A 24 años de los escándalos políticos que desfasaron el calendario electoral correntino
ellitoral.com.ar

Miércoles 19de Diciembre de 2018CORRIENTES22°Pronóstico Extendidoclima_parcial_noche

Dolar Compra:$37,30

Dolar Venta:$39,10

A 24 años de los escándalos políticos que desfasaron el calendario electoral correntino

COLEGIO. Los escándalos del empate y los electores fueron un caso emblemático para el estudio de las elecciones indirectas en todo el mundo.
LA REFORMA. En pocas sesiones la Convención Constituyente cambió la Constitución Provincial estableciendo la elección a dos vueltas que se emplea actualmente.
INTERVENTOR. Ideler Tonelli fue el tercer delegado que llegó desde Nación para devolver la institucionalidad a la Provincia, entregando el mando al Gobernador electo.

por Pablo Miguel Reyes Beyer

@soypablomiguel

El domingo 27 de octubre de 1991 los correntinos se despertaron para ir a votar por el sucesor del gobernador Ricardo Leconte desconociendo el escándalo político que se avecinaba. El resultado de esas tumultosas semanas fue una Intervención Federal de poco menos 2 años, con dos elecciones anuladas y una reforma constitucional en el medio.

Es por estos episodios que Corrientes tiene un calendario electoral distinto al de la Nación y de 22 distritos. Este dato cobra hoy vital importancia con los rumores de reforma constitucional para extender ejecutivos o votar cargos por dos años y que desde 2017 se vote Gobernador el mismo año que Presidente.

El empate
Las elecciones de 1991 terminaron con un claro triunfo del Pacto Autonomista Liberal con la fórmula Raúl Romero Feris - Lázaro Chiappe, con 171 mil votos (43%), seguido por el Partido Justicialista (Alberto Di Filippo - Rubén Pruyas) elegido por 132 mil correntinos (33%) y la UCR (Noel Breard - Pedro Vischi) llegó a los 55 mil sufragios (14%). Lo que hoy sería una segunda vuelta 3 semanas después, la Constitución Provincial de ese momento determinaba un reparto de bancas en el Colegio Electoral, órgano que nombraría al Gobernador.

De los 26 escaños en el Colegio, el Pacto logró 13 electores, mientras que le PJ 9 y la UCR 4. La UCR anunció que sus 4 electores irían con el candidato del PJ, Alberto Di Filippo, por lo que la situación era un 13 a 13 que nunca se resolvió.

El 10 de diciembre Ricardo Leconte dejó el ejecutivo a cargo del presidente provisional del Senado Hugo Mancini. Luego de varias sesiones con ausencia de peronistas y radicales, el Colegio Electoral con 13 integrantes nombró Gobernador a la fórmula del PAL, lo cual luego fue rechazado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Ante la situación el 4 de febrero de 1992 el por entonces presidente Carlos Menem determinó la Intervención Federal del Poder Ejecutivo de Corrientes con el decreto Nº 241/92 donde se mencionó que Mancini carecía de la competencia de llamar a elecciones, por lo que se necesitaba remediar la situación “con la contribución y el auxilio del Gobierno de la Nación”.

El designado Interventor Federal fue un dirigente de la Ucede CEDE, Francisco Duradoña y Vedia, cuya misión era normalizar la situación de la Provincia. Asumió el cargo el 7 de febrero en medio de quejas del PAL y muchas dudas en la provincia.

La fuga y la Reforma
Duradoña y Vedia no logró normalizar la provincia, por lo que en agosto no sólo se lo reemplazó por la joven dirigente peronista Claudia Bello sino que también se extendió la intervención al Poder Judicial con el decreto 1.447/92. En enero del año siguiente se sumaría por algunos meses el Legislativo a esa suerte (decreto 53/93).

Pese a la oposición inicial de Bello (con veto incluído), se comenzó a delinear lo que serían las elecciones a Gobernador y a Convencionales Constituyentes para reformar la constitución y anular el sistema de elección indirecto. La fecha fue el 20 de diciembre de 1992, con los mismos principales candidatos que en 1991.

El Pacto Autonomista Liberal volvió a imponerse pero el reparto en el Colegio Electoral dejó otra curiosidad: el peronismo sacó menos votos pero logró 12 electores contra 11 del PAL. La UCR en tanto sacó 3.

