ellitoral.com.ar

Martes 20 de Agosto de 2019 CORRIENTES12°Pronóstico Extendido clima_sol_noche

Dolar Compra: $52,00

Dolar Venta: $57,00

Las conflictivas internas, factor clave de la ausencia de boletas en los cuartos oscuros

Por primera vez desde el retorno a la democracia en 1983, la lista 2 del Partido Justicialista no estará disponible para ser votada. Similar situación ya ocurrió otras veces, cuando disputas irresueltas y un descontento dejaron a alguna histórica papeleta fuera de juego.
 

Liberales. En el 2013 la boleta de la “banderita” estuvo ausente en el medio de una dura interna. Después llegó el quiebre definitivo.
Debutantes. Por primera vez desde 1983, la boleta 2 del Partido Justicialista estará ausente en las elecciones provinciales.

Por Pablo Miguel Reyes Beyer
@soypablomiguel

En este el 2 de junio la ciudadanía correntina se acerca a los cuartos oscuros para votar. La particularidad de estas elecciones es que por primera vez en estos 36 años no está presente la boleta número 2 que históricamente representó al Partido Justicialista.
Tras la dura derrota en las elecciones de 2017 el peronismo fue postergando unas internas que nunca llegaron y, ante la proximidad de las elecciones, optaron por implosionar en una proscripción voluntaria. Es por eso que en los comicios de este año los dirigentes y militantes irán en varias listas diferentes y no en la Lista 2, que fue el papel más elegido en todas las elecciones entre 2009 y 2015.
El PJ cayó así en una situación que ya habían vivido antes los autonomistas, liberales y radicales de acudir a las urnas sin su boleta. Los primeros por un descontento y los últimos en medio de durísimos conflictos internos. El Panu en tanto estuvo al borde de no participar en dos oportunidades.

Primos
De las boletas de los partidos más representativos la primera vez que una estuvo ausente fue en el año 2007. La Unión Cívica Radical vivía por esos días momentos convulsionados de la mano de la disputa entre los primos Arturo, el gobernador, y Ricardo Colombi, diputado nacional.
Aunque ambos luego renegarían de ello, los Colombi también se peleaban por el apoyo de un kirchnerismo que preparaba el terreno para la primera presidencia de Cristina Fernández. Tal es así que cuando Julio Cobos anunció su candidatura a vicepresidente dentro de la denominada Concertación Plural, Arturo estuvo entre los gobernadores radicales alineados a la Casa Rosada. Ricardo, tras ver como los K elegían a su primo, se terminó inclinando por Roberto Lavagna.
La kirchnerización de la UCR correntina hizo que el partido a nivel nacional decidiera la intervención del Comité provincial por tener una estrategia contraria. Con la misión de alinear a la tropa y de pacificar las aguas llegó el riojano José Luis Bellia.
Como es habitual en la política correntina, todo terminó en la Justicia y la histórica boleta de la Lista 3 fuera de los cuartos oscuros de 2007 por estar imposibilitada de realizar alianzas y apoyar candidatos.
Recién con la vuelta de Ricardo al Sillón de Ferré en 2009 la situación del partido de Alem pudo normalizarse.

Disconformidad 
uego de la unificación de la UCR el escenario político correntino terminó polarizado entre Encuentro por Corrientes y el Frente para la Victoria. Para las elecciones de 2011, ambos buscaban sumar sellos para los comicios del 18 de septiembre.
En ese contexto el Partido Autonomista eligió acompañar a la alianza gobernante desechando la oferta kirchnerista. Pero cuando llegó la repartija de los lugares en las listas, el viejo partido de Vidal notó cómo había quedado muy relegado. No tenía lugares salibles ni expectantes. Ante la disconformidad que había, los autonomistas encontraron en la no presentación de su Lista 52 una buena represalia. Acompañaron a Encuentro por Corrientes trabajando sólo con la boleta genérica. Desde entonces el PA no volvió a faltar, estando en el Frente para la Victoria en 2013, en Alianza Correntina en 2015 y en Corrientes Podemos Más en 2017. Ahora volvió a ECO.

