ellitoral.com.ar

Sabado 21de Septiembre de 2019CORRIENTES10°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$55,00

Dolar Venta:$58,50

G7 con agenda compleja y un mano a mano entre Macron y Trump

imagen_1

Los líderes mundiales reunidos en la apertura de la cumbre del G7 abrieron ayer el encuentro con una agenda que va desde los incendios en la Amazonia, hasta las tensiones comerciales y la paz de varias regiones en conflicto, mientras de fondo resonaban los choques de la policía con los manifestantes que protestaban por la reunión en las afueras de la ciudad francesa de Biarritz.
Más allá de la recepción del anfitrión Emmanuel Macron a sus pares de las potencias del bloque, una foto será seguramente la que quede de esta primera jornada: la que muestra al mandatario local compartiendo una mesa para dos, frente al mar, con el estadounidense Donald Trump.
“De vez en cuando nos peleamos, pero no demasiado. Tenemos una relación especial”, señaló un Trump algo conciliador a su llegada a la ciudad.
Tras el almuerzo, volvió a su método favorito de comunicación: escribió en su cuenta de la red Twitter que “están pasando muchas cosas buenas” entre Francia y Estados Unidos.
No mencionó, en cambio, su amenaza de imponer aranceles a las importaciones de vino francés.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

G7 con agenda compleja y un mano a mano entre Macron y Trump

Los líderes mundiales reunidos en la apertura de la cumbre del G7 abrieron ayer el encuentro con una agenda que va desde los incendios en la Amazonia, hasta las tensiones comerciales y la paz de varias regiones en conflicto, mientras de fondo resonaban los choques de la policía con los manifestantes que protestaban por la reunión en las afueras de la ciudad francesa de Biarritz.
Más allá de la recepción del anfitrión Emmanuel Macron a sus pares de las potencias del bloque, una foto será seguramente la que quede de esta primera jornada: la que muestra al mandatario local compartiendo una mesa para dos, frente al mar, con el estadounidense Donald Trump.
“De vez en cuando nos peleamos, pero no demasiado. Tenemos una relación especial”, señaló un Trump algo conciliador a su llegada a la ciudad.
Tras el almuerzo, volvió a su método favorito de comunicación: escribió en su cuenta de la red Twitter que “están pasando muchas cosas buenas” entre Francia y Estados Unidos.
No mencionó, en cambio, su amenaza de imponer aranceles a las importaciones de vino francés.