ellitoral.com.ar

Miércoles 13de Noviembre de 2019CORRIENTES26°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$57,75

Dolar Venta:$62,75

Con donaciones, edificarán otro salón para la escuela rural distinguida por Nación

Propietarios de corralones, al enterarse de que la institución destacada como una de las mejores del país en tres evaluaciones Aprender necesitaba un aula, resolvieron regalarle materiales. Los padres aportarán los ladrillos, el Municipio la mano de obra y los padrinos del colegio, las aberturas. 
 

imagen_0

“Pese al contexto de vulnerabilidad extrema, la Escuela N° 769 está entre las mejores del país”, fue el título de la nota publicada meses atrás por El Litoral. Haciendo referencia a que la comunidad educativa tuvo una destacada participación en las evaluaciones Aprender en el 2016, 2017 y 2018. En esa última edición, se ubicó -entre instituciones similares- como una de las mejores del país. Ahora, con el aporte de  los dueños de dos corralones, los padres, el Municipio y los padrinos de la institución construirán un nuevo salón. Sólo resta que reciban la resolución, a través de la cual el Ministerio de Educación autoriza las obras.
La Escuela N° 769 está emplazada a unos cinco kilómetros de Pueblo Libertador. Asisten unos 86 alumnos que cursan el nivel primario y 19 que pertenecen al nivel inicial. 
El año pasado también lograron incorporar a una maestra que está a cargo del curso al que asisten cinco chicos con discapacidad. En diálogo con El Litoral, la directora del colegio, Sara Bordón, indicó que actualmente tienen cinco docentes de grado y un maestro especial. Asimismo, poseen una  sala anexa del JIN N° 70.
“Ese jardín tiene una matrícula de 19 alumnos y están en una sala muy pequeña. El aula nueva sería para el grado de Educación Especial o, en su defecto, para el JIN porque el año que viene podría aumentar la cantidad de chicos. Estimamos que será así porque ya tenemos muchos preinscriptos”, contó la docente. En este contexto, explicó que “ahora tenemos cinco aulas para siete grados. Son cinco de nivel primario, el jardín que funciona en el depósito y el grado de Educación Especial que funciona en el SUM y la cocina, cuando ese salón se usa para dar Informática”. Por eso, es imperiosa la necesidad de ampliar las instalaciones como refaccionar las actuales.

Aportes
Según expresó Bordón, tras la publicación que El Litoral realizó el pasado 17 de junio, un par de comercios se comunicaron con ella para ofrecer su ayuda. 
“Nos contactó el corralón ‘El Pato’ de Esquina que nos dona las chapas, bolsas de cemento, el hierro para las columnas, el alambre, cables para instalaciones eléctricas y todos los insumos. Mientras que el corralón ‘Libertador’ de nuestra localidad nos dona la pintura”, destacó Bordón. Tras lo cual continuó: “Y los ladrillos fueron aportados por los padres y las familias de los alumnos”.
En tanto, la piedra y la arena fueron compradas por el colegio con dinero que obtuvimos a través de actividades que realizan. “La mano de obra está a cargo de Obras Públicas del Municipio. Y nuestros padrinos del estudio jurídico de Buenos Aires Beccar Varela, que forma parte de la Apaer, nos donan las puertas y ventanas”, detalló. 
Para comenzar con la construcción sólo resta que les brinden la autorización desde el Ministerio de Educación de la Provincia.
“Mario Branz, subsecretario de Entes descentralizados de la provincia, llevó a Capital los papeles con el pedido porque al ser un edificio público no podemos hacer ninguna reforma sin consentimiento”, comentó. Al mismo tiempo, agregó que, según le informaron, la semana que viene estaría la resolución de autorización para la edificación del aula.
Ese nuevo espacio mejoraría las condiciones en que estudian los chicos. Asimismo, el resto del edificio que tiene más de 30 años se encuentra muy deteriorado. “A nosotros nos urge que el Gobierno nos refaccione la escuela porque son 58 las familias de bajos recursos a las que damos contención, realmente estamos superados. Ojalá que para el 2020 se concreten las refacciones”, finalizó la docente.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Con donaciones, edificarán otro salón para la escuela rural distinguida por Nación

Propietarios de corralones, al enterarse de que la institución destacada como una de las mejores del país en tres evaluaciones Aprender necesitaba un aula, resolvieron regalarle materiales. Los padres aportarán los ladrillos, el Municipio la mano de obra y los padrinos del colegio, las aberturas. 
 

