ellitoral.com.ar

Viernes 13de Diciembre de 2019CORRIENTES20°Pronóstico Extendidoclima_parcial_noche

Dolar Compra:$58,00

Dolar Venta:$63,00

La programación de videojuegos como estímulo para ampliar el conocimiento

En su paso por Corrientes, Juan Cadillo, docente peruano distinguido como uno de los mejores del mundo en 2017, contó cómo logró mejorar el aprendizaje en sus clases por medio de la realidad aumentada y la “gamificación”. “La programación es 
una tendencia en la educación”, aseguró.
 

imagen_0

Juan Cadillo, docente peruano distinguido como uno de los 50 mejores maestros del mundo en 2017, estuvo el martes pasado en Corrientes, ya que hizo escala en la ciudad antes de partir hacia Buenos Aires, en donde se realizó un congreso de educadores de la Fundación Varkey. En su país, el hombre es un impulsor de la aplicación de nuevas tecnologías para la enseñanza, y se dedica a propagar este tipo de proyectos en colegios latinoamericanos.
Además de visitar localidades cercanas, durante su estadía en la provincia el profesor aprovechó para encabezar una charla en el Centro de Innovación del colegio secundario del barrio Apipé, de la que participaron estudiantes y docentes. “La idea es que tanto jóvenes como maestros aprendan los conceptos de realidad aumentada, y en especial que los docentes puedan incorporar la ‘gamificación’, que es aplicar la tecnología en la enseñanza mediante videojuegos”, explicó en exclusiva Cadillo a El Litoral, antes de su conferencia.
Si bien existe un leve impulso a la incorporación de la tecnología en las clases, este empuje suele ser leve por varias causas, entre las que se destacan la falta de recursos, el desinterés de los propios maestros o maestra, o inclusive el mal pago de estos profesionales. 
Para Cadillo, “introducir la cuestión de los videojuegos o tecnologías similares suele ser complicado porque se lo vincula al ocio,  pero lo cierto es que los chicos demuestran interés en aprender de esta manera”, por lo que es vital que el docente intente “conjugar estos aspectos con otros saberes.
El maestro contó que en sus inicios “no teníamos mucha tecnología”, pero al ver “el interés de los alumnos por jugar y aprender, terminamos abriendo en la escuela un espacio para esto”. De a poco, y en una labor mancomunada con su establecimiento educativo, fue incorporando el material necesario y culminó con la posibilidad de “que los chicos aprendan a programar con una app para generar un juego que se base en la realidad aumentada”. “Fuimos trabajando con computadoras, tablets y celulares, lo importante es empezar con alguno de los recursos que se encuentren disponibles hasta ir armándose; y a ese sentido técnico hay que darle un enfoque pedagógico”, añadió.

Futuro
Según Cadillo, la programación, la robótica y otro tipo de tecnologías aún inusuales para las escuelas, están siendo una tendencia en el mundo; y es una atraso que puede perjudicar a la juventud en el futuro. “Es una tendencia y la sociedad lo demanda. Las empresas y las personas requieren de este trabajo con tecnología, y en las sociedades más desarrolladas se inserta la programación en los curriculums. Esto en Latinoamérica aún falta”, aseguró el maestro.
Asimismo, destacó que “hay una tendencia entre los jóvenes a aprender cuestiones relacionadas a la programación por Youtube”, y que “es necesario identificarlos” para que puedan canalizar ese conocimiento. “En carreras de Ingeniería, el pensamiento lógico e informático es clave”, cerró Cadillo.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

La programación de videojuegos como estímulo para ampliar el conocimiento

En su paso por Corrientes, Juan Cadillo, docente peruano distinguido como uno de los mejores del mundo en 2017, contó cómo logró mejorar el aprendizaje en sus clases por medio de la realidad aumentada y la “gamificación”. “La programación es 
una tendencia en la educación”, aseguró.
 

<p>Enseñanza. Cadillo compartió una jornada con estudiantes en el colegio secundario del barrio Apipé.</p>

Enseñanza. Cadillo compartió una jornada con estudiantes en el colegio secundario del barrio Apipé.

Juan Cadillo, docente peruano distinguido como uno de los 50 mejores maestros del mundo en 2017, estuvo el martes pasado en Corrientes, ya que hizo escala en la ciudad antes de partir hacia Buenos Aires, en donde se realizó un congreso de educadores de la Fundación Varkey. En su país, el hombre es un impulsor de la aplicación de nuevas tecnologías para la enseñanza, y se dedica a propagar este tipo de proyectos en colegios latinoamericanos.
Además de visitar localidades cercanas, durante su estadía en la provincia el profesor aprovechó para encabezar una charla en el Centro de Innovación del colegio secundario del barrio Apipé, de la que participaron estudiantes y docentes. “La idea es que tanto jóvenes como maestros aprendan los conceptos de realidad aumentada, y en especial que los docentes puedan incorporar la ‘gamificación’, que es aplicar la tecnología en la enseñanza mediante videojuegos”, explicó en exclusiva Cadillo a El Litoral, antes de su conferencia.
Si bien existe un leve impulso a la incorporación de la tecnología en las clases, este empuje suele ser leve por varias causas, entre las que se destacan la falta de recursos, el desinterés de los propios maestros o maestra, o inclusive el mal pago de estos profesionales. 
Para Cadillo, “introducir la cuestión de los videojuegos o tecnologías similares suele ser complicado porque se lo vincula al ocio,  pero lo cierto es que los chicos demuestran interés en aprender de esta manera”, por lo que es vital que el docente intente “conjugar estos aspectos con otros saberes.
El maestro contó que en sus inicios “no teníamos mucha tecnología”, pero al ver “el interés de los alumnos por jugar y aprender, terminamos abriendo en la escuela un espacio para esto”. De a poco, y en una labor mancomunada con su establecimiento educativo, fue incorporando el material necesario y culminó con la posibilidad de “que los chicos aprendan a programar con una app para generar un juego que se base en la realidad aumentada”. “Fuimos trabajando con computadoras, tablets y celulares, lo importante es empezar con alguno de los recursos que se encuentren disponibles hasta ir armándose; y a ese sentido técnico hay que darle un enfoque pedagógico”, añadió.

Futuro
Según Cadillo, la programación, la robótica y otro tipo de tecnologías aún inusuales para las escuelas, están siendo una tendencia en el mundo; y es una atraso que puede perjudicar a la juventud en el futuro. “Es una tendencia y la sociedad lo demanda. Las empresas y las personas requieren de este trabajo con tecnología, y en las sociedades más desarrolladas se inserta la programación en los curriculums. Esto en Latinoamérica aún falta”, aseguró el maestro.
Asimismo, destacó que “hay una tendencia entre los jóvenes a aprender cuestiones relacionadas a la programación por Youtube”, y que “es necesario identificarlos” para que puedan canalizar ese conocimiento. “En carreras de Ingeniería, el pensamiento lógico e informático es clave”, cerró Cadillo.