Sabado 19de Septiembre de 2020CORRIENTES24°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$74,25

Dolar Venta:$79,25

Sabado 19de Septiembre de 2020CORRIENTES24°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$74,25

Dolar Venta:$79,25

/Ellitoral.com.ar/ Sociedad

Correntino en España: es taxista, pero la pandemia lo dejó sin trabajo

Miguel Verón vive en las islas Canarias hace 32 años. Por el parate de su actividad recibe un subsidio del gobierno que le permite “vivir bien y pagar los servicios básicos”, detalló en una charla con El Litoral. 

Miguel Campos

@micki_scampos 

Miguel Verón es un correntino que hace 32 años vive en Lanzarote, dentro de Las Palmas de Gran Canaria, ese paradisíaco archipiélago español que sin embargo está más cerca de Africa.

En ese concurrido enclave turístico del mar español, el correntino trabaja de taxista, pero la crisis sanitaria tiene parada su actividad y por el momento recibe un subsidio del gobierno. 

Su larga estadía en Europa comenzó cuando terminó la secundaria y en julio de 1988 decidió visitar a su papá, separado de su mamá, que ya residía en el viejo continente. 

Lanzarote tiene una superficie de 845,94 km², es la cuarta isla más extensa del archipiélago y tiene unos 152 mil habitantes. “Es una isla pequeña de 70 kilómetros de largo por 40 de ancho”, describe el correntino. 

El viaje a ese lugar rodeado de playas lo enamoró y decidió echar raíces. “Si bien es el mismo idioma, las costumbres son diferentes, por lo que en un principio me costó adaptarme”, contó en una llamada de WhatsApp con un acento que ya no es correntino.

Verón está casado, tiene un hijo de 19 años y una hija de 14, y vive en una casa ubicada en la calle Regaliz. Estacionado allí, un Mercedes Benz que hacía de taxi en Lanzarote, aunque la pandemia lo frenó.

“Desde marzo que no viene nadie, está todo parado desde que comenzó la pandemia”, indicó sin olvidarse de anotar que esa zona de España vive exclusivamente del turismo: “No hay empresas ni industrias, es todo hoteles, casi el 50% no tiene trabajo”, afirmó. 

A pesar de que hubo una apertura para mayor flexibilidad en la cuarentena, el rebrote de casos de coronavirus y la medida que tomó el Reino Unido de imponer cuarentenas obligatorias a quienes viajen a España, los volvió a perjudicar.

“Hoy hubo 1.200 casos de coronavirus en España y Barcelona está prácticamente confinada de nuevo”, dice Verón. 

Por la situación sanitaria, Miguel se encuentra sin poder manejar su vehículo y recibe un subsidio por parte del gobierno. “Tengo 22 años de aporte, por lo que recibo unos 700 euros que me permiten vivir bien, pagar los servicios básicos”, explicó.

“Acá no hay inflación, además ya comenzaron las ofertas de fin de temporada, por lo que se puede conseguir indumentaria barata”, dijo y ejemplificó que unos jeans se puede comprar “a 12 u 8 euros, y remeras a 5 euros”. 

Si bien pasaron 32 años a 7.900 kilómetros de distancia, Verón no se olvida de las costumbres correntinas. “Tenemos un supermercado que vende harina de mandioca y mi esposa aprendió a cocinar chipá, así que cada tanto lo prepara”, señaló, con su infusión preferida como añadidura: la yerba se consigue “a 2,75 euros el medio kilo y hace 5 años está al mismo precio”. 

El viaje que no fue

Verón cursó la secundaria en la Escuela de Comercio de la capital correntina y la última vez que visitó Corrientes fue precisamente cuando su promoción cumplió 25 años, en el 2012. Estuvo tres semanas y aprovechó para visitar a parientes que tiene en Goya. 

En esa travesía refrescó en su memoria las altas temperaturas que azotan a esta parte del país en la temporada de verano, los paseos por la costanera y algo que lo sorprendió: “Vi muchas motos y autos, es una ciudad que creció muchísimo”, destacó. 

Por otra parte, Miguel no tiene pensado regresar a Corrientes en el corto plazo: “Si volviera no sé de qué viviría”, afirmó y aseguró que estuvo a punto de venir en marzo para festejar sus 50 años. “Si llegaba a viajar seguramente estaba todavía allá por la pandemia”, afirmó entre risas. 

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error