Domingo 25de Febrero de 2024CORRIENTES36°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$817,5

Dolar Venta:$857,5

Domingo 25de Febrero de 2024CORRIENTES36°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$817,5

Dolar Venta:$857,5

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

Defensa y seguridad: revertir tres décadas de desinversión

Por José Manuel Ugarte (*). Publicado en Clarín.

En pocos días habrá de asumir un nuevo gobierno en Argentina. La política de defensa no ha sido discutida en los debates de candidatos, ni tratada en profundidad en las plataformas electorales. Su necesidad es reconocida, pero pocas propuestas se conocen sobre ella.

No es un área que brinde buenas noticias. Hoy, Argentina tiene una Fuerza de Submarinos que desde hace 6 años carece de submarinos, blindados con más de 40 años desde su construcción sin actualizaciones, 6/8 aviones de combate construidos hace casi 50 años y modernizados hace casi 30 años con armamento incompleto, gran parte de su flota de guerra fuera de servicio, unidades militares incompletas con desproporcionado número de oficiales de alta graduación, entre otros múltiples aspectos-. Es preciso revertir tres décadas de desinversión.

Las dos administraciones precedentes no lograron mejoras significativas de la situación. La administración antecedente realizó importantes compras de material dedicado fundamentalmente a seguridad interior, mientras que la actual dispuso que los medios materiales que se incorporaran debían tener aptitud tanto para la defensa, como para el apoyo a la comunidad, adquiriendo medios materiales de utilidad secundaria para la defensa o no útiles para ella, diversificando esfuerzos en la construcción de un buque polar, bases de apoyo para la campaña antártica, transporte aéreo de fomento, etc.

Así, una valiosa iniciativa como el Fondef -fondo dedicado al reequipamiento militar- no logró cumplir adecuadamente su finalidad.

Hoy un presupuesto de defensa inferior al 1% del PBI, manifiestamente insuficiente para las necesidades de defensa de Argentina, debe afrontar también gastos propios de actividades como ayuda social, actividades antárticas, transporte aéreo de fomento, seguridad interior, etc.

Hoy, el propósito de reducción del gasto público choca contra el urgente desafío de afrontar y superar los efectos de años de desfinanciación de la defensa.

Proponemos la dedicación exclusiva del presupuesto de defensa a la defensa entendida como protección del país ante agresiones militares externas, debiendo todo gasto no relacionado con dicha finalidad ser afrontado con fondos de la jurisdicción a que corresponda la respectiva actividad, concluyendo así con las concepciones policíal y de asistencia social de la defensa.

Las Fuerzas Armadas continuarán prestando apoyo a la comunidad pero empleando para ello, ...las capacidades circunstancialmente remanentes de las mismas...(Decreto Nº 1619/2006).

En materia de equipamiento, creemos que cabe fijar como prioridades la adquisición de un mínimo de 24 aviones caza multirol -al proveedor que asegure el suministro del armamento adecuado y la asistencia técnica, sin condicionamientos- tres submarinos, con idénticos requisitos y participación nacional en la construcción, los vehículos blindados a rueda -ya incluidos en el proyecto de presupuesto- modernización de los vehículos a oruga de la línea TAM, encarar la modernización con apoyo de Invap de todas las unidades de la flota de mar, realizar con mayor premura la demorada modernización del TAM y extenderla a la totalidad de dichos tanques.

Creemos necesaria asegurar realmente el suministro de las cantidades necesarias de munición de todo calibre por parte de Fabricaciones Militares, entidad que recibe financiamiento del presupuesto de defensa pero que dedica a aquélla una minúscula proporción de su actividad, y que bien podría también incorporar el desarrollo y la producción de armamento militar portátil y artillería, que tuvo en el pasado. También, reorientar la actividad de Fadea, con la cooperación de INVAP, hacia la fabricación de drones de reconocimiento y ataque, unificando la multiplicidad de prototipos que se desarrollan en diversas instancias de defensa.

Una labor fundamental es la relativa a la reestructuración de las Fuerzas Armadas logrando unidades completas con adecuada proporción de personal entre sus distintos grados, y desarrollando reservas. También, promover la sanción de leyes sobre personal militar, movilización, reservas, e investigación y desarrollo y producción para la defensa.

Finalmente, ejercer una firme y lúcida conducción de la defensa, orientándola hacia el objetivo de “proveer a la defensa común”.

* Doctor en Derecho (UBA), Co-redactor de las leyes de Defensa Nacional y de Seguridad Interior.

 

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error