4 de junio
ellitoral.com.ar

Miércoles 15de Julio de 2020CORRIENTESPronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$70,00

Dolar Venta:$75,00

CORRIENTES:

4 de junio

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1851... y el gobernador de Corrientes Benjamín Virasoro promueve una Ley de Amnistía. Tras la decisión conjunta que toma el gobernador de Corrientes con su colega de Entre Ríos, Justo José de  Urquiza, de declarar la guerra a Rosas, firma Virasoro el decreto que promulga la decisión de establecer un olvido absoluto de lo pasado, promoviendo una amnistía en general para asegurar la fraternidad de los espíritus en un sentimiento uniforme, que arraigue firmemente la paz y borre los odios entre las familias correntinas. 
La pasión y el empeño debían estar al unísono contra el dictador Juan Manuel de Rosas, quien con engaños, sobornos y amenazas en la mayoría de los casos, tenía sometida hasta ese momento a las 12 provincias argentinas, excepto Corrientes, que luchó en soledad desde Pago Largo hasta los umbrales de Caseros. Benjamín Virasoro sabía que la mayoría del pueblo correntino acuñaba un sentimiento antirrosista y su concurso sería fundamental para engrosar las filas de su ejército. Así es como volvieron muchos del exilio, especialmente del Paraguay y Brasil.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

4 de junio

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1851... y el gobernador de Corrientes Benjamín Virasoro promueve una Ley de Amnistía. Tras la decisión conjunta que toma el gobernador de Corrientes con su colega de Entre Ríos, Justo José de  Urquiza, de declarar la guerra a Rosas, firma Virasoro el decreto que promulga la decisión de establecer un olvido absoluto de lo pasado, promoviendo una amnistía en general para asegurar la fraternidad de los espíritus en un sentimiento uniforme, que arraigue firmemente la paz y borre los odios entre las familias correntinas. 
La pasión y el empeño debían estar al unísono contra el dictador Juan Manuel de Rosas, quien con engaños, sobornos y amenazas en la mayoría de los casos, tenía sometida hasta ese momento a las 12 provincias argentinas, excepto Corrientes, que luchó en soledad desde Pago Largo hasta los umbrales de Caseros. Benjamín Virasoro sabía que la mayoría del pueblo correntino acuñaba un sentimiento antirrosista y su concurso sería fundamental para engrosar las filas de su ejército. Así es como volvieron muchos del exilio, especialmente del Paraguay y Brasil.