Sabado 24de Octubre de 2020CORRIENTES32°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$77,50

Dolar Venta:$83,50

Sabado 24de Octubre de 2020CORRIENTES32°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$77,50

Dolar Venta:$83,50

/Ellitoral.com.ar/ Campo

Economía y metodología enfrentando al COV-19 en Educación

Magister Graciela Satóstegui

haschirsat@gmail.com

 

La interrupción del ciclo escolar ha significado una oportunidad en materia de adaptación e innovación de los sistemas de enseñanza, lo que puede significar enormes avances, pero que también puede implicar una acentuación de las brechas educativas preexistentes, entre estudiantes de situación más vulnerable y aquellos más aventajados en cuanto a resultados de aprendizaje.

El informe preparado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe, resalta la contracción de la actividad económica  que se proyecta para la región, y llama a poner urgente atención en la necesidad de salvaguardar, el financiamiento como una prioridad fundamental, para proteger a los sistemas educativos nacionales de la exacerbación de  desigualdades en el acceso a la educación y la crisis de aprendizaje.

Referido a la calidad y pertinencia, opinan los expertos, centrarse en la mejora de los contenidos de los programas de estudios, (relacionados con la salud y el bienestar, en particular) y en el apoyo especializado al personal docente, asegurando condiciones contractuales y laborales adecuadas, orientadas a la formación docente para la educación a distancia y el retorno a clases, y el apoyo socioemocional para trabajar con los y los estudiantes y sus familias.

Estos desafíos son un llamado específico al cumplimiento del derecho a la educación. 

 

Es muy probable que los ministros de educación no hayan tenido tiempo ni para abrir el periódico en las últimas semanas. También, los medios de subsistencia de muchas familias, se han visto afectados por la pandemia y lo más probable es que esto se mantenga en el futuro. La OIT aporta que las horas de trabajo descenderán en 7% en el 2020, lo que equivale a la pérdida de, por lo menos, 195 millones de puestos de trabajo en todo el mundo. Se prevé que la pandemia llevará a 40-60 millones más de niños a la pobreza extrema. 

¿Cómo harán los países para superarlo? Dependerá en parte del impacto fiscal de la pandemia. Esto es aquellos con un margen fiscal limitado, el financiamiento deberá provenir de presupuestos existentes y mediante un mejor uso de los recursos con los que se cuenta. Análisis  detallado en notas anteriores.

La crisis también enfatiza la necesidad de mejorar la cobertura y calidad de la información sobre financiamiento de la educación, con el fin de ser más capaces de monitorear los planes de gasto y evaluar si los recursos se están usando de manera efectiva.

Debido a que son los niños de hoy quienes pagarán las deudas en las que se incurra, para responder ante la crisis del COVID-19, lo justo y sensible sería que todos los países encuentren la forma de proteger el aprendizaje y su financiamiento de la educación.

Argentina, datos estadísticos de la crisis: ¿Cambiarán metodologías para adaptar los circuitos del proceso estadístico?

En INDEC, toda opción técnicamente posible será previamente testeada y validada por el cuerpo técnico del organismo, para asegurar los estándares de calidad y excelencia que guían al Instituto. Se trabaja coordinadamente con la comunidad estadística internacional para adoptar las mejores recomendaciones de manera conjunta. En caso de aplicar algún cambio metodológico será documentado y comunicado oportunamente.

Aún así nos preguntamos si ¿Puede el INDEC proyectar estadísticamente el impacto del  COVID-19? El INDEC no realiza proyecciones de indicadores de coyuntura. Los fenómenos que se registren en las operaciones estadísticas por el impacto de la COVID-19 se publicarán en base a los principios de buenas prácticas y de acuerdo a la programación del calendario de difusión.

Consultar todas las medidas recomendadas por la autoridad sanitaria argentina para protegernos y proteger a nuestras familias del contagio de la COVID-19 en: https://www.argentina.gob.ar/salud

Aglomerados observados por posibles contagios en Argentina:

Para contener el contagio de la COVID-19, se cerraron fronteras y restringieron la circulación de las personas. Sobre todo en los aglomerados citados. 

Las restricciones a la circulación de las personas para la contención de la COVID-19 ha modificado sustantivamente el funcionamiento de la economía real. Se calcula, entonces, el impacto de esta situación excepcional, de acuerdo  al Estimador mensual de la actividad  económica. Sin un tratamiento específico, el dato atípico conllevaría un brusco cambio  en la tendencia. 

