de dengue”, explicó en diálogo con El Litoral el referente de la Unión de Carreros y Recicladores de Corrientes, Cristian Piris.
Los trabajadores de la unión local solicitan la posibilidad de poder ejercer sus actividades de manera reducida, en horarios permitidos y controlados, y cumpliendo con los protocolos preventivos vigentes. “A través del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes) estamos solicitando la posibilidad de poder ir reactivando de a poco el trabajo de los carreros y recicladores porque estamos comprendidos en las excepciones del artículo N° 6 del DNU presidencial de actividades esenciales. Pero es necesario que lo puedan aplicar las autoridades provinciales y municipales que son los encargados de los controles en los barrios de la Capital y donde se registraron las detenciones de los carros”, señaló el referente de los carreros.
“Nosotros comprendemos y acompañamos las medidas tomadas porque son necesarias para la salud pública y el cuidado de la ciudadanía. Pero también necesitamos que las familias trabajen porque la unión comprende unas 24 unidades productivas y cooperativas que representan a unas 300 personas de 26 barrios distintos que viven de lo que generan día a día y actualmente no tienen ingresos porque no pueden trabajar. Vamos a cumplir con los protocolos y las medidas y solo pedimos poder trabajar en los barrios y de forma reducida al menos porque la actividad quieta nos va a perjudicar mucho”, expresó Piris.
La Unión de Carreros y Recicladores de Corrientes forma parte de la Federación de Trabajadores de Corrientes (Fetrac) y se encarga de recoger plásticos y elementos que pueden ser tratados y comercializados para poder ser reutilizados. Uno de los principales puntos de entrega de la producción de las unidades productivas locales es la Cooperativa Proyecto Fortaleza, ubicada en el barrio Ongay, pero a raíz de la medida de aislamiento social, los materiales no pueden ser transportados hasta el lugar.
Vale recordar que algunos de los trabajadores que forman parte de la unión local se encuentran contemplados en las medidas de asistencia social y económica anunciados por el Gobierno de la Nación Argentina.
(FC)