En los primeros días de enero hubo acuerdo entre radicales, autonomistas y liberales. Pese a tener sólo 3 electores, Breard iba a ser ungido Gobernador. Pero el 16 de enero, cuando iba a ser votado sucedió un nuevo escándalo.

Como en 1991 los pejotistas no se presentaron, a priori no iba a ser problema ya que el Pacto y la UCR contaban con la mitad más uno de los electores para nombrar al Gobernador. La novedad estuvo en que también se “fugó” el radicalRamón Tabaré Bruzzo.

El 19 de enero se intentó reemplazar a Bruzzo para votar a la fórmula del Pacto, pero esto fue rechazado por el Superior Tribunal de Justicia (en comisión nombrado por Bello) que determinó la nulidad de todo lo actuado, la caducidad del Colegio Electoral y la anulación de las elecciones del 20 de diciembre. El argumento fue que no existía en la Constitución provincial vigente un mecanismo de cambio de electores, ya que Bruzzo había asumido su banca.

Hubo que esperar a la reforma de la Constitución Provincial, cuya Asamblea funcionó con 17 convencionales del Pacto Autonomista Liberal, 16 peronistas y 6 radicales. Se estableció que las elecciones a Gobernador serían directas y se eliminaron las secciones electorales en las que dividían a la provincia.

Por el nuevo escándalo el 3 de febrero Claudia Bello fue reemplazada por el radical Ideler Tonelli que llegó con la promesa de ser quien encamine la reinstitucionalización de la Provincia.

El 3 de octubre de 1993 se volvió a votar en Corrientes, al igual que en 1991 y 1992, el Pacto Autonomista Liberal fue la fuerza más votada pero no alcanzó para triunfar en primera vuelta. Ante la diferencia indescontable de votos el peronista Di Filippo se bajó del ballotaje.

El 10 de diciembre Corrientes volvió a tener Gobernador, pero quedó con el calendario electoral desfasado de lo que sucede a nivel nacional y en otros 22 distritos. Ahora se rumorea la intención de volver a sincronizar y las fuerzas políticas buscan alternativas en vistas de 2017, esto no hubiese sucedido de no ser por los escándalos ocurridos entre el 27 de octubre de 1991 y el 10 de diciembre de 1993.

 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

A 24 años de los escándalos políticos que desfasaron el calendario electoral correntino

COLEGIO. Los escándalos del empate y los electores fueron un caso emblemático para el estudio de las elecciones indirectas en todo el mundo.
COLEGIO. Los escándalos del empate y los electores fueron un caso emblemático para el estudio de las elecciones indirectas en todo el mundo.

por Pablo Miguel Reyes Beyer

@soypablomiguel

El domingo 27 de octubre de 1991 los correntinos se despertaron para ir a votar por el sucesor del gobernador Ricardo Leconte desconociendo el escándalo político que se avecinaba. El resultado de esas tumultosas semanas fue una Intervención Federal de poco menos 2 años, con dos elecciones anuladas y una reforma constitucional en el medio.

Es por estos episodios que Corrientes tiene un calendario electoral distinto al de la Nación y de 22 distritos. Este dato cobra hoy vital importancia con los rumores de reforma constitucional para extender ejecutivos o votar cargos por dos años y que desde 2017 se vote Gobernador el mismo año que Presidente.

El empate
Las elecciones de 1991 terminaron con un claro triunfo del Pacto Autonomista Liberal con la fórmula Raúl Romero Feris - Lázaro Chiappe, con 171 mil votos (43%), seguido por el Partido Justicialista (Alberto Di Filippo - Rubén Pruyas) elegido por 132 mil correntinos (33%) y la UCR (Noel Breard - Pedro Vischi) llegó a los 55 mil sufragios (14%). Lo que hoy sería una segunda vuelta 3 semanas después, la Constitución Provincial de ese momento determinaba un reparto de bancas en el Colegio Electoral, órgano que nombraría al Gobernador.

De los 26 escaños en el Colegio, el Pacto logró 13 electores, mientras que le PJ 9 y la UCR 4. La UCR anunció que sus 4 electores irían con el candidato del PJ, Alberto Di Filippo, por lo que la situación era un 13 a 13 que nunca se resolvió.