Datos Mundiales

El mundo ya enfrentaba una crisis de aprendizajes. 258 millones de niños y jóvenes en edad escolar estaban fuera de la escuela. Y una baja calidad educativa significaba que, muchos de ellos que estaban escolarizados, aprendían demasiado poco. Agregado a ello que la tasa de pobreza de aprendizajes en los países de ingreso bajo y de ingreso mediano era del 53 %, lo que significaba que más de la mitad de los niños de 10 años no podían leer y comprender un relato sencillo adecuado para su edad. Peor aún, la crisis no estaba distribuida de manera equitativa: los niños y jóvenes más desfavorecidos eran quienes menos acceso tenían a la escuela, con tasas de deserción escolar más altas y mayores déficits en el aprendizaje. Todo esto significa que el mundo ya estaba bastante alejado de poder cumplir con el Objetivo de Desarrollo Sostenible  que compromete a todas las naciones a garantizar que, entre otros estándares ambiciosos, “todas las niñas y todos los niños terminen la enseñanza primaria y secundaria, que ha de ser gratuita, equitativa y de calidad”.

 

Colisiones mundiales sin antecedentes en Educación

 

Modelo tentativo para agrupar las políticas educativas, tendientes a enfrentar la pandemia, gestionar la continuidad, y optimizar y activar el aprendizaje 

 

Fuente Banco Mundial 2020

Además de proteger a los estudiantes y a las familias para que no se infecten, muchos países implementan programas complementarios de nutrición o transferencias monetarias a fin de asegurarse de que los estudiantes que suelen depender de programas de alimentación escolar no sufran hambre. 

Los mejores programas han aprovechado plataformas (como televisión, radio y teléfonos celulares) que pueden llegar a cada niño, independientemente del ingreso. Se protegió la salud, la seguridad y la nutrición.

Otras medidas sugeridas en  vigencia: 

Evitar la pérdida de aprendizaje mediante el mismo a distancia • Aprovechar la educación terciaria a medida que las escuelas reabran: • Evitar el aumento de deserciones • Proteger la salud y la seguridad en la escuela • Prepararse para reaperturas escalonadas y parciales • Preparar a los docentes para evaluar las pérdidas del aprendizaje y reducir las deficiencias en el aprendizaje • Proporcionar financiamiento adecuado para cubrir lo que se necesite para la recuperación en especial en el caso de los estudiantes vulnerables Implementar enfoques de respuesta a la COVID-19 eficientes (p. ej., incorporar el aprendizaje a distancia, enseñar al nivel correcto, hacer un seguimiento de los estudiantes en riesgo para evitar la deserción escolar) • Concentrarse en reconstruir mejores sistemas educativos • Proteger y mejorar el financiamiento para la educación Enfrentar la pandemia y gestionar la continuidad mejora y aceleración de los procesos. Aprovechar las oportunidades para que la educación sea la meta  más inclusiva, eficiente y resiliente que antes de la crisis 

Reabrir las escuelas puede ser complejo. Insistir en aperturas escalonadas y posibles ciclos de nuevos cierres en caso de brotes de la enfermedad. 

Para llevar adelante estas iniciativas se necesitarán orientación y materiales claros para el nivel del sistema educativo de que se trate, así como capacitación específica y práctica para directivos y docentes. También se requerirán recursos sustanciales, lo que significa que deben protegerse los presupuestos educativos, en un momento en el que las familias tendrán menos posibilidades de apoyar la educación en sus hogares y en el que la demanda sobre las escuelas públicas podría aumentar. 

Esto generará una oportunidad. Es importante aprovecharla para reconstruir mejor. Las innovaciones que se produzcan en los períodos en los que se enfrenta la situación y se gestiona la continuidad habrán demostrado lo que puede hacerse cuando los países utilizan los enfoques más eficaces y equitativos para reducir las diferencias en el aprendizaje para todos los niños. Es fundamental aprender de estos resultados positivos e integrarlos en los procesos ordinarios, incluso a través de un uso más eficaz de la tecnología en sistemas de aprendizaje remoto, sistemas de alerta temprana para evitar la deserción escolar, pedagogía y planes de estudio para enseñar en el nivel correcto y generar habilidades básicas, y mayor apoyo para padres, docentes y estudiantes (incluido apoyo socioemocional).

El impulso para mejorar la educación debe comenzar ahora mismo 

Convertir los sistemas en más eficientes, ágiles y resilientes. Una visión y una acción proactiva ayudarán no solo a reducir el daño que cause la crisis actual, sino que podrían convertir la recuperación en crecimiento real. Las sociedades tienen una verdadera oportunidad de “reconstruir mejor”. Deben aprovecharla.

 

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error