ellitoral.com.ar

Viernes 24 de Enero de 2020 CORRIENTES30°Pronóstico Extendido clima_sol

Dolar Compra: $58,00

Dolar Venta: $63,00

Se despidió Mauricio Macri, el presidente que más veces visitó a los correntinos

El primer mandatario no peronista en concluir su mandato encabezó ayer un acto de despedida. En Corrientes el jefe de Estado estuvo en 16 oportunidades, algo que ningún otro hizo.
 

Mauricio Macri será el primer presidente no peronista en concluir su mandato. Pero para el millón de correntinos será el primer presidente que más veces los visitó: 15 visitas oficiales y una informal durante sus 4 años de gestión.

Macri comenzó a despedirse ayer con un acto en Plaza de Mayo al que acudieron miles de personas que apoyan su gestión. 

Lo votaron 10.393.809 de argentinos, es decir, el 40,44% de los electores totales. Pese a la gran crisis económica.

Los correntinos lo recordarán por ser el primer presidente que visitó Santa Ana, que bailó chamamé y que les dijo en la cara: “Me emociona lo corajudos que son”.

Quién podrá olvidar que fue el primer jefe de Estado en probar la caña con ruda un 1° de agosto, que, apenas se puso la banda presidencial, fue Corrientes la primera provincia que visitó.

Que además trajo a su gabinete de ministros a trabajar en la Casa Rosada local, algo que hasta entonces a ningún otro presidente se le  había ocurrido.

Que prometió obras, millones, puentes, puertos. Promocionó el Iberá como un destino paradisíaco para todo el mundo.

Repartió flores para jubilados que cumplían años. Visitó a emprendedores que nunca nadie había visitado. Comió con amas de casa que nadie había visitado, en barrios indigentes.

Recorrió escuelas técnicas, se tomó selfies con alumnos que nunca habían tenido cerca a un presidente, la mayoría ni siquiera conocía la Casa Rosada. 

Fueron 16 visitas, cada una no duró más de dos horas. Pero marcó a fuego el recuerdo de quienes nunca tuvieron cerca a un jefe de Estado, que antes estuvo al frente del Club Boca Juniors, uno de los más populares del país.

Será difícil superar eso. Al menos eso. Aunque tampoco aquí ganó las elecciones de octubre. 

Despedida
Ayer miles de personas colmaron la Plaza de Mayo, en Buenos Aires. Observaban a su presidente acompañado por su esposa y Miguel Angel Pichetto. Cantaban el himno. Lloraban.

“No están solos, no están solos”, coreó la multitud y el grito fue más ensordecedor cuando clamaban: “Justicia, justicia, justicia”.

Macri se despidió con un “hasta pronto”. Le pidió  a la gente “no estar angustiada" por lo que viene, pues es un paso más de aprendizaje y crecimiento hacia el futuro”.

“A cuidar a la querida Argentina para que no la roben, no la maltraten, no la estafen ni la descuiden nunca jamás”, peroró.

Instó a “defender la democracia, la calidad institucional y nuestras libertades” y prometió a su sucesor, Alberto Fernández, que “puede confiar en que después de mucho tiempo va a encontrar una oposición constructiva y no destructiva”.
“Me da tristeza ver que muchos de ustedes están angustiados acerca de lo que viene. No tenemos que estar angustiados, es un paso más de aprendizaje y crecimiento hacia ese futuro que todos deseamos”, sostuvo Macri, mientras la multitud le respondía “sí”.

Sostuvo que “todos queremos justicia, tenemos que cuidar a nuestra querida Argentina de que no la roben, no la maltraten, no la estafen ni la descuiden nunca jamás”. Y expresó que en el acto, gobernantes y ciudadanos comunes estaban “por la República, el respeto de las leyes, por nosotros y nuestros hijos”.

Macri reconoció que “me guardo tantas cosas que hemos vivido juntos que me va explotar este corazón, que es más de ustedes que mío”.

Agradeció a la gente por “acompañar estos cuatro años de transformaciones poniendo todo” e hizo “una mención especial a las mujeres que se movilizaron de manera impresionante en estos cuatro años”.

“Los miro, los siento y los escucho y lo único que hago es reconfirmar que los argentinos estamos hechos de corazón y pura fuerza”, aseveró.

Dijo que siente “tristeza  por no seguir trabajando juntos en esas reformas que el país necesita”, pero destacó que “somos más los que vemos la realidad de otra manera, ligada a la verdad, al respeto, al trabajo. Estamos cada vez más juntos para defender las cosas que hemos logrado y defendernos si alguno quiere abusar”.

El presidente saliente sostuvo que los años de su gestión “fueron más difíciles de lo que imaginé, con mucho palo en la rueda, pero logramos muchas cosas. Y terminamos con el ciclo permanente de terminar en el mismo lugar y no poder avanzar”, en alusión a la finalización de un gobierno no peronista democrático.

