ellitoral.com.ar

Miércoles 13de Noviembre de 2019CORRIENTES22°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$57,75

Dolar Venta:$62,75

Boca Unidos consiguió un amargo empate en su estreno como local

El equipo correntino igualó 0 a 0 frente a Crucero del Norte, en partido correspondiente a la tercera fecha del torneo Federal A. El Aurirrojo no supo cómo perforar el dispositivo defensivo planteado por el conjunto misionero. Sobre el final fue expulsado Cristian Núñez.
 

imagen_0

Rubén Poletti
rpoletti@ellitoral.com.ar

Los empates pueden tener distinto gusto, o bien, generar sensaciones diferentes. Una cosa es el que Boca Unidos obtuvo el martes en Resistencia ante For Ever, y otro muy distinto fue el de ayer como local ante Crucero del Norte, aunque a la larga, ambos valieron lo mismo: un punto.
En el Chaco, el equipo correntino plantó bandera. Sorprendió a su rival atacándolo desde el comienzo. También generó varias situaciones de gol, de hecho convirtió dos, aunque no pudo sostener el resultado las dos veces que estuvo en ventaja.
 Ayer también buscó ser protagonista. Intentó mucho, pero tuvo escasas chances de gol, con un rendimiento que fue de mayor a menor. Lo más preocupante es que mostró una impotencia ofensiva alarmante, no sabiendo el equipo cómo hacer para perforar el esquema defensivo que le planteó su rival.
El conjunto aurirrojo comenzó el partido como una tromba. Se hizo del control de la pelota, y al compás de Cristian Núñez, siempre importante para pivotear y habilitar al compañero mejor ubicado, comenzó a generar aproximaciones.
En esos primeros minutos, el ataque del local se volcó decididamente por el sector derecho. Hubo muchas habilitaciones para el “Pájaro” Benítez, al que le faltó la puntada final para definir las jugadas, o bien para encontrar en posición de gol a sus compañeros.
No tardó mucho el Colectivero en emparejar las acciones, discutiéndole la posesión de la pelota al equipo correntino en la mitad de la cancha, y una vez recuperada, intentar sorprender a José Aquino con remates de media y larga distancia.
Boca Unidos siguió yendo hacia adelante, pero le faltó claridad, y a veces también alguna dosis de paciencia, para que sus ataques puedan traducirse en peligro real. También careció de balance ofensivo el aurirrojo, ya que más de una vez pecó al quedar mal parado en algún contraataque, originado por lo general en pases interceptados o pelotas robadas por el rival.
En este contexto, la única situación clara de gol de los primeros cuarenta y cinco minutos fue generada por Crucero del Norte. Fassino quitó una pelota y construyó una pared con el “Llanero Solitario” Vera, y cuando el mediocampista entró al área jugó hacia atrás para la llegada de Motta, quien buscó el palo más lejano de Aquino, pero la pelota dio en el cuerpo de Huth, quien salvó a su equipo.
Hubiera sido un cachetazo difícil de digerir para el local, ya que el equipo que menos atacó fue el que tuvo la oportunidad más concreta de irse a los vestuarios arriba en el marcador.
En el inicio del complemento, el técnico aurirrojo, Daniel Teglia, dispuso el ingreso de José Vizcarra para acompañar en el ataque a Núñez, saliendo Martín Ojeda, que estaba amonestado, retrasando unos metros en el campo de juego a Martín Fabro.
A su vez, el DT del conjunto misionero, Sandro Bárbaro, hizo entrar a Luis Aranda en lugar de Bareiro, defendiendo por momentos con cinco jugadores. 
El local estuvo cerca de ponerse en ventaja con una volea de Gabriel Morales que pasó a centímetros del vertical izquierdo de Argüello, tras recoger un rebote largo del fondo visitante.
Sin embargo, los minutos pasaban y el marcador no se movía. En la visita entró el conocido brasileño De Souza en lugar de un intrascendente Ramírez, mientras que en el local, Rodrigo Migone ingresó por Benítez.
A medida que transcurría el complemento, el Colectivero estaba más a gusto con el empate, a tal punto que Bárbaro resignó prácticamente cualquier opción de ataque al disponer la salida de un agotado Vera (delantero), ingresando en su lugar un mediocampista de contención, como Tello, corriendo más adelante a Motta.
Boca Unidos intentó siempre, pero no tuvo claridad. Luego de un cabezaso que bajó “Gaby” Morales, y que Argüello despejó largo con los puños, el rebote fue tomado por Núñez, quien remató, la pelota fue desviada en el trayecto por Fabro, para irse ancha sobre el palo derecho.
La situación más peligrosa generada por el local en todo el encuentro fue cuando Núñez peinó una pelota para Vizcarra, quien dentro del área quiso tocar por arriba ante la salida de Argüello, pero el remate careció de potencia y terminó en las manos del arquero.
En los últimos minutos, y previo a una jugada con pelota parada, Núñez fue expulsado tras forcejear en el área con su defensor, Urquiza, quien acusó un golpe del futbolista chaqueño, quedando Boca Unidos en inferioridad numérica, y ya entregado a su suerte.
Fue reparto de puntos en el debut de Boca Unidos como local, y el segundo consecutivo en el torneo Federal A ante un Crucero del Norte que  se llevó lo que vino a buscar a Corrientes. En cambio para el local, el empate es muy distinto al que obtuvo cinco días atrás en Resistencia, ya que dejó un gusto amargo, a pesar de que los dos valen un punto.    

