Pidieron que el alcohol se regule como el tabaco
ellitoral.com.ar

Viernes 19 de Julio de 2019 CORRIENTES19°Pronóstico Extendido clima_nublado

Dolar Compra: $41,50

Dolar Venta: $43,50

Pidieron que el alcohol se regule como el tabaco

Referentes de 37 entidades se reunieron para reclamar medidas más estrictas al Estado. Intentan retrasar la edad de inicio del consumo.
 

imagen_1

Diversas organizaciones que trabajan en la problemática de adicciones se reunieron y plantearon que el Estado debe establecer normas similares a las que rigen para la venta de cigarrillos, como etiquetas con advertencias sobre el riesgo para la salud, impuestos más caros y control en los puntos de venta.
“El alcohol es adictivo y perjudicial para la salud, y no debe considerarse como un artículo de consumo ordinario o de necesidad, ya que es el principal motivo de consultas de los servicios de emergencia por problemas vinculados al consumo”, indican 37 referentes de diversas entidades de la salud pública y el ámbito académico científico.
Entre otras, integran ese colectivo de organizaciones la Sociedad Argentina de Pediatría, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, la Fundación Trauma, la Asociación Toxicológica Argentina, la Sociedad Argentina de Medicina Interna General, la Asociación Psiquiatras Argentinos y unidades del Conicet en universidades.
Juntos crearon el Equipo de Promoción y Prevención Intersectorial de Consumo de Alcohol (Eppica).
“En la Argentina, a finales de los 90 se incrementó un nuevo modo de consumo de alcohol entre los jóvenes, de tipo episódico y excesivo. Hay evidencia científica de que aumenta el riesgo de coma, convulsiones, insuficiencia renal y daño estructural y funcional del cerebro” señala el texto de Eppica al que accedió la prensa metropolitana.
“Además -señalaron- aumenta los siniestros viales, la violencia en la vía pública y el sexo sin protección, lo que a la vez eleva el riesgo de embarazos no intencionales e infecciones de trasmisión sexual. Como si lo que acabamos de relatar no fuera suficientemente grave, los jóvenes que consumen alcohol de manera episódica y excesiva tienen cuatro veces más probabilidad de desarrollar una dependencia, comparado con otro que inicia el consumo en la edad adulta”.
Sus integrantes proponen las medidas regulatorias que aconseja la Organización Mundial de la Salud.
Entre otros, intentan reducir y controlar los puntos de venta; prohibir la publicidad, la promoción y el patrocinio; implementar advertencias sobre el daño a la salud en los envases (tal como ocurre con los cigarrillos); fijar políticas de precios; penalizar a conductores alcoholizados; aumentar la detección y las intervenciones breves en las consultas de salud.
“Se necesitan medidas que impacten drásticamente en la disminución de los consumos problemáticos en general, y en el consumo de alcohol en particular, y que dicho impacto se vea reflejado fundamentalmente en el retraso de la edad de inicio del consumo en los jóvenes”, expresan desde el conjunto de organizaciones que conforman Eppica.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Pidieron que el alcohol se regule como el tabaco

Referentes de 37 entidades se reunieron para reclamar medidas más estrictas al Estado. Intentan retrasar la edad de inicio del consumo.
 

Diversas organizaciones que trabajan en la problemática de adicciones se reunieron y plantearon que el Estado debe establecer normas similares a las que rigen para la venta de cigarrillos, como etiquetas con advertencias sobre el riesgo para la salud, impuestos más caros y control en los puntos de venta.
“El alcohol es adictivo y perjudicial para la salud, y no debe considerarse como un artículo de consumo ordinario o de necesidad, ya que es el principal motivo de consultas de los servicios de emergencia por problemas vinculados al consumo”, indican 37 referentes de diversas entidades de la salud pública y el ámbito académico científico.
Entre otras, integran ese colectivo de organizaciones la Sociedad Argentina de Pediatría, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, la Fundación Trauma, la Asociación Toxicológica Argentina, la Sociedad Argentina de Medicina Interna General, la Asociación Psiquiatras Argentinos y unidades del Conicet en universidades.
Juntos crearon el Equipo de Promoción y Prevención Intersectorial de Consumo de Alcohol (Eppica).
“En la Argentina, a finales de los 90 se incrementó un nuevo modo de consumo de alcohol entre los jóvenes, de tipo episódico y excesivo. Hay evidencia científica de que aumenta el riesgo de coma, convulsiones, insuficiencia renal y daño estructural y funcional del cerebro” señala el texto de Eppica al que accedió la prensa metropolitana.
“Además -señalaron- aumenta los siniestros viales, la violencia en la vía pública y el sexo sin protección, lo que a la vez eleva el riesgo de embarazos no intencionales e infecciones de trasmisión sexual. Como si lo que acabamos de relatar no fuera suficientemente grave, los jóvenes que consumen alcohol de manera episódica y excesiva tienen cuatro veces más probabilidad de desarrollar una dependencia, comparado con otro que inicia el consumo en la edad adulta”.
Sus integrantes proponen las medidas regulatorias que aconseja la Organización Mundial de la Salud.
Entre otros, intentan reducir y controlar los puntos de venta; prohibir la publicidad, la promoción y el patrocinio; implementar advertencias sobre el daño a la salud en los envases (tal como ocurre con los cigarrillos); fijar políticas de precios; penalizar a conductores alcoholizados; aumentar la detección y las intervenciones breves en las consultas de salud.
“Se necesitan medidas que impacten drásticamente en la disminución de los consumos problemáticos en general, y en el consumo de alcohol en particular, y que dicho impacto se vea reflejado fundamentalmente en el retraso de la edad de inicio del consumo en los jóvenes”, expresan desde el conjunto de organizaciones que conforman Eppica.