ellitoral.com.ar

Domingo 22 de Septiembre de 2019 CORRIENTES24°Pronóstico Extendido clima_sol

Dolar Compra: $55,00

Dolar Venta: $58,50

La oferta educativa para presos aumentó, pero resta mejorar la estructura del cursado

imagen_1

Con seis egresados de la Secundaria que recibieron sus diplomas ayer, la educación en contexto de encierro finalizó un ciclo lectivo “positivo” en cuanto a oferta para los presos. En el debe queda todavía la necesidad de mejorar la infraestructura para el cursado, y que se garantice la posibilidad de estudiar a todos los internos. 
La Unidad Penal N° 1 mostró ayer una imagen distinta a la de siempre. Por un momento quedó de lado la tristeza que generan las rejas y los muros rajados, ya que fue sede del acto de colación de los presos que cursan el nivel Secundario en contexto de encierro.
Con algunos familiares presentes, así como también de autoridades del Ministerio de Educación, seis egresados recibieron su título secundario, en un acto donde también se hizo el traspaso de la bandera nacional. Todo el procedimiento fue como estar en una escuela normal, ya que en ese momento los barrotes y el control policial no fueron protagonistas.
“De los seis egresados de esta promoción 2016, cuatro son varones y dos mujeres de la Unidad Penal N° 3, que ya finalizaron sus estudios secundarios. Ellos cursan tres años de la modalidad de adultos en el Cespa (Centro de Educación Secundaria para Adultos) N° 10, que se encuentra en el corazón de este Penal 1. Tenemos los seis módulos, y este año estuvimos con el nuevo plan de estudios que está en vigencia”, explicó a El Litoral la rectora de dicho Centro, Araceli Pereyra.
A lo largo de los últimos años, la oferta en materia de educación en contexto de encierro fue aumentando en Corrientes, y de hecho este año se incorporó por primera vez en la provincia una carrera del nivel Superior. De todas formas, aún quedan cuestiones pendientes por mejorar, más del lado estructural que del pedagógico.
A modo de balance, Pereyra sostuvo que “se lograron muchas cosas, aunque siempre quedan pendientes acciones para realizar. Hemos articulado con las autoridades del servicio penitenciario, y tenemos muchas expectativas para que esto año a año vaya creciendo, y sean más los frutos”.
Específicamente por las cuestiones que están en el debe, la rectora señaló que “nos faltaría mejorar nuestra parte edilicia”, y esto se puede comprobar simplemente con ingresar a la Unidad 1. Gran parte del edificio está en malas condiciones, y es notorio que necesita una remodelación.
Sobre todo hizo hincapié en “que los alumnos concurran regularmente al dictado de clases”. Explicó que “a veces no vienen por cuestiones de seguridad. Si bien la ley dice que si están sancionados deberían venir igual al cursado, por una cuestión de seguridad del Penal las autoridades a veces consideran que no pueden traerlos, y esto es ilegal”.
En el capítulo 12 de la Ley N° 26.206 se establece que el ejercicio del derecho a la educación “no admite limitación ni discriminación alguna vinculada a la situación de encierro, y será puesto en conocimiento de todas las personas privadas de libertad, en forma fehaciente, desde el momento de su ingreso a la institución”.
Asimismo, la normativa indica también que su objetivo es “garantizar el cumplimiento de la escolaridad obligatoria a todas las personas privadas de libertad dentro de las instituciones de encierro o fuera de ellas cuando las condiciones de detención lo permitieran”.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

La oferta educativa para presos aumentó, pero resta mejorar la estructura del cursado

BANDERA. Los internos de la Unidad 1 y las mujeres de la Unidad 3 recibieron sus diplomas de egreso.
BANDERA. Los internos de la Unidad 1 y las mujeres de la Unidad 3 recibieron sus diplomas de egreso.

Con seis egresados de la Secundaria que recibieron sus diplomas ayer, la educación en contexto de encierro finalizó un ciclo lectivo “positivo” en cuanto a oferta para los presos. En el debe queda todavía la necesidad de mejorar la infraestructura para el cursado, y que se garantice la posibilidad de estudiar a todos los internos. 
La Unidad Penal N° 1 mostró ayer una imagen distinta a la de siempre. Por un momento quedó de lado la tristeza que generan las rejas y los muros rajados, ya que fue sede del acto de colación de los presos que cursan el nivel Secundario en contexto de encierro.
Con algunos familiares presentes, así como también de autoridades del Ministerio de Educación, seis egresados recibieron su título secundario, en un acto donde también se hizo el traspaso de la bandera nacional. Todo el procedimiento fue como estar en una escuela normal, ya que en ese momento los barrotes y el control policial no fueron protagonistas.
“De los seis egresados de esta promoción 2016, cuatro son varones y dos mujeres de la Unidad Penal N° 3, que ya finalizaron sus estudios secundarios. Ellos cursan tres años de la modalidad de adultos en el Cespa (Centro de Educación Secundaria para Adultos) N° 10, que se encuentra en el corazón de este Penal 1. Tenemos los seis módulos, y este año estuvimos con el nuevo plan de estudios que está en vigencia”, explicó a El Litoral la rectora de dicho Centro, Araceli Pereyra.
A lo largo de los últimos años, la oferta en materia de educación en contexto de encierro fue aumentando en Corrientes, y de hecho este año se incorporó por primera vez en la provincia una carrera del nivel Superior. De todas formas, aún quedan cuestiones pendientes por mejorar, más del lado estructural que del pedagógico.
A modo de balance, Pereyra sostuvo que “se lograron muchas cosas, aunque siempre quedan pendientes acciones para realizar. Hemos articulado con las autoridades del servicio penitenciario, y tenemos muchas expectativas para que esto año a año vaya creciendo, y sean más los frutos”.
Específicamente por las cuestiones que están en el debe, la rectora señaló que “nos faltaría mejorar nuestra parte edilicia”, y esto se puede comprobar simplemente con ingresar a la Unidad 1. Gran parte del edificio está en malas condiciones, y es notorio que necesita una remodelación.
Sobre todo hizo hincapié en “que los alumnos concurran regularmente al dictado de clases”. Explicó que “a veces no vienen por cuestiones de seguridad. Si bien la ley dice que si están sancionados deberían venir igual al cursado, por una cuestión de seguridad del Penal las autoridades a veces consideran que no pueden traerlos, y esto es ilegal”.
En el capítulo 12 de la Ley N° 26.206 se establece que el ejercicio del derecho a la educación “no admite limitación ni discriminación alguna vinculada a la situación de encierro, y será puesto en conocimiento de todas las personas privadas de libertad, en forma fehaciente, desde el momento de su ingreso a la institución”.
Asimismo, la normativa indica también que su objetivo es “garantizar el cumplimiento de la escolaridad obligatoria a todas las personas privadas de libertad dentro de las instituciones de encierro o fuera de ellas cuando las condiciones de detención lo permitieran”.