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Boca Unidos consiguió un amargo empate en su estreno como local

El equipo correntino igualó 0 a 0 frente a Crucero del Norte, en partido correspondiente a la tercera fecha del torneo Federal A. El Aurirrojo no supo cómo perforar el dispositivo defensivo planteado por el conjunto misionero. Sobre el final fue expulsado Cristian Núñez.
 

<p>Sin ideas. Los intentos de Boca Unidos chocaron siempre con la férrea defensa misionera.</p>

Sin ideas. Los intentos de Boca Unidos chocaron siempre con la férrea defensa misionera.

Rubén Poletti
rpoletti@ellitoral.com.ar

Los empates pueden tener distinto gusto, o bien, generar sensaciones diferentes. Una cosa es el que Boca Unidos obtuvo el martes en Resistencia ante For Ever, y otro muy distinto fue el de ayer como local ante Crucero del Norte, aunque a la larga, ambos valieron lo mismo: un punto.
En el Chaco, el equipo correntino plantó bandera. Sorprendió a su rival atacándolo desde el comienzo. También generó varias situaciones de gol, de hecho convirtió dos, aunque no pudo sostener el resultado las dos veces que estuvo en ventaja.
 Ayer también buscó ser protagonista. Intentó mucho, pero tuvo escasas chances de gol, con un rendimiento que fue de mayor a menor. Lo más preocupante es que mostró una impotencia ofensiva alarmante, no sabiendo el equipo cómo hacer para perforar el esquema defensivo que le planteó su rival.
El conjunto aurirrojo comenzó el partido como una tromba. Se hizo del control de la pelota, y al compás de Cristian Núñez, siempre importante para pivotear y habilitar al compañero mejor ubicado, comenzó a generar aproximaciones.
En esos primeros minutos, el ataque del local se volcó decididamente por el sector derecho. Hubo muchas habilitaciones para el “Pájaro” Benítez, al que le faltó la puntada final para definir las jugadas, o bien para encontrar en posición de gol a sus compañeros.
No tardó mucho el Colectivero en emparejar las acciones, discutiéndole la posesión de la pelota al equipo correntino en la mitad de la cancha, y una vez recuperada, intentar sorprender a José Aquino con remates de media y larga distancia.
Boca Unidos siguió yendo hacia adelante, pero le faltó claridad, y a veces también alguna dosis de paciencia, para que sus ataques puedan traducirse en peligro real. También careció de balance ofensivo el aurirrojo, ya que más de una vez pecó al quedar mal parado en algún contraataque, originado por lo general en pases interceptados o pelotas robadas por el rival.
En este contexto, la única situación clara de gol de los primeros cuarenta y cinco minutos fue generada por Crucero del Norte. Fassino quitó una pelota y construyó una pared con el “Llanero Solitario” Vera, y cuando el mediocampista entró al área jugó hacia atrás para la llegada de Motta, quien buscó el palo más lejano de Aquino, pero la pelota dio en el cuerpo de Huth, quien salvó a su equipo.
Hubiera sido un cachetazo difícil de digerir para el local, ya que el equipo que menos atacó fue el que tuvo la oportunidad más concreta de irse a los vestuarios arriba en el marcador.
En el inicio del complemento, el técnico aurirrojo, Daniel Teglia, dispuso el ingreso de José Vizcarra para acompañar en el ataque a Núñez, saliendo Martín Ojeda, que estaba amonestado, retrasando unos metros en el campo de juego a Martín Fabro.
A su vez, el DT del conjunto misionero, Sandro Bárbaro, hizo entrar a Luis Aranda en lugar de Bareiro, defendiendo por momentos con cinco jugadores. 
El local estuvo cerca de ponerse en ventaja con una volea de Gabriel Morales que pasó a centímetros del vertical izquierdo de Argüello, tras recoger un rebote largo del fondo visitante.
Sin embargo, los minutos pasaban y el marcador no se movía. En la visita entró el conocido brasileño De Souza en lugar de un intrascendente Ramírez, mientras que en el local, Rodrigo Migone ingresó por Benítez.
A medida que transcurría el complemento, el Colectivero estaba más a gusto con el empate, a tal punto que Bárbaro resignó prácticamente cualquier opción de ataque al disponer la salida de un agotado Vera (delantero), ingresando en su lugar un mediocampista de contención, como Tello, corriendo más adelante a Motta.
Boca Unidos intentó siempre, pero no tuvo claridad. Luego de un cabezaso que bajó “Gaby” Morales, y que Argüello despejó largo con los puños, el rebote fue tomado por Núñez, quien remató, la pelota fue desviada en el trayecto por Fabro, para irse ancha sobre el palo derecho.
La situación más peligrosa generada por el local en todo el encuentro fue cuando Núñez peinó una pelota para Vizcarra, quien dentro del área quiso tocar por arriba ante la salida de Argüello, pero el remate careció de potencia y terminó en las manos del arquero.
En los últimos minutos, y previo a una jugada con pelota parada, Núñez fue expulsado tras forcejear en el área con su defensor, Urquiza, quien acusó un golpe del futbolista chaqueño, quedando Boca Unidos en inferioridad numérica, y ya entregado a su suerte.
Fue reparto de puntos en el debut de Boca Unidos como local, y el segundo consecutivo en el torneo Federal A ante un Crucero del Norte que  se llevó lo que vino a buscar a Corrientes. En cambio para el local, el empate es muy distinto al que obtuvo cinco días atrás en Resistencia, ya que dejó un gusto amargo, a pesar de que los dos valen un punto.