ellitoral.com.ar

Sabado 28de Marzo de 2020CORRIENTES21°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$60,50

Dolar Venta:$65,50

CORRIENTES:

Comedores implementan entregas a domicilio y sigue la gran demanda

En medio de la cuarentena, los centros comunitarios de la ciudad aplican nuevos sistemas e intensifican la ayuda.
 

imagen_0

La solidaridad no se detiene en los comedores y merenderos de la ciudad, sino que refuerzan la asistencia alimentaria para llegar a los que más necesitan. Además, implementan diferentes sistemas de entregas para evitar la aglomeración de personas: viandas listas para retirar y entregas a domicilio.
“Nosotros como organización social, en estos días de cuarentena seguimos trabajando y entregando los alimentos. Ahora las compañeras implementaron el sistema de ir casa por casa en sus barrios para entregar las viandas a todos los que necesitan. Se preparan dos personas de cada zona, porque notamos que era la mejor manera para que la gente no salga de su casa y no se junte en la fila”, comentó a El Litoral la coordinadora del movimiento social Barrios de Píe, Eva Romero, quienes coordinan un total de 28 centros comunitarios en Capital.
Mientras tanto, la mayoría de las cocinas solidarias organizan sistema de viandas para entregar los alimentos. Más allá de la metodología que usan en lo que respecta a la demanda muchos centros se vieron sorprendidos por un incremento en la cantidad de comensales.
En este sentido, Gisella una de las coordinadoras del comedor “Piecitos Descalzos” explicó a El Litoral: “Ahora que los chicos no van a la escuela, aunque se repartieron cajas de alimentos en los hogares, vemos que hay muchísima necesidad. Nos encantaría ir más seguido, pero vivimos lejos del comedor y no podemos llegar todos los días porque los controles son estrictos. A pesar de todas las dificultades, ayer pudimos entregar la merienda con todos los cuidados. Pedimos que asista un miembro por familia y que los niños no asistan al igual que los abuelos”.
Sucede que, las personas afectadas a la atención de comedores pueden transitar con dirección a los centros comunitarios ya que se trata de un servicio esencial en medio del aislamiento, de todos modos algunos controles son muy estrictos y, por ende, la mayoría de estas instituciones todavía los están gestionando los debidos permisos. (Ver recuadro).
En tanto que, ante el incremento de comensales, algunos comedores tienen serias dificultades para conseguir productos elementales para la higiene de sus ambientes. Al respecto, Eva Romero, señaló: “Hay mucha necesidad entre las familias que visitamos, y además necesitamos donaciones de alcohol en gel, jabón en pan y lavandina. Más allá de lo que nos da el ministerio de Desarrollo Social todo tipo de ayuda siempre viene bien porque tenemos 28 comedores y merenderos. Además, seguimos notando desabastecimiento en supermercados y farmacias”.

Herramientas
La mayoría de los centros comunitarios que brindan alimentos, rediseñaron nuevas estrategias con el propósito de seguir colaborando con las familias que más necesitan.
Este es el caso de la asociación civil “Sembrando Sueños” (que coordina dos comedores), quienes prepara días específicos para poner en funcionamiento su cocina solidaria.
“Desde abril vamos a cambiar los días y horarios para retirar la merienda. Los lunes, miércoles y viernes desde las 16 horas se podrá retirar en la sede central del barrio Río Paraná; y los días martes en la filial de La Tosquera zona baja también desde las 16. Nosotros entregamos a una persona por hogar. Luego se retomarán los talleres y las clases de apoyo que brindamos”, señaló a El Litoral Stella Sánchez la presidenta de la asociación civil.
Por otra parte, en medio de las consultas que realizó este medio a los encargados de centros comunitarios se pudo constatar que una de las históricas casas que preparaba almuerzos solidarios tuvo que suspender momentáneamente sus actividades. Se trata del comedor “Corazón Contento” del barrio Patono, y según explicaron a El Litoral decidieron cerrar momentáneamente para proteger la salud de la coordinadora de la institución, una mujer que está dentro del grupo de riesgo.
(MS)

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Comedores implementan entregas a domicilio y sigue la gran demanda

En medio de la cuarentena, los centros comunitarios de la ciudad aplican nuevos sistemas e intensifican la ayuda.
 

