ellitoral.com.ar

Martes 19de Noviembre de 2019CORRIENTES23°Pronóstico Extendidoclima_parcial_noche

Dolar Compra:$57,50

Dolar Venta:$62,50

Conflictos comerciales y cadenas de valor

Un informe del FMI sostiene que la caída de la producción industrial explica la reducción mientras el sector servicios muestra una tendencia firme. Los índices para los Estados Unidos, Japón y la zona del Euro seguirían retraídos y la economía china, si bien este año superaría el 6,1%, el año próximo bajaría al 5,8%.

imagen_0

Por Felipe Frydman
Licenciado en Economía Política (UBA), Master in Economics (University of Boston) y miembro consultor del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (Cari).
Publicado en Infobae.com

El FMI presentó el informe cuatrimestral sobre la economía mundial que prevé una desaceleración del crecimiento para este año y una leve mejora para el 2020. La tasa de crecimiento que en 2018 fue del 3,6% bajaría al 3 y el año próximo alcanzaría el 3,4%. El informe sostiene que la caída de la producción industrial explica la reducción mientras el sector servicios muestra una tendencia firme. Los índices para los Estados Unidos, Japón y la zona del Euro seguirían retraídos y la economía china, si bien este año superaría el 6,1%, el año próximo bajaría al 5,8%.
El informe se detiene en los efectos de la política de los Estados Unidos sobre las cadenas de valor y los estímulos ofrecidos para la relocalización de las empresas multinacionales. Las cadenas de valor han favorecido la integración de la producción a nivel global aprovechando las ventajas comparativas en especial para sectores de mano de obra intensiva incluyendo el ensamble de productos electrónicos. La reducción de costos favoreció a las empresas y se tradujeron en menores precios beneficiando a los consumidores.
El aumento de los aranceles tiene el propósito de anular las ventajas comparativas. Los mayores costos provocados por los aranceles pueden ser absorbidos por las empresas, pero un porcentaje será trasladado a los precios perjudicando a los consumidores. El presidente Trump se jactó del aumento de la recaudación aduanera pagado por las multinacionales y en última instancia por los consumidores. Esta triangulación debería provocar una reducción de la demanda y una caída de las importaciones desde China dependiendo de la elasticidad demanda-precio.
La menor demanda por el traslado de ingresos del sector privado al público afecta el nivel de inversiones y contradice el efecto de lograr un aumento de la inversión y el empleo en los Estados Unidos. Tampoco está claro si esta política tiene el propósito de presionar para lograr otras concesiones o si tendrá un efecto permanente que pueda afectar las relaciones comerciales en el largo plazo con consecuencias impredecibles.
Las cadenas de valor tienen un efecto positivo sobre el nivel de empleo en los países en desarrollo permitiendo la incorporación de mano de obra desplazada de la agricultura al sector industrial. El informe pone énfasis en la difusión de tecnología como una consecuencia indirecta de la localización de las multinacionales en la periferia, y el surgimiento de empresas locales o asociadas a otras firmas extranjeras como proveedores de las terminales. El mayor poder de compra desde estos países favoreció también las exportaciones de mayor complejidad y servicios desde los países avanzados que tienen salarios más altos.
Las políticas extorsivas de Donald Trump son populares entre los trabajadores desplazados por la relocalización de las multinacionales en países de menor desarrollo en un lento proceso que lleva más de cuarenta años. Esta globalización producto también de los cambios tecnológicos permitió el despegue de países postergados que de otra forma no hubieran podido superar su dependencia de la agricultura y de industrias de baja productividad. Los principales beneficiarios de estos cambios han sido los países asiáticos y en especial China en los últimos veinte años. Este país a pesar de sus avances todavía tiene un ingreso per cápita menor a 10.000 dólares.
El informe advierte que la persistencia del conflicto comercial entre los Estados Unidos y China perjudica a ambos países. En los primeros ocho meses de este año, los Estados Unidos exportaron a China 70.164 millones e importaron 301.740 millones con un saldo negativo de 231.576 millones. Las cifras muestran una caída del 16% y 13% con relación a igual período de 2018. La incertidumbre del desenlace afecta el nivel de inversiones y el flujo de capitales y demora la posibilidad de una reactivación. La insistencia de Trump podrá satisfacer los deseos de sus electores que le brindarán su adhesión en las elecciones del año próximo, pero difícilmente encontrará una solución satisfactoria en un proceso empujado por el desarrollo tecnológico.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Conflictos comerciales y cadenas de valor

Un informe del FMI sostiene que la caída de la producción industrial explica la reducción mientras el sector servicios muestra una tendencia firme. Los índices para los Estados Unidos, Japón y la zona del Euro seguirían retraídos y la economía china, si bien este año superaría el 6,1%, el año próximo bajaría al 5,8%.

