Jueves 11de Agosto de 2022CORRIENTES17°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$132,0

Dolar Venta:$140,0

Jueves 11de Agosto de 2022CORRIENTES17°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$132,0

Dolar Venta:$140,0

/Ellitoral.com.ar/ Mundo

Rusia cometió una nueva masacre de civiles tras atacar un edificio

Kiev denunció, además, que se usaron armas prohibidas. 

Ucrania denunció ayer la muerte de 21 civiles, entre ellos una embarazada y un niño de 12 años, por bombardeos rusos a zonas residenciales de la región de Odesa, el ataque con bombas de fósforo, prohibidas por el derecho internacional a la Isla de las Serpientes, que Moscú desocupó el jueves, y el hallazgo de una fosa común con unos 100 cadáveres en la ciudad de Mariupol.

El primer hecho fue el jueves a la noche, apenas horas después de que la cumbre de la Otan  concluyera con el anuncio del envío de 800 millones de dólares en nuevas armas para Ucrania, con un ataque a un edificio de nueve pisos que dejó 16 muertos, según el Servicio Estatal de Emergencia (SES).

La agencia de noticias ucraniana Ukrinform dio cuenta de la muerte de una mujer embarazada y del pedido de las autoridades para que la población “no ignore los bombardeos y acuda a refugios”.

El portavoz de la administración regional de Odesa, Serguei Bratchuk, anunció que otras 5 personas, incluyendo un niño, murieron en un centro recreativo en la misma zona. Los dos ataques fueron a Bilhorod-Dnistrovsky, unos 80 kilómetros al sur de Odesa.

“Se dio el peor escenario posible y dos aviones estratégicos llegaron a la región de Odesa”, dijo Bratchuk en una entrevista televisiva. Agregó que los aviones dispararon misiles “muy pesados y muy potentes”, reportó la agencia AFP.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, reafirmó que las tropas rusas no disparan a instalaciones civiles. “La orden del presidente Vladimir Putin es que los envíos no apunten a objetivos e infraestructuras civiles”, afirmó.

“Si necesitan algunos detalles, les recomiendo dirigirse al Ministerio de Defensa”, dijo Peskov a los periodistas.

Los ataques se dan también en otras regiones: cuatro personas murieron y tres resultaron heridas en dos distritos del noreste, dijo en Telegram el jefe del distrito de Járkov, Oleg Synegubov, mientras en Mikolaiv, en el sur, los socorristas encontraron los cuerpos de siete civiles entre los escombros de un edificio destruido y Lysychansk, en el este, sufre un bombardeo constante. Todo ocurre a horas de que, tras la cumbre de la Otan en Madrid, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, adelantara que su país va a seguir “con Ucrania y toda la alianza va a seguir con Ucrania el tiempo que sea necesario para asegurar que no sea derrotada por Rusia”, en una confesión que el canciller ruso, Serguei Lavrov, emparentó con un regreso a la Guerra Fría.

La nueva ofensiva rusa en Odesa coincidió también con las sombrías novedades sobre el alza de la inflación en la eurozona, que pulverizó todos los récords con 8,6 % interanual.

 (JML)

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error