Del resguardo sanitario a la preocupación por los puestos, efectos de la pandemia en privados
ellitoral.com.ar

Viernes 29de Mayo de 2020CORRIENTES14°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$65,25

Dolar Venta:$70,25

Del resguardo sanitario a la preocupación por los puestos, efectos de la pandemia en privados

En Corrientes hay sectores donde se extremaron las medidas sanitarias debido a que deben prestar servicios esenciales, según un relevamiento de El Litoral. Bajó la producción en algunas actividades. La situación de textiles, telefónicos, cerveceros, obreros de la construcción, bancarios y el comercio.
 

imagen_0

Los efectos del Covid-19 sobre la economía atraviesan a los empleados privados. En Corrientes hay sectores donde se extremaron medidas sanitarias de prevención, debido a que deben prestar servicios esenciales. En otros, hubo reclamos para resguardar a los trabajadores. También, preocupación por la reactivación y por los puestos laborales en medio de la pandemia.
Luego de haber sufrido los coletazos de una economía con puros vaivenes tanto en lo cambiario como en la inflación, la industria textil busca cómo mantenerse a flote. En Corrientes hay aproximadamente 1.200 trabajadores que dependen del sector, quienes en la actualidad están a la espera de que el aislamiento social obligatorio y preventivo rinda sus frutos.
“El mismo jueves que el presidente de la Nación (Alberto Fernández) anunció el aislamiento social llegamos a un acuerdo y todas las plantas cerraron sus puertas”, dijo a El Litoral el secretario general de la Asociación Obrera Textil (AOT) de Corrientes, Raúl Esquivel. Un aspecto fundamental de lo conversado es que “los sueldos están garantizados”, según informó el sindicalista.
Sin embargo, se desconoce a ciencia cierta cómo evolucionará la industria más adelante, como así las medidas de prevención. En Argentina existe consenso que se dará prioridad a la salud, por lo tanto, se aplicarán acciones de protección de la población para evitar la propagación del coronavirus. Aunque se mantiene cautela en términos económicos.
En la industria textil la situación no es sencilla. “En abril podría quebrarse la cadena de pago”, indicó el sindicalista en caso de no contenerse al sector, principalmente, a las pequeñas hilanderías. “Tenemos que esperar para saber qué va a pasar, si seguiremos con la cuarentena”, indicó. De extenderse el período de aislamiento, los sindicatos también tendrán que ir a conversar con las empresas para determinar nuevos acuerdos en este marco.
“Con todas las medidas de prevención, los telefónicos están garantizando las comunicaciones y las transmisiones de datos e imágenes en toda la provincia”, dijo a El Litoral el secretario adjunto del Sindicato de Telefónicos Corrientes, Rodolfo “Tito” Cerdán. El sector es una de las actividades exceptuadas por el DNU del presidente Alberto Fernández que establece el aislamiento social, preventivo y obligatorio en todo el territorio nacional.
En Corrientes son un poco más de 300 los trabajadores que prestan servicios. Se dividen en varias áreas, con los resguardos sanitarios para desempeñarse en la calle, se encuentran quienes se desempeñan como servicio técnico. En tanto, el área de atención al cliente teletrabaja desde sus hogares. Las oficinas, no obstante, están cerradas al público.
“Se establecieron las condiciones laborales con la empresa y no hubo inconvenientes. Se está brindando un servicio óptimo”, indicó el gremialista. No obstante, como titular de las 62 Organizaciones Sindicales Peronistas de Corrientes, Cerdán manifestó su preocupación ante la necesidad de generar una mesa tripartita de trabajo entre Estado, sindicatos y empresas para coordinar acciones en el marco de la emergencia. Estos presentaron una propuesta a la Subsecretaría de Trabajo de la Provincia, a cargo de Jorge Rivolta. No obstante, aclaró: “Somos respetuosos de que la convocatoria la debe hacer el Estado, que es el que está a cargo de coordinar en la emergencia”.