“Pese al contexto de vulnerabilidad extrema, la Escuela N° 769 está entre las mejores del país”, fue el título de la nota publicada meses atrás por El Litoral. Haciendo referencia a que la comunidad educativa tuvo una destacada participación en las evaluaciones Aprender en el 2016, 2017 y 2018. En esa última edición, se ubicó -entre instituciones similares- como una de las mejores del país. Ahora, con el aporte de  los dueños de dos corralones, los padres, el Municipio y los padrinos de la institución construirán un nuevo salón. Sólo resta que reciban la resolución, a través de la cual el Ministerio de Educación autoriza las obras.
La Escuela N° 769 está emplazada a unos cinco kilómetros de Pueblo Libertador. Asisten unos 86 alumnos que cursan el nivel primario y 19 que pertenecen al nivel inicial. 
El año pasado también lograron incorporar a una maestra que está a cargo del curso al que asisten cinco chicos con discapacidad. En diálogo con El Litoral, la directora del colegio, Sara Bordón, indicó que actualmente tienen cinco docentes de grado y un maestro especial. Asimismo, poseen una  sala anexa del JIN N° 70.
“Ese jardín tiene una matrícula de 19 alumnos y están en una sala muy pequeña. El aula nueva sería para el grado de Educación Especial o, en su defecto, para el JIN porque el año que viene podría aumentar la cantidad de chicos. Estimamos que será así porque ya tenemos muchos preinscriptos”, contó la docente. En este contexto, explicó que “ahora tenemos cinco aulas para siete grados. Son cinco de nivel primario, el jardín que funciona en el depósito y el grado de Educación Especial que funciona en el SUM y la cocina, cuando ese salón se usa para dar Informática”. Por eso, es imperiosa la necesidad de ampliar las instalaciones como refaccionar las actuales.

Aportes
Según expresó Bordón, tras la publicación que El Litoral realizó el pasado 17 de junio, un par de comercios se comunicaron con ella para ofrecer su ayuda. 
“Nos contactó el corralón ‘El Pato’ de Esquina que nos dona las chapas, bolsas de cemento, el hierro para las columnas, el alambre, cables para instalaciones eléctricas y todos los insumos. Mientras que el corralón ‘Libertador’ de nuestra localidad nos dona la pintura”, destacó Bordón. Tras lo cual continuó: “Y los ladrillos fueron aportados por los padres y las familias de los alumnos”.
En tanto, la piedra y la arena fueron compradas por el colegio con dinero que obtuvimos a través de actividades que realizan. “La mano de obra está a cargo de Obras Públicas del Municipio. Y nuestros padrinos del estudio jurídico de Buenos Aires Beccar Varela, que forma parte de la Apaer, nos donan las puertas y ventanas”, detalló. 
Para comenzar con la construcción sólo resta que les brinden la autorización desde el Ministerio de Educación de la Provincia.
“Mario Branz, subsecretario de Entes descentralizados de la provincia, llevó a Capital los papeles con el pedido porque al ser un edificio público no podemos hacer ninguna reforma sin consentimiento”, comentó. Al mismo tiempo, agregó que, según le informaron, la semana que viene estaría la resolución de autorización para la edificación del aula.
Ese nuevo espacio mejoraría las condiciones en que estudian los chicos. Asimismo, el resto del edificio que tiene más de 30 años se encuentra muy deteriorado. “A nosotros nos urge que el Gobierno nos refaccione la escuela porque son 58 las familias de bajos recursos a las que damos contención, realmente estamos superados. Ojalá que para el 2020 se concreten las refacciones”, finalizó la docente.