“Le quiero decir al presidente electo que va a encontrar después de mucho tiempo una oposición firme y severa que va a defender la democracia, la calidad institucional y nuestras libertades”, concluyó.
(JAG)

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Se despidió Mauricio Macri, el presidente que más veces visitó a los correntinos

El primer mandatario no peronista en concluir su mandato encabezó ayer un acto de despedida. En Corrientes el jefe de Estado estuvo en 16 oportunidades, algo que ningún otro hizo.
 

Mauricio Macri será el primer presidente no peronista en concluir su mandato. Pero para el millón de correntinos será el primer presidente que más veces los visitó: 15 visitas oficiales y una informal durante sus 4 años de gestión.

Macri comenzó a despedirse ayer con un acto en Plaza de Mayo al que acudieron miles de personas que apoyan su gestión. 

Lo votaron 10.393.809 de argentinos, es decir, el 40,44% de los electores totales. Pese a la gran crisis económica.

Los correntinos lo recordarán por ser el primer presidente que visitó Santa Ana, que bailó chamamé y que les dijo en la cara: “Me emociona lo corajudos que son”.

Quién podrá olvidar que fue el primer jefe de Estado en probar la caña con ruda un 1° de agosto, que, apenas se puso la banda presidencial, fue Corrientes la primera provincia que visitó.

Que además trajo a su gabinete de ministros a trabajar en la Casa Rosada local, algo que hasta entonces a ningún otro presidente se le  había ocurrido.

Que prometió obras, millones, puentes, puertos. Promocionó el Iberá como un destino paradisíaco para todo el mundo.

Repartió flores para jubilados que cumplían años. Visitó a emprendedores que nunca nadie había visitado. Comió con amas de casa que nadie había visitado, en barrios indigentes.

Recorrió escuelas técnicas, se tomó selfies con alumnos que nunca habían tenido cerca a un presidente, la mayoría ni siquiera conocía la Casa Rosada. 

Fueron 16 visitas, cada una no duró más de dos horas. Pero marcó a fuego el recuerdo de quienes nunca tuvieron cerca a un jefe de Estado, que antes estuvo al frente del Club Boca Juniors, uno de los más populares del país.

Será difícil superar eso. Al menos eso. Aunque tampoco aquí ganó las elecciones de octubre. 

Despedida
Ayer miles de personas colmaron la Plaza de Mayo, en Buenos Aires. Observaban a su presidente acompañado por su esposa y Miguel Angel Pichetto. Cantaban el himno. Lloraban.

“No están solos, no están solos”, coreó la multitud y el grito fue más ensordecedor cuando clamaban: “Justicia, justicia, justicia”.

Macri se despidió con un “hasta pronto”. Le pidió  a la gente “no estar angustiada" por lo que viene, pues es un paso más de aprendizaje y crecimiento hacia el futuro”.

“A cuidar a la querida Argentina para que no la roben, no la maltraten, no la estafen ni la descuiden nunca jamás”, peroró.

Instó a “defender la democracia, la calidad institucional y nuestras libertades” y prometió a su sucesor, Alberto Fernández, que “puede confiar en que después de mucho tiempo va a encontrar una oposición constructiva y no destructiva”.
“Me da tristeza ver que muchos de ustedes están angustiados acerca de lo que viene. No tenemos que estar angustiados, es un paso más de aprendizaje y crecimiento hacia ese futuro que todos deseamos”, sostuvo Macri, mientras la multitud le respondía “sí”.

Sostuvo que “todos queremos justicia, tenemos que cuidar a nuestra querida Argentina de que no la roben, no la maltraten, no la estafen ni la descuiden nunca jamás”. Y expresó que en el acto, gobernantes y ciudadanos comunes estaban “por la República, el respeto de las leyes, por nosotros y nuestros hijos”.

Macri reconoció que “me guardo tantas cosas que hemos vivido juntos que me va explotar este corazón, que es más de ustedes que mío”.

Agradeció a la gente por “acompañar estos cuatro años de transformaciones poniendo todo” e hizo “una mención especial a las mujeres que se movilizaron de manera impresionante en estos cuatro años”.

“Los miro, los siento y los escucho y lo único que hago es reconfirmar que los argentinos estamos hechos de corazón y pura fuerza”, aseveró.

Dijo que siente “tristeza  por no seguir trabajando juntos en esas reformas que el país necesita”, pero destacó que “somos más los que vemos la realidad de otra manera, ligada a la verdad, al respeto, al trabajo. Estamos cada vez más juntos para defender las cosas que hemos logrado y defendernos si alguno quiere abusar”.

El presidente saliente sostuvo que los años de su gestión “fueron más difíciles de lo que imaginé, con mucho palo en la rueda, pero logramos muchas cosas. Y terminamos con el ciclo permanente de terminar en el mismo lugar y no poder avanzar”, en alusión a la finalización de un gobierno no peronista democrático.

“Le quiero decir al presidente electo que va a encontrar después de mucho tiempo una oposición firme y severa que va a defender la democracia, la calidad institucional y nuestras libertades”, concluyó.
(JAG)