Desde la Unión Obrera de la Construcción de la República (Uocra) delegación Corrientes, por su parte, repudiaron los anuncios de despidos en la empresa Techint en provincias como Neuquén, Buenos Aires y Tucumán, la cual emplea a unos 100 correntinos. Manifestaron su preocupación local ante el peligro de una réplica con pérdidas de fuentes laborales por una reducción en la obra pública y privada, según expresaron desde el sindicato.
Indicaron que unos 1.200 trabajadores podrían estar afectados ante esta desaceleración en toda la provincia. Actualmente hay algunas obras paralizadas y muy pocas en marcha, según expuso. “Llamamos a la cordura a los empresarios locales para que no despidan a los trabajadores, que no se corte por el eslabón más débil de la cadena”, dijo a El Litoral el secretario general de Uocra Corrientes, Juan de Dios Avalos.
Según informaron desde la delegación local de la Uocra, algunas empresas privadas comenzaron con los despidos. “El viernes largaron a 120 trabajadores”, indicó el sindicalista. Avalos señaló a este diario que están en riesgo unos 1.200 puestos laborales relacionados con la obra pública provincial. Según expuso, algunas de las de mayor envergadura que esperan puedan sostenerse son la nueva cárcel que se erige en San Cayetano, que emplea a unas 300 personas; la línea de 500 KV que une Rincón Santa María con Puerto Bastiani; como así la construcción de escuelas y jardines de infantes en el interior de la provincia.
“Entendemos que estamos en una situación de emergencia, pero en esta situación deberíamos ayudarnos entre todos”, dijo Avalos. Una de las posibilidades consiste en contemplar algún tipo de herramienta o mecanismo para que se pueda compensar a los obreros. Indicó, no obstante, que mantienen el diálogo abierto con empresas y el Gobierno.
Una industria que continuó operando fue la de cervezas. Al estar contemplada como producción alimenticia los trabajadores siguen en sus puestos de trabajo. Según informaron a El Litoral desde el sindicato de Cerveceros de Corrientes, se sumaron a un reclamo para que los trabajadores queden exentos debido a que consideran “se trata de una actividad no esencial”. Sin embargo, el Ministerio de Trabajo de la Nación no dio lugar al pedido y dictó la conciliación obligatoria.
En este sentido la Confederación de Asociaciones Sindicales de Industrias Alimenticias solicitaron al Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación que se exceptúe a algunas actividades del sector como galletitas, turrones, cervezas, helados, alfajores, entre otros, de la producción obligatoria. Hasta el momento, según informaron a este diario, no tuvieron ninguna respuesta.
“En este momento nos encontramos trabajando. Bajó el volumen de producción, pero se sigue. Cuidamos de nuestros compañeros para que la empresa le provea de todos los insumos necesarios y se está cumpliendo con responsabilidad”, informó a El Litoral el secretario general de Cerveceros Corrientes, José Saúl López.
Por otra parte, desde el Sindicato de Empleados de Comercio de Corrientes solicitaron se extremen las medidas de prevención para los trabajadores del sector y están en estado de alerta por despidos. En tanto, desde la Asociación Bancaria de Corrientes informaron que los empleados no atenderán al público hasta el 31 de marzo. Sólo se presentará personal esencial a puertas cerradas. 
(MB)

