ellitoral.com.ar

Miércoles 13 de Noviembre de 2019 CORRIENTES21°Pronóstico Extendido clima_parcial_noche

Dolar Compra: $57,75

Dolar Venta: $62,75

“Mi sueño mayor se fue al agua”

imagen_1
Cuando uno escucha temas como “Niña del ñangapirí”, “Para volver a soñar” o “A orillas de tu silencio”, por nombrar algunos de los más versionados desde Los de Imaguaré hasta infinidad de solistas o grupos de nuestro folklore regional, la cadencia de la música se va adosando a la letra hasta repetirse una y otra vez, memorizando en cada acorde, esos versos tan hermosos que le nacieron al paí Julián Zini para nosotros.
El autor de dicha música es Ricardo “Tito” Gómez, nacido en Curuzú Cuatiá y fundador del grupo Los de Imaguaré, que integró durante cuatro años y con el que grabó el primer disco que los lanzara al reconocimiento popular, “Viajero de sueños” y al que siguieron “El camino del amor”, “Chamamecero” y “Nuestro canto”.
“Luego con el Gringo (Sheridan) hice uno más que se llamó Memoria de la sangre”, continúa. 
Joaquín “Gringo”, Miguel Ángel “Michel” y Santiago “Bocha” Sheridan, se unen a Tito y con Adolfo Billordo forman el grupo Reencuentro. “Yo fui el creador de la idea hasta la construcción misma, en 1986. Grabamos otros discos, Neike Chamigo, El canto de nuestra gente y Por el viejo camino. La desgracia fue terrible”, dice “Tito”.
“Me quedé muy mal después del accidente y al perder a mis dos compañeros de ruta, Michel y Gringo, ya no entendí más nada. Mi sueño mayor se fue al agua”, confiesa con tristeza.
De aquella tristeza que como secuela le dejó uno de los más trágicos accidentes en la historia musical de Corrientes y que ocurrió en Bella Vista, “Tito” regresó prendido al amor de la cantante Zuni Aguirre. “Ella me rescató, convivimos diez años, hicimos cuatro discos. Por esa época la busqué a Marta Quiles, cuyo trabajo me había impresionado gratamente al escuchar su poesía en un disco que grabó Zito Segovia. Tenía cosas como El Cristo de los villeros, Simón cielo, Carta de seda y flor, pero Marta andaba aún por esa oscuridad de la tristeza que yo había tocado de tan cerca. No voy a hacer más poesías para ser musicalizadas porque se murió mi músico, de aquí en adelante, voy a escribir obras para radioteatro. Lo dijo así, en una carta que apareció en un diario local.
Fue para mí, un desafío leer eso, porque pensé, si a mi me habían salvado, ahora me tocaba dar la misma mano y me presenté como el músico que pondría alas a su poesía. Trabajamos juntos 12 años”, repite entre nostalgioso y feliz.
De esa música que habla “Tito”, podemos nombrar composiciones tales como: Niña del ñangapirí, Para volver a soñar, A orillas de tu silencio, Nuestros sueños y la distancia, María de los lapachos, Verano en tu piel, Cuando me duele tu ausencia, Lo que yo más quiero, Si a pesar de mí (ya con Marta), Amado mío, Romance para tu adiós, Se necesita un ángel y Para mi musiquero, entre otras.
“Esta última me dedicó antes de morir”, agrega.
Ricardo “Tito” Gómez vive en Santa María, Brasil, está en pareja con Lía Sartori y fue otra vez el amor el sentimiento que le devolvió la sonrisa. En la Fiesta del Chamamé y del Mercosur se presentó con la Orquesta Folklórica de la Provincia. Estrenó un tema que lleva letra y música suyas, “Como ayer”, se llama. 
“Fue una sorpresa increíble esta organización tremenda”, dijo muy conforme.
¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

“Mi sueño mayor se fue al agua”

Cuando uno escucha temas como “Niña del ñangapirí”, “Para volver a soñar” o “A orillas de tu silencio”, por nombrar algunos de los más versionados desde Los de Imaguaré hasta infinidad de solistas o grupos de nuestro folklore regional, la cadencia de la música se va adosando a la letra hasta repetirse una y otra vez, memorizando en cada acorde, esos versos tan hermosos que le nacieron al paí Julián Zini para nosotros.
El autor de dicha música es Ricardo “Tito” Gómez, nacido en Curuzú Cuatiá y fundador del grupo Los de Imaguaré, que integró durante cuatro años y con el que grabó el primer disco que los lanzara al reconocimiento popular, “Viajero de sueños” y al que siguieron “El camino del amor”, “Chamamecero” y “Nuestro canto”.
“Luego con el Gringo (Sheridan) hice uno más que se llamó Memoria de la sangre”, continúa. 
Joaquín “Gringo”, Miguel Ángel “Michel” y Santiago “Bocha” Sheridan, se unen a Tito y con Adolfo Billordo forman el grupo Reencuentro. “Yo fui el creador de la idea hasta la construcción misma, en 1986. Grabamos otros discos, Neike Chamigo, El canto de nuestra gente y Por el viejo camino. La desgracia fue terrible”, dice “Tito”.
“Me quedé muy mal después del accidente y al perder a mis dos compañeros de ruta, Michel y Gringo, ya no entendí más nada. Mi sueño mayor se fue al agua”, confiesa con tristeza.
De aquella tristeza que como secuela le dejó uno de los más trágicos accidentes en la historia musical de Corrientes y que ocurrió en Bella Vista, “Tito” regresó prendido al amor de la cantante Zuni Aguirre. “Ella me rescató, convivimos diez años, hicimos cuatro discos. Por esa época la busqué a Marta Quiles, cuyo trabajo me había impresionado gratamente al escuchar su poesía en un disco que grabó Zito Segovia. Tenía cosas como El Cristo de los villeros, Simón cielo, Carta de seda y flor, pero Marta andaba aún por esa oscuridad de la tristeza que yo había tocado de tan cerca. No voy a hacer más poesías para ser musicalizadas porque se murió mi músico, de aquí en adelante, voy a escribir obras para radioteatro. Lo dijo así, en una carta que apareció en un diario local.
Fue para mí, un desafío leer eso, porque pensé, si a mi me habían salvado, ahora me tocaba dar la misma mano y me presenté como el músico que pondría alas a su poesía. Trabajamos juntos 12 años”, repite entre nostalgioso y feliz.
De esa música que habla “Tito”, podemos nombrar composiciones tales como: Niña del ñangapirí, Para volver a soñar, A orillas de tu silencio, Nuestros sueños y la distancia, María de los lapachos, Verano en tu piel, Cuando me duele tu ausencia, Lo que yo más quiero, Si a pesar de mí (ya con Marta), Amado mío, Romance para tu adiós, Se necesita un ángel y Para mi musiquero, entre otras.
“Esta última me dedicó antes de morir”, agrega.
Ricardo “Tito” Gómez vive en Santa María, Brasil, está en pareja con Lía Sartori y fue otra vez el amor el sentimiento que le devolvió la sonrisa. En la Fiesta del Chamamé y del Mercosur se presentó con la Orquesta Folklórica de la Provincia. Estrenó un tema que lleva letra y música suyas, “Como ayer”, se llama. 
“Fue una sorpresa increíble esta organización tremenda”, dijo muy conforme.