Lunes 08de Agosto de 2022CORRIENTES17°Pronóstico Extendido
Lunes 08de Agosto de 2022CORRIENTES17°Pronóstico Extendido
/Ellitoral.com.ar/ Especiales

Asteroides, la amenaza del espacio

Impacto. Si un asteroide choca contra el planeta causaría enormes problemas insolubles.
Grave. La Tierra podría ser impactada en cualquier momento.

Por Francisco Villagrán

villagranmail@gmail.com

Especial para El Litoral

Las últimas evidencias e investigaciones realizadas por los científicos nos advierten sobre los peligros del espacio que nos rodean, cuerpos sólidos y contundentes que acechan a nuestro planeta y que pueden tener una ruta de colisión directa, lisa y llana, como parece que ya ocurrió en un pasado muy remoto, hace unos 65 millones de años cuando un gigantesco meteorito impactó en la Tierra y eso habría ocasionado la extinción de los dinosaurios. Muchos de los desastres climáticos que están ocurriendo ocasionados por el hombre, que parece no querer aceptar su culpa en todo esto. Pero lo que realmente asusta son los pronósticos  de los investigadores, astrónomos y científicos de todo el mundo que vienen siguiendo la trayectoria de miles de asteroides en un monitoreo constante. Detectaron un gran asteroide de un kilómetro y medio de diámetro que según sus cálculos, puede pasar rozando el planeta el año 2028. El margen de error en sus previsiones es muy grande y el bólido celeste podría impactar contra la Tierra con una potencia equivalente a 320.000 millones de toneladas de dinamita. Pero también puede desviarse y salir de ruta y pasar lejos del planeta o lo que en términos astronómicos se denomina como “rozando” el planeta.

El cuerpo espacial denominado 1997 XF11, es una piedra de unos, 1,5 km. de longitud que debería cruzar el jueves 26 de octubre del 2028 a solo 45.000 km. de altura sobre el hemisferio norte terrestre, algo así como la novena parte de la distancia media entre la Tierra y la Luna. Si eso sucediera, los habitantes de esa región verán un hermoso espectáculo, pero advirtieron los científicos que el pronóstico tiene un alarmante margen de error de unos 300.000 kilómetros. Las posibilidades de una colisión con la Tierra son pequeñas, pero no están descartadas del todo. Un especialista en asteroides del Laboratorio Nacional de Los Alamos dejo que “este asteroide es el más grande detectado y el que pasará más cerca, realmente me asusta, es el más peligroso que jamás hayamos visto. Un objeto de este tamaño golpeando la Tierra es capaz de matar a mucha gente y provocar una destrucción incalculable que podría acabar con gran parte de la vida en la Tierra. Ojalá nos equivoquemos en los cálculos y no suceda nada”.

Opinión calificada

Según otro experto, un cuerpo celeste de las características señaladas que se estrellara contra nuestro planeta a una velocidad de 27.000 kilómetros por hora, estallaría con una energía de  320.000 millones de toneladas de dinamita, el equivalente a dos millones de bombas atómicas como las lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki en 1945. Si hiciera impacto en el océano, generaría una colosal marea o tsunami, con olas de centenares de metros de altura, que arrasaría miles de kilómetros de costas en varios continentes. Si impactara en tierra en vez del mar, abriría un cráter de más de 30 kilómetros de diámetro y liberaría tal cantidad de polvo y vapor, que el cielo permanecería oscuro en prácticamente todo el planeta durante muchos meses. Esto ocasionaría lo que se conoce como el efecto "invierno nuclear." La luz del  sol no pasaría porque la espesa capa de nubes y polvo ocasionada por el impacto del asteroide, impediría que la luz solar llegue a las plantas y animales, que morirían inexorablemente. También al no haber luz solar sobre la superficie del planeta, la temperatura iría descendiendo bruscamente hasta provocar la muerte por frío de todas las especies, animales, vegetales y por supuesto, el ser humano. Visto desde este punto de vista, el panorama no es nada halagüeño para el futuro de la Humanidad. Pero este gigantesco asteroide no es el único que puede traer peligra a nuestro planeta, ya que hay otros mas chicos, pero igualmente peligrosos. Incluso hay algunos que ya pasaron cerca de nuestro planeta en los últimos años y nos enteramos, solo después de que la Nasa informara que algún “meteorito pequeño” pasara muy cerca de nuestra atmósfera, rozando la Tierra prácticamente, sin causar problemas. 

Este asteroide al que hacemos referencia, fue descubierto el 6 de diciembre de 1997 por Jim Scott, del programa de Observaciones del Cielo de la Universidad de Arizona y ha sido agregado a la lista de 108 cuerpos estelares potencialmente peligrosos que acechan a la Tierra. Se cree que hace 65 millones de años, un asteroide de entre 10 y 16 kilómetros de diámetro, chocó contra el planeta y provocó un gigantesco cataclismo que terminó con los dinosaurios y otras especies menores. Entre las posibles medidas para evitar que esto ocurra, la Nasa y las grandes potencias mencionan que se puede enviar una bomba nuclear para hacer explotar al asteroide y destruirlo, pero eso ocasionaría que el problema se multiplique por cientos o miles, ya que en vez de caer un solo cuerpo grande, podrían caer miles en distintos puntos del planeta. 

Otros sostienen que mediante pequeñas explosiones en el asteroide se podría desviar su curso y así sacarlo del curso de colisión contra la Tierra y desviarlo hacia otro lugar del espacio profundo. En fin, todas son teorías y suposiciones, que hasta que no se puedan poner en práctica no se podrán comprobar. Lo que si es cierto que allá arriba, el algún lugar lejano, hay cuerpos rocosos de distintos tamaños que pueden potencialmente llegar con nuestro planeta. Han ocurrido en distintos lugares que pequeños meteoritos han impactado sobre la superficie de la Tierra. 

Lograron pasar o fueron destruídos por la fricción al entrar en contacto con la atmósfera terrestre. Todo es cuestión de tiempo, más tarde o más temprano estamos en peligro de ser impactados por un meteorito o un gran asteroide. Es la espada de Damocles que pende sobre la humanidad y de la cual, por ahora al menos estamos a salvo.  Quizás no sea nuestra generación sino la siguiente, pero en algún momento esto ocurrirá, ya que el tiempo astronómicamente se mide en miles o millones de años.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error

Comentarios