Sin la banderita
Desde los inicios del siglo XXI, el Partido Liberal se vio siempre envuelto en durísimas internas que nunca terminaban de saldar, lejos habían quedado sus épocas de gloria. Para 2013 el diputado Miguel Pérez hacía las veces de interventor.
La senadora nacional Josefina Meabe de Mathó apoyaba que el PL sea parte del Frente para la Victoria, pero encontró en Pedro Cassani un rival. El presidente de la Cámara de Diputados defendía la idea de integrar Encuentro por Corrientes.
Miguel Pérez se inclinó por la visión de la otrora Dama de Hierro y terminó acordando que la boleta 51, la de la banderita, iría con el kirchnerismo que proponía a Carlos Mauricio Espínola para la Gobernación ese 15 de septiembre.
Pero la Justicia inhabilitó esa alianza y determinó que caigan también las candidaturas. El Superior Tribunal consideró que un interventor no tenía entre facultades el acuerdo de alianzas ni candidaturas.
Así Pérez se quedó sin su banca y el Partido Liberal sin la posibilidad de presentar su boleta en los cuartos oscuros. A esas alturas el sector de Cassani ya había decidido competir dentro de Encuentro con Corrientes con la papeleta prestada del Partido de Todos.
En 2014 llegó el quiebre definitivo con el nacimiento de Encuentro Liberal, que pasó de ser una línea interna a un nuevo partido político que desde entonces está en ECO.

Implosión peronista
Las duras derrotas en las elecciones de 2017 dejaron al peronismo correntino muy debilitado. No sólo Camau Espínola había sido superado otra vez, sino que también perdieron la administración de Capital y Goya.
Las elecciones internas del Partido Justicialista para definir una nueva conformación se anunciaron en varias oportunidades. Sin embargo, por distintas razones, se fueron postergando y postergando.
En el medio el gobernador Gustavo Valdés anunció que la fecha de las elecciones serían el 2 de junio, ya no había tiempo (ni fondos) para las internas. Es por eso que la conducción peronista determinó una proscripción voluntaria de su boleta número 2 por primera vez desde 1983.
El PJ terminó implosionando en varias líneas que terminarán dirimiendo una virtual interna en las elecciones legislativas. Un sector encabezado por Fabián Ríos va con el Frente para la Victoria, mientras que los principales dirigentes del interior, liderados por el intendente de Paso de los Libres, Martín Ascúa, van con Unidad Correntina. Otros van con Juntos Podemos y Gerardo Bassi, presidente del partido, eligió acompañar a Nito Artaza en Avancemos.

Casi el Panu
Desde su nacimiento, hace más de 20 años, el Partido Nuevo no faltó a ninguna cita electoral. Pero en sus dos primeras incursiones, estuvo muy cerca de no poder participar.
Tanto en 1997 y 1999 las presentaciones burocráticas realizadas por el Partido Nuevo para poder participar de las elecciones fueron cuestionadas por sus rivales. En ambos casos adujeron diversos problemas administrativos y de papeles.
Entre fallos de primera instancia y apelaciones, el Superior Tribunal de Justicia terminó dándole la razón al Partido Nuevo en ambos casos y los naranjas pudieron competir. 
En 1997 fue con un arrasador triunfo, en 1999 también ganaron, pero en medio de la cruda crisis de aquel año.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Las conflictivas internas, factor clave de la ausencia de boletas en los cuartos oscuros

Por primera vez desde el retorno a la democracia en 1983, la lista 2 del Partido Justicialista no estará disponible para ser votada. Similar situación ya ocurrió otras veces, cuando disputas irresueltas y un descontento dejaron a alguna histórica papeleta fuera de juego.
 

Por Pablo Miguel Reyes Beyer
@soypablomiguel

En este el 2 de junio la ciudadanía correntina se acerca a los cuartos oscuros para votar. La particularidad de estas elecciones es que por primera vez en estos 36 años no está presente la boleta número 2 que históricamente representó al Partido Justicialista.
Tras la dura derrota en las elecciones de 2017 el peronismo fue postergando unas internas que nunca llegaron y, ante la proximidad de las elecciones, optaron por implosionar en una proscripción voluntaria. Es por eso que en los comicios de este año los dirigentes y militantes irán en varias listas diferentes y no en la Lista 2, que fue el papel más elegido en todas las elecciones entre 2009 y 2015.
El PJ cayó así en una situación que ya habían vivido antes los autonomistas, liberales y radicales de acudir a las urnas sin su boleta. Los primeros por un descontento y los últimos en medio de durísimos conflictos internos. El Panu en tanto estuvo al borde de no participar en dos oportunidades.