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Del resguardo sanitario a la preocupación por los puestos, efectos de la pandemia en privados

En Corrientes hay sectores donde se extremaron las medidas sanitarias debido a que deben prestar servicios esenciales, según un relevamiento de El Litoral. Bajó la producción en algunas actividades. La situación de textiles, telefónicos, cerveceros, obreros de la construcción, bancarios y el comercio.
 

Los efectos del Covid-19 sobre la economía atraviesan a los empleados privados. En Corrientes hay sectores donde se extremaron medidas sanitarias de prevención, debido a que deben prestar servicios esenciales. En otros, hubo reclamos para resguardar a los trabajadores. También, preocupación por la reactivación y por los puestos laborales en medio de la pandemia.
Luego de haber sufrido los coletazos de una economía con puros vaivenes tanto en lo cambiario como en la inflación, la industria textil busca cómo mantenerse a flote. En Corrientes hay aproximadamente 1.200 trabajadores que dependen del sector, quienes en la actualidad están a la espera de que el aislamiento social obligatorio y preventivo rinda sus frutos.
“El mismo jueves que el presidente de la Nación (Alberto Fernández) anunció el aislamiento social llegamos a un acuerdo y todas las plantas cerraron sus puertas”, dijo a El Litoral el secretario general de la Asociación Obrera Textil (AOT) de Corrientes, Raúl Esquivel. Un aspecto fundamental de lo conversado es que “los sueldos están garantizados”, según informó el sindicalista.
Sin embargo, se desconoce a ciencia cierta cómo evolucionará la industria más adelante, como así las medidas de prevención. En Argentina existe consenso que se dará prioridad a la salud, por lo tanto, se aplicarán acciones de protección de la población para evitar la propagación del coronavirus. Aunque se mantiene cautela en términos económicos.
En la industria textil la situación no es sencilla. “En abril podría quebrarse la cadena de pago”, indicó el sindicalista en caso de no contenerse al sector, principalmente, a las pequeñas hilanderías. “Tenemos que esperar para saber qué va a pasar, si seguiremos con la cuarentena”, indicó. De extenderse el período de aislamiento, los sindicatos también tendrán que ir a conversar con las empresas para determinar nuevos acuerdos en este marco.
“Con todas las medidas de prevención, los telefónicos están garantizando las comunicaciones y las transmisiones de datos e imágenes en toda la provincia”, dijo a El Litoral el secretario adjunto del Sindicato de Telefónicos Corrientes, Rodolfo “Tito” Cerdán. El sector es una de las actividades exceptuadas por el DNU del presidente Alberto Fernández que establece el aislamiento social, preventivo y obligatorio en todo el territorio nacional.
En Corrientes son un poco más de 300 los trabajadores que prestan servicios. Se dividen en varias áreas, con los resguardos sanitarios para desempeñarse en la calle, se encuentran quienes se desempeñan como servicio técnico. En tanto, el área de atención al cliente teletrabaja desde sus hogares. Las oficinas, no obstante, están cerradas al público.
“Se establecieron las condiciones laborales con la empresa y no hubo inconvenientes. Se está brindando un servicio óptimo”, indicó el gremialista. No obstante, como titular de las 62 Organizaciones Sindicales Peronistas de Corrientes, Cerdán manifestó su preocupación ante la necesidad de generar una mesa tripartita de trabajo entre Estado, sindicatos y empresas para coordinar acciones en el marco de la emergencia. Estos presentaron una propuesta a la Subsecretaría de Trabajo de la Provincia, a cargo de Jorge Rivolta. No obstante, aclaró: “Somos respetuosos de que la convocatoria la debe hacer el Estado, que es el que está a cargo de coordinar en la emergencia”.
Desde la Unión Obrera de la Construcción de la República (Uocra) delegación Corrientes, por su parte, repudiaron los anuncios de despidos en la empresa Techint en provincias como Neuquén, Buenos Aires y Tucumán, la cual emplea a unos 100 correntinos. Manifestaron su preocupación local ante el peligro de una réplica con pérdidas de fuentes laborales por una reducción en la obra pública y privada, según expresaron desde el sindicato.
Indicaron que unos 1.200 trabajadores podrían estar afectados ante esta desaceleración en toda la provincia. Actualmente hay algunas obras paralizadas y muy pocas en marcha, según expuso. “Llamamos a la cordura a los empresarios locales para que no despidan a los trabajadores, que no se corte por el eslabón más débil de la cadena”, dijo a El Litoral el secretario general de Uocra Corrientes, Juan de Dios Avalos.
Según informaron desde la delegación local de la Uocra, algunas empresas privadas comenzaron con los despidos. “El viernes largaron a 120 trabajadores”, indicó el sindicalista. Avalos señaló a este diario que están en riesgo unos 1.200 puestos laborales relacionados con la obra pública provincial. Según expuso, algunas de las de mayor envergadura que esperan puedan sostenerse son la nueva cárcel que se erige en San Cayetano, que emplea a unas 300 personas; la línea de 500 KV que une Rincón Santa María con Puerto Bastiani; como así la construcción de escuelas y jardines de infantes en el interior de la provincia.
“Entendemos que estamos en una situación de emergencia, pero en esta situación deberíamos ayudarnos entre todos”, dijo Avalos. Una de las posibilidades consiste en contemplar algún tipo de herramienta o mecanismo para que se pueda compensar a los obreros. Indicó, no obstante, que mantienen el diálogo abierto con empresas y el Gobierno.
Una industria que continuó operando fue la de cervezas. Al estar contemplada como producción alimenticia los trabajadores siguen en sus puestos de trabajo. Según informaron a El Litoral desde el sindicato de Cerveceros de Corrientes, se sumaron a un reclamo para que los trabajadores queden exentos debido a que consideran “se trata de una actividad no esencial”. Sin embargo, el Ministerio de Trabajo de la Nación no dio lugar al pedido y dictó la conciliación obligatoria.
En este sentido la Confederación de Asociaciones Sindicales de Industrias Alimenticias solicitaron al Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación que se exceptúe a algunas actividades del sector como galletitas, turrones, cervezas, helados, alfajores, entre otros, de la producción obligatoria. Hasta el momento, según informaron a este diario, no tuvieron ninguna respuesta.
“En este momento nos encontramos trabajando. Bajó el volumen de producción, pero se sigue. Cuidamos de nuestros compañeros para que la empresa le provea de todos los insumos necesarios y se está cumpliendo con responsabilidad”, informó a El Litoral el secretario general de Cerveceros Corrientes, José Saúl López.
Por otra parte, desde el Sindicato de Empleados de Comercio de Corrientes solicitaron se extremen las medidas de prevención para los trabajadores del sector y están en estado de alerta por despidos. En tanto, desde la Asociación Bancaria de Corrientes informaron que los empleados no atenderán al público hasta el 31 de marzo. Sólo se presentará personal esencial a puertas cerradas. 
(MB)