El 10 de diciembre Ricardo Leconte dejó el ejecutivo a cargo del presidente provisional del Senado Hugo Mancini. Luego de varias sesiones con ausencia de peronistas y radicales, el Colegio Electoral con 13 integrantes nombró Gobernador a la fórmula del PAL, lo cual luego fue rechazado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Ante la situación el 4 de febrero de 1992 el por entonces presidente Carlos Menem determinó la Intervención Federal del Poder Ejecutivo de Corrientes con el decreto Nº 241/92 donde se mencionó que Mancini carecía de la competencia de llamar a elecciones, por lo que se necesitaba remediar la situación “con la contribución y el auxilio del Gobierno de la Nación”.

El designado Interventor Federal fue un dirigente de la Ucede CEDE, Francisco Duradoña y Vedia, cuya misión era normalizar la situación de la Provincia. Asumió el cargo el 7 de febrero en medio de quejas del PAL y muchas dudas en la provincia.

La fuga y la Reforma
Duradoña y Vedia no logró normalizar la provincia, por lo que en agosto no sólo se lo reemplazó por la joven dirigente peronista Claudia Bello sino que también se extendió la intervención al Poder Judicial con el decreto 1.447/92. En enero del año siguiente se sumaría por algunos meses el Legislativo a esa suerte (decreto 53/93).

Pese a la oposición inicial de Bello (con veto incluído), se comenzó a delinear lo que serían las elecciones a Gobernador y a Convencionales Constituyentes para reformar la constitución y anular el sistema de elección indirecto. La fecha fue el 20 de diciembre de 1992, con los mismos principales candidatos que en 1991.

El Pacto Autonomista Liberal volvió a imponerse pero el reparto en el Colegio Electoral dejó otra curiosidad: el peronismo sacó menos votos pero logró 12 electores contra 11 del PAL. La UCR en tanto sacó 3.

En los primeros días de enero hubo acuerdo entre radicales, autonomistas y liberales. Pese a tener sólo 3 electores, Breard iba a ser ungido Gobernador. Pero el 16 de enero, cuando iba a ser votado sucedió un nuevo escándalo.

Como en 1991 los pejotistas no se presentaron, a priori no iba a ser problema ya que el Pacto y la UCR contaban con la mitad más uno de los electores para nombrar al Gobernador. La novedad estuvo en que también se “fugó” el radicalRamón Tabaré Bruzzo.

El 19 de enero se intentó reemplazar a Bruzzo para votar a la fórmula del Pacto, pero esto fue rechazado por el Superior Tribunal de Justicia (en comisión nombrado por Bello) que determinó la nulidad de todo lo actuado, la caducidad del Colegio Electoral y la anulación de las elecciones del 20 de diciembre. El argumento fue que no existía en la Constitución provincial vigente un mecanismo de cambio de electores, ya que Bruzzo había asumido su banca.

Hubo que esperar a la reforma de la Constitución Provincial, cuya Asamblea funcionó con 17 convencionales del Pacto Autonomista Liberal, 16 peronistas y 6 radicales. Se estableció que las elecciones a Gobernador serían directas y se eliminaron las secciones electorales en las que dividían a la provincia.

Por el nuevo escándalo el 3 de febrero Claudia Bello fue reemplazada por el radical Ideler Tonelli que llegó con la promesa de ser quien encamine la reinstitucionalización de la Provincia.

El 3 de octubre de 1993 se volvió a votar en Corrientes, al igual que en 1991 y 1992, el Pacto Autonomista Liberal fue la fuerza más votada pero no alcanzó para triunfar en primera vuelta. Ante la diferencia indescontable de votos el peronista Di Filippo se bajó del ballotaje.

El 10 de diciembre Corrientes volvió a tener Gobernador, pero quedó con el calendario electoral desfasado de lo que sucede a nivel nacional y en otros 22 distritos. Ahora se rumorea la intención de volver a sincronizar y las fuerzas políticas buscan alternativas en vistas de 2017, esto no hubiese sucedido de no ser por los escándalos ocurridos entre el 27 de octubre de 1991 y el 10 de diciembre de 1993.

Elecciones 1991 1992 1993
Create your own infographics