Sabado 10de Diciembre de 2022CORRIENTES39°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$168,0

Dolar Venta:$176,0

Sabado 10de Diciembre de 2022CORRIENTES39°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$168,0

Dolar Venta:$176,0

/Ellitoral.com.ar/ Actualidad

Emotivo homenaje a Fernando Piragine Niveyro, a 58 años de su fallecimiento

La Comisión Permanente de Homenaje a Fernando Piragine Niveyro, presidida por el exsenador provincial Yamil Machado, realizó ayer un acto en homenaje al cumplirse 58 años del fallecimiento del exgobernador. Autoridades provinciales y municipales entregaron ofrendas florales en la plazoleta de avenida Juan Pujol y Plácido Martínez, donde además estuvieron las hijas del exmandatario: María Fernanda y Elvira, quienes no ocultaron su emoción al recordar a su padre.

El presidente de la Comisión, Yamil Machado, fue el encargado de iniciar el acto. “Estamos aquí, como lo hacemos todos los años, en esta fecha que se conmemora un año más del fallecimiento de un gran gobernador correntino que supo encarar una política de progreso y desarrollo para Corrientes”, dijo.

“Se cumplen 58 años del fallecimiento, el 14 de agosto de 1964 cuando en el Congreso Nacional no solo defendía a su amigo y correligionario don Arturo Frondizi sino que también lo hacía en defensa de la democracia y de las instituciones de la república”, agregó.

Para finalizar, agradeció a las autoridades presentes: el intendente Eduardo Tassano, el viceintendente Emilio Lanari, el ministro de Obras y Servicios Públicos Claudio Polich, el exgobernador Ricardo Leconte, el director propietario del diario El Litoral Carlos Alberto Romero Feris y su esposa Bertha Valdovinos  Zaputovich, la senadora Alejandra Seward, el doctor Ramón Leguizamón, entre otras personalidades. Machado, además, mencionó que el vicegobernador Pedro Braillard Poccard adhirió al acto, pero no pudo asistir por cuestiones de agenda.

Machado le otorgó el turno de la palabra al presidente de la Cámara Federal de Apelaciones, Luis González, miembro de la Comisión de Homenaje Permanente, quien rememoró a Piragine Niveyro. 

“La sola mención de Fernando Piragine Niveyro evoca la época dorada de Corriente, signada por el desarrollo y el progreso material y humano. 

Pido disculpas porque voy a referirme a alguien a quien no conocí, y a una época a la que tampoco pertenecí. Soy de la generación que disfruta hoy, como todos los correntinos, de los frutos que dejó la inigualable, señera y titánica labor que llevó a cabo Fernando Piragine Niveyro.

Supo decir mi amigo y presidente de la Comisión de Homenaje, el querido Yamil Machado, que hay dos tipos de hombres en relación a la historia: aquellos que la estudian, que la narran, que la cuentan a otras generaciones y, por otro lado, están aquellos que hacen la historia. Y la historia de Corrientes tiene a Piragine Niveyro como un protagonista central en la Corrientes del siglo XX.

En momentos como el que vivimos donde pareciera que nuestros dirigentes no pueden encontrar el rumbo en la conducción de los destinos de la Nación, se agiganta la imagen de nuestro homenajeado, quien, en muy poco tiempo, siendo muy joven, y quizás por eso mismo, forjó el destino de una provincia  y la hizo ingresar a la modernidad.

Quiero encontrar la palabra precisa que permita describir el proyecto Piragine Niveyro y no encuentro otra que la de progreso. Sí, el progreso fue el faro que guió la obra de don Fernando.

Pero ¿qué significa el progreso? El sociólogo Zygmunt Bauman nos dice que el progreso no es ninguna cualidad de la historia sino la confianza del presente en sí mismo. Henry Ford decía que el progreso no es el trabajo de la historia, es nuestro trabajo, el trabajo de nosotros, que vivimos el presente. La única historia que cuenta es la todavía no hecha, pero que está siendo hecha en este momento y debe ser hecha. 

Así es como imagino a Piragine Niveyro, con una confianza enorme en el control del presente para soñar el futuro. Solo así pudo en tan poco tiempo traer luz a Corrientes y no es una metáfora: la instalación de líneas de alta tensión y usinas a poblaciones que carecían de ellas será recordada como una de sus grandes logros.

Piragine Niveyro abrió caminos, y no estoy haciendo poesía. Durante su gestión se integró la Capital con el sur, hacía Esquina, hacia la costa del Uruguay, con la ruta hacia Paso de los Libres, hacia Posadas y también en Concepción, considerada hoy uno de los pueblos más hermosos del mundo. Donde hubo malas huellas puso caminos, donde gastadas maromas permitían cruzar ríos y arroyos, Piragine Niveyro puso puentes.

Y aunque con solo mencionar esta ínfima parte de su obra material ya se tiene ganado un destacado lugar en la historia, no sería justo olvidar su profundo sentido humanista. A nuestro homenajeado se debe la creación del Hospital San Francisco de Asís, para brindar a los enfermos mentales un servicio médico y un ámbito de tratamiento hasta ese momento inexistente. 

La educación no fue indiferente a la mirada de Fernando. Como empedradeño agradecido, legó a su pueblo la Escuela Normal Nacional que lleva su nombre, como símbolo perenne de su vocación por el progreso que tiene a la educación como motor indispensable.

Corrientes es hoy un destino turístico mundial. Su belleza geográfica, sus ríos y arroyos, y el mayor humedal de agua dulce del planeta, los Esteros del Iberá, la vuelven un destino recomendado para visitantes de todo el mundo. Y también en eso fue Piragine Niveyro un visionario. Durante su gestión se crearon hoteles de turismo en Empedrado, Goya, Curuzú Cuatiá, Esquina y Mercedes.

Pero don Fernando no solo fue un hombre de acción y obra, sino también de pluma y palabra. Como abogado fue férreo defensor de nobles causas, reclamando por los perseguidos por las dictaduras de aquellos años. Como político se destacó en su partido, la Unión Cívica Radical, que en esos tiempos se escindía tomando distintos rumbos, hallando Piragine Niveyro en el desarrollismo de don Arturo Frondizi el lugar en el que más cómodo se sentía. Pero, además, fue docente universitario, profesor de Derecho Procesal Civil, dejando la cátedra al asumir la responsabilidad de la primera magistratura. La muerte lo encontró en funciones de diputado nacional, y como dijo el doctor Palmiro Boggiano, en su discurso del 15 de agosto de 1964, “murió abrazado a su deber, como un mandato de su destino. Su muerte es por ello un ejemplo para las generaciones jóvenes”, y hago mías sus palabras: “Vivir se debe la vida de tal suerte, que viva quede en la muerte” .

Cuando uno piensa en la gigantesca obra de la que aquí solo enuncia algunas de ellas de nuestro homenajeado, uno tiene la impresión de que hay un selecto grupo de personas que nacen antes de tiempo, antes del tiempo de sus pueblos. Son sus adelantados, son los enviados del futuro para sembrar en el presente el camino que otros transitarán. Ese sentido de la trascendencia, de que la muerte es solo una pausa en el camino, de que las obras que dejamos nos hacen pervivir en cada recuerdo de cada persona que recorra esas huellas, nos reúne una vez más aquí para rendir este justo homenaje a un hombre ejemplar. 

Piragine volaba alto, no por soberbia, sino por vocación de servir a su provincia y a su patria. Por eso el aeropuerto de Corrientes lleva, con justicia, su nombre. Allá en los cielos, junto a Ñata, seguramente nos mirarán con una sonrisa”. 

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error