ellitoral.com.ar

Miércoles 23 de Octubre de 2019 CORRIENTES26°Pronóstico Extendido clima_parcial

Dolar Compra: $57,75

Dolar Venta: $61,25

8 de octubre

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1810... y el general Manuel Belgrano escribe a Elías Galván, quien investía el cargo de Teniente Gobernador de Corrientes, solicitándole que tenga listos trescientos hombres que conozcan el manejo de las armas que según tiene entendido los hay en Caá Catí porque ya están “industriados”.
De ahí se desprende que es muy probable que Bernabé Antonio Esquivel (a) Chiquillo, junto con sus hermanos, hubiese tomado parte de la expedición al Paraguay, iniciando así una intensa vida militar al servicio de Corrientes y el país.
Por entonces, el amor patrio encendía los corazones de jóvenes y ancianos exitándolos a participar de empresas aún difíciles, desde que el mérito estaba precisamente en ir en pos del riesgo hasta coronarlo con el más sublime sacrificio.
Belgrano por entonces, luego de transitar suelo entrerriano, había llegado el 7 de noviembre en horas de la tarde a Curuzú Cuatiá, donde permaneció hasta el 19 de ese mes. 
Luego de fundar la ciudad, el 16, permaneció tres días más en el lugar y continuó su marcha atravesando el río Corriente a la altura del Paso Caá Guazú, para seguir avanzando por el borde de los esteros y laguna del Iberá hasta Candelaria.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

8 de octubre

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1810... y el general Manuel Belgrano escribe a Elías Galván, quien investía el cargo de Teniente Gobernador de Corrientes, solicitándole que tenga listos trescientos hombres que conozcan el manejo de las armas que según tiene entendido los hay en Caá Catí porque ya están “industriados”.
De ahí se desprende que es muy probable que Bernabé Antonio Esquivel (a) Chiquillo, junto con sus hermanos, hubiese tomado parte de la expedición al Paraguay, iniciando así una intensa vida militar al servicio de Corrientes y el país.
Por entonces, el amor patrio encendía los corazones de jóvenes y ancianos exitándolos a participar de empresas aún difíciles, desde que el mérito estaba precisamente en ir en pos del riesgo hasta coronarlo con el más sublime sacrificio.
Belgrano por entonces, luego de transitar suelo entrerriano, había llegado el 7 de noviembre en horas de la tarde a Curuzú Cuatiá, donde permaneció hasta el 19 de ese mes. 
Luego de fundar la ciudad, el 16, permaneció tres días más en el lugar y continuó su marcha atravesando el río Corriente a la altura del Paso Caá Guazú, para seguir avanzando por el borde de los esteros y laguna del Iberá hasta Candelaria.