ellitoral.com.ar
Viernes 06 de Diciembre de 2019 CORRIENTES28°Pronóstico Extendido clima_sol

Dolar Compra: $57,75

Dolar Venta: $62,25

Viernes 06 de Diciembre de 2019 CORRIENTES28°Pronóstico Extendido clima_sol

Dolar Compra: $57,75

Dolar Venta: $62,25

Frutos secos: beneficios de consumirlos y cómo reemplazarlos ante sus elevados precios

Son alimentos que tienen un alto impacto en la alimentación saludable, pero no están al alcance de todos por los valores que maneja el mercado. Almendras, nueces y pistachos, entre los más recomendados por profesionales.

imagen_0
DAHSENUTRICION & Salud tiene su dirección en calle Salta 1497 (esquina Rivadavia)

El consumo de frutos secos fue incrementando en este último tiempo y son altamente recomendados por profesionales de la salud. Sin embargo, los altos valores que maneja el mercado para estos alimentos, son la principal barrera para una alimentación saludable. En la mayoría de las dietéticas el  precio de los 100 gramos de almendras promedia los 80 pesos,  mientras que el de las nueces los $50.

Los nutricionistas aconsejan ingerirlos teniendo en cuenta la cantidad, debido a que contienen un  alto contenido calórico. Pero existen otros tipos de productos que pueden llegar a contener la mismas propiedades y son más económicos. 

La licenciada en Nutrición (M.P 8062), María Agustina Dahse, sostiene que es necesario comer una ración de 30 gramos de frutos que equivalen a 170 a 200 calorías. ¿Si no tenés balanza? “Una forma fácil de estimar los 30 gramos, es la porción de cereal que traen los yogures o bien son entre 15 a 20 unidades”, detalla y agrega que en esa cantidad “se pueden encontrar entre 15 a 20 gramos de grasa, que es bastante”.

Dahse explica que la ingesta de estos productos está “muy de moda” ya que hay un movimiento hacia el “consumo de grasas de buena calidad porque a su vez tiene propiedades que ayudan a la parte cardiovascular”. También-añade- beneficia a “aquellas personas que tienen problemas cardiacos, debido a que tienen la facilidad de ayudar a lo que es la permeabilidad de las arterias”.

Entre otros beneficios, la licenciada en Nutrición precisó que “favorece a bajar el colesterol malo y a subir el colesterol bueno”. Además, “si las personas con ansiedad o sobrepeso las incorporan en la justa medida, ayuda al descenso de peso en el tratamiento”, sostuvo en diálogo con ellitoral.com.ar.

(VIDEOS Y EDICIÓN: Nicolás Alonso - @nicolas_alo)

CÓMO SUSTITUIRLOS

Según la experiencia de María Agustina, “no hay un alimento que sustituya a otro, porque todos tienen particularidades y propiedades diferentes”. Pero si hay productos que “tienen propiedades similares, como el pescado, el aceite de oliva que son grasas de buena calidad”.

En cuanto a buscar una sustitución, para Dahse una buena opción son “las aceitunas, las legumbres, las lentejas, los porotos, tienen antioxidantes y ácidos grasos de buenas calidad como los frutos secos”.

A su vez, sostiene que también los cereales como la avena, la granola, trigo, arroz, “tienen la particularidad de tener fibra, generar saciedad y pueden estar a la altura y alcance de muchas más personas”.

Para finalizar, insiste en que ella prefiere que su paciente elija. “Si uno puede buscar el que más accesibilidad económica le brinde, creo que ese es el mejor”, afirma.

MITOS DE LAS GRASAS DE ORIGEN VEGETAL

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Frutos secos: beneficios de consumirlos y cómo reemplazarlos ante sus elevados precios

Son alimentos que tienen un alto impacto en la alimentación saludable, pero no están al alcance de todos por los valores que maneja el mercado. Almendras, nueces y pistachos, entre los más recomendados por profesionales.

El consumo de frutos secos fue incrementando en este último tiempo y son altamente recomendados por profesionales de la salud. Sin embargo, los altos valores que maneja el mercado para estos alimentos, son la principal barrera para una alimentación saludable. En la mayoría de las dietéticas el  precio de los 100 gramos de almendras promedia los 80 pesos,  mientras que el de las nueces los $50.

Los nutricionistas aconsejan ingerirlos teniendo en cuenta la cantidad, debido a que contienen un  alto contenido calórico. Pero existen otros tipos de productos que pueden llegar a contener la mismas propiedades y son más económicos. 

La licenciada en Nutrición (M.P 8062), María Agustina Dahse, sostiene que es necesario comer una ración de 30 gramos de frutos que equivalen a 170 a 200 calorías. ¿Si no tenés balanza? “Una forma fácil de estimar los 30 gramos, es la porción de cereal que traen los yogures o bien son entre 15 a 20 unidades”, detalla y agrega que en esa cantidad “se pueden encontrar entre 15 a 20 gramos de grasa, que es bastante”.

Dahse explica que la ingesta de estos productos está “muy de moda” ya que hay un movimiento hacia el “consumo de grasas de buena calidad porque a su vez tiene propiedades que ayudan a la parte cardiovascular”. También-añade- beneficia a “aquellas personas que tienen problemas cardiacos, debido a que tienen la facilidad de ayudar a lo que es la permeabilidad de las arterias”.

Entre otros beneficios, la licenciada en Nutrición precisó que “favorece a bajar el colesterol malo y a subir el colesterol bueno”. Además, “si las personas con ansiedad o sobrepeso las incorporan en la justa medida, ayuda al descenso de peso en el tratamiento”, sostuvo en diálogo con ellitoral.com.ar.

(VIDEOS Y EDICIÓN: Nicolás Alonso - @nicolas_alo)

CÓMO SUSTITUIRLOS

Según la experiencia de María Agustina, “no hay un alimento que sustituya a otro, porque todos tienen particularidades y propiedades diferentes”. Pero si hay productos que “tienen propiedades similares, como el pescado, el aceite de oliva que son grasas de buena calidad”.

En cuanto a buscar una sustitución, para Dahse una buena opción son “las aceitunas, las legumbres, las lentejas, los porotos, tienen antioxidantes y ácidos grasos de buenas calidad como los frutos secos”.

A su vez, sostiene que también los cereales como la avena, la granola, trigo, arroz, “tienen la particularidad de tener fibra, generar saciedad y pueden estar a la altura y alcance de muchas más personas”.

Para finalizar, insiste en que ella prefiere que su paciente elija. “Si uno puede buscar el que más accesibilidad económica le brinde, creo que ese es el mejor”, afirma.

MITOS DE LAS GRASAS DE ORIGEN VEGETAL