<p>Comedores. Entregan viandas casa por casa para evitar la masividad de personas.</p>

Comedores. Entregan viandas casa por casa para evitar la masividad de personas.

La solidaridad no se detiene en los comedores y merenderos de la ciudad, sino que refuerzan la asistencia alimentaria para llegar a los que más necesitan. Además, implementan diferentes sistemas de entregas para evitar la aglomeración de personas: viandas listas para retirar y entregas a domicilio.
“Nosotros como organización social, en estos días de cuarentena seguimos trabajando y entregando los alimentos. Ahora las compañeras implementaron el sistema de ir casa por casa en sus barrios para entregar las viandas a todos los que necesitan. Se preparan dos personas de cada zona, porque notamos que era la mejor manera para que la gente no salga de su casa y no se junte en la fila”, comentó a El Litoral la coordinadora del movimiento social Barrios de Píe, Eva Romero, quienes coordinan un total de 28 centros comunitarios en Capital.
Mientras tanto, la mayoría de las cocinas solidarias organizan sistema de viandas para entregar los alimentos. Más allá de la metodología que usan en lo que respecta a la demanda muchos centros se vieron sorprendidos por un incremento en la cantidad de comensales.
En este sentido, Gisella una de las coordinadoras del comedor “Piecitos Descalzos” explicó a El Litoral: “Ahora que los chicos no van a la escuela, aunque se repartieron cajas de alimentos en los hogares, vemos que hay muchísima necesidad. Nos encantaría ir más seguido, pero vivimos lejos del comedor y no podemos llegar todos los días porque los controles son estrictos. A pesar de todas las dificultades, ayer pudimos entregar la merienda con todos los cuidados. Pedimos que asista un miembro por familia y que los niños no asistan al igual que los abuelos”.
Sucede que, las personas afectadas a la atención de comedores pueden transitar con dirección a los centros comunitarios ya que se trata de un servicio esencial en medio del aislamiento, de todos modos algunos controles son muy estrictos y, por ende, la mayoría de estas instituciones todavía los están gestionando los debidos permisos. (Ver recuadro).
En tanto que, ante el incremento de comensales, algunos comedores tienen serias dificultades para conseguir productos elementales para la higiene de sus ambientes. Al respecto, Eva Romero, señaló: “Hay mucha necesidad entre las familias que visitamos, y además necesitamos donaciones de alcohol en gel, jabón en pan y lavandina. Más allá de lo que nos da el ministerio de Desarrollo Social todo tipo de ayuda siempre viene bien porque tenemos 28 comedores y merenderos. Además, seguimos notando desabastecimiento en supermercados y farmacias”.

Herramientas
La mayoría de los centros comunitarios que brindan alimentos, rediseñaron nuevas estrategias con el propósito de seguir colaborando con las familias que más necesitan.
Este es el caso de la asociación civil “Sembrando Sueños” (que coordina dos comedores), quienes prepara días específicos para poner en funcionamiento su cocina solidaria.
“Desde abril vamos a cambiar los días y horarios para retirar la merienda. Los lunes, miércoles y viernes desde las 16 horas se podrá retirar en la sede central del barrio Río Paraná; y los días martes en la filial de La Tosquera zona baja también desde las 16. Nosotros entregamos a una persona por hogar. Luego se retomarán los talleres y las clases de apoyo que brindamos”, señaló a El Litoral Stella Sánchez la presidenta de la asociación civil.
Por otra parte, en medio de las consultas que realizó este medio a los encargados de centros comunitarios se pudo constatar que una de las históricas casas que preparaba almuerzos solidarios tuvo que suspender momentáneamente sus actividades. Se trata del comedor “Corazón Contento” del barrio Patono, y según explicaron a El Litoral decidieron cerrar momentáneamente para proteger la salud de la coordinadora de la institución, una mujer que está dentro del grupo de riesgo.
(MS)