Por Felipe Frydman
Licenciado en Economía Política (UBA), Master in Economics (University of Boston) y miembro consultor del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (Cari).
Publicado en Infobae.com

El FMI presentó el informe cuatrimestral sobre la economía mundial que prevé una desaceleración del crecimiento para este año y una leve mejora para el 2020. La tasa de crecimiento que en 2018 fue del 3,6% bajaría al 3 y el año próximo alcanzaría el 3,4%. El informe sostiene que la caída de la producción industrial explica la reducción mientras el sector servicios muestra una tendencia firme. Los índices para los Estados Unidos, Japón y la zona del Euro seguirían retraídos y la economía china, si bien este año superaría el 6,1%, el año próximo bajaría al 5,8%.
El informe se detiene en los efectos de la política de los Estados Unidos sobre las cadenas de valor y los estímulos ofrecidos para la relocalización de las empresas multinacionales. Las cadenas de valor han favorecido la integración de la producción a nivel global aprovechando las ventajas comparativas en especial para sectores de mano de obra intensiva incluyendo el ensamble de productos electrónicos. La reducción de costos favoreció a las empresas y se tradujeron en menores precios beneficiando a los consumidores.
El aumento de los aranceles tiene el propósito de anular las ventajas comparativas. Los mayores costos provocados por los aranceles pueden ser absorbidos por las empresas, pero un porcentaje será trasladado a los precios perjudicando a los consumidores. El presidente Trump se jactó del aumento de la recaudación aduanera pagado por las multinacionales y en última instancia por los consumidores. Esta triangulación debería provocar una reducción de la demanda y una caída de las importaciones desde China dependiendo de la elasticidad demanda-precio.
La menor demanda por el traslado de ingresos del sector privado al público afecta el nivel de inversiones y contradice el efecto de lograr un aumento de la inversión y el empleo en los Estados Unidos. Tampoco está claro si esta política tiene el propósito de presionar para lograr otras concesiones o si tendrá un efecto permanente que pueda afectar las relaciones comerciales en el largo plazo con consecuencias impredecibles.
Las cadenas de valor tienen un efecto positivo sobre el nivel de empleo en los países en desarrollo permitiendo la incorporación de mano de obra desplazada de la agricultura al sector industrial. El informe pone énfasis en la difusión de tecnología como una consecuencia indirecta de la localización de las multinacionales en la periferia, y el surgimiento de empresas locales o asociadas a otras firmas extranjeras como proveedores de las terminales. El mayor poder de compra desde estos países favoreció también las exportaciones de mayor complejidad y servicios desde los países avanzados que tienen salarios más altos.
Las políticas extorsivas de Donald Trump son populares entre los trabajadores desplazados por la relocalización de las multinacionales en países de menor desarrollo en un lento proceso que lleva más de cuarenta años. Esta globalización producto también de los cambios tecnológicos permitió el despegue de países postergados que de otra forma no hubieran podido superar su dependencia de la agricultura y de industrias de baja productividad. Los principales beneficiarios de estos cambios han sido los países asiáticos y en especial China en los últimos veinte años. Este país a pesar de sus avances todavía tiene un ingreso per cápita menor a 10.000 dólares.
El informe advierte que la persistencia del conflicto comercial entre los Estados Unidos y China perjudica a ambos países. En los primeros ocho meses de este año, los Estados Unidos exportaron a China 70.164 millones e importaron 301.740 millones con un saldo negativo de 231.576 millones. Las cifras muestran una caída del 16% y 13% con relación a igual período de 2018. La incertidumbre del desenlace afecta el nivel de inversiones y el flujo de capitales y demora la posibilidad de una reactivación. La insistencia de Trump podrá satisfacer los deseos de sus electores que le brindarán su adhesión en las elecciones del año próximo, pero difícilmente encontrará una solución satisfactoria en un proceso empujado por el desarrollo tecnológico.