Primos
De las boletas de los partidos más representativos la primera vez que una estuvo ausente fue en el año 2007. La Unión Cívica Radical vivía por esos días momentos convulsionados de la mano de la disputa entre los primos Arturo, el gobernador, y Ricardo Colombi, diputado nacional.
Aunque ambos luego renegarían de ello, los Colombi también se peleaban por el apoyo de un kirchnerismo que preparaba el terreno para la primera presidencia de Cristina Fernández. Tal es así que cuando Julio Cobos anunció su candidatura a vicepresidente dentro de la denominada Concertación Plural, Arturo estuvo entre los gobernadores radicales alineados a la Casa Rosada. Ricardo, tras ver como los K elegían a su primo, se terminó inclinando por Roberto Lavagna.
La kirchnerización de la UCR correntina hizo que el partido a nivel nacional decidiera la intervención del Comité provincial por tener una estrategia contraria. Con la misión de alinear a la tropa y de pacificar las aguas llegó el riojano José Luis Bellia.
Como es habitual en la política correntina, todo terminó en la Justicia y la histórica boleta de la Lista 3 fuera de los cuartos oscuros de 2007 por estar imposibilitada de realizar alianzas y apoyar candidatos.
Recién con la vuelta de Ricardo al Sillón de Ferré en 2009 la situación del partido de Alem pudo normalizarse.

Disconformidad 
uego de la unificación de la UCR el escenario político correntino terminó polarizado entre Encuentro por Corrientes y el Frente para la Victoria. Para las elecciones de 2011, ambos buscaban sumar sellos para los comicios del 18 de septiembre.
En ese contexto el Partido Autonomista eligió acompañar a la alianza gobernante desechando la oferta kirchnerista. Pero cuando llegó la repartija de los lugares en las listas, el viejo partido de Vidal notó cómo había quedado muy relegado. No tenía lugares salibles ni expectantes. Ante la disconformidad que había, los autonomistas encontraron en la no presentación de su Lista 52 una buena represalia. Acompañaron a Encuentro por Corrientes trabajando sólo con la boleta genérica. Desde entonces el PA no volvió a faltar, estando en el Frente para la Victoria en 2013, en Alianza Correntina en 2015 y en Corrientes Podemos Más en 2017. Ahora volvió a ECO.

Sin la banderita
Desde los inicios del siglo XXI, el Partido Liberal se vio siempre envuelto en durísimas internas que nunca terminaban de saldar, lejos habían quedado sus épocas de gloria. Para 2013 el diputado Miguel Pérez hacía las veces de interventor.
La senadora nacional Josefina Meabe de Mathó apoyaba que el PL sea parte del Frente para la Victoria, pero encontró en Pedro Cassani un rival. El presidente de la Cámara de Diputados defendía la idea de integrar Encuentro por Corrientes.
Miguel Pérez se inclinó por la visión de la otrora Dama de Hierro y terminó acordando que la boleta 51, la de la banderita, iría con el kirchnerismo que proponía a Carlos Mauricio Espínola para la Gobernación ese 15 de septiembre.
Pero la Justicia inhabilitó esa alianza y determinó que caigan también las candidaturas. El Superior Tribunal consideró que un interventor no tenía entre facultades el acuerdo de alianzas ni candidaturas.
Así Pérez se quedó sin su banca y el Partido Liberal sin la posibilidad de presentar su boleta en los cuartos oscuros. A esas alturas el sector de Cassani ya había decidido competir dentro de Encuentro con Corrientes con la papeleta prestada del Partido de Todos.
En 2014 llegó el quiebre definitivo con el nacimiento de Encuentro Liberal, que pasó de ser una línea interna a un nuevo partido político que desde entonces está en ECO.

Implosión peronista
Las duras derrotas en las elecciones de 2017 dejaron al peronismo correntino muy debilitado. No sólo Camau Espínola había sido superado otra vez, sino que también perdieron la administración de Capital y Goya.
Las elecciones internas del Partido Justicialista para definir una nueva conformación se anunciaron en varias oportunidades. Sin embargo, por distintas razones, se fueron postergando y postergando.
En el medio el gobernador Gustavo Valdés anunció que la fecha de las elecciones serían el 2 de junio, ya no había tiempo (ni fondos) para las internas. Es por eso que la conducción peronista determinó una proscripción voluntaria de su boleta número 2 por primera vez desde 1983.
El PJ terminó implosionando en varias líneas que terminarán dirimiendo una virtual interna en las elecciones legislativas. Un sector encabezado por Fabián Ríos va con el Frente para la Victoria, mientras que los principales dirigentes del interior, liderados por el intendente de Paso de los Libres, Martín Ascúa, van con Unidad Correntina. Otros van con Juntos Podemos y Gerardo Bassi, presidente del partido, eligió acompañar a Nito Artaza en Avancemos.

Casi el Panu
Desde su nacimiento, hace más de 20 años, el Partido Nuevo no faltó a ninguna cita electoral. Pero en sus dos primeras incursiones, estuvo muy cerca de no poder participar.
Tanto en 1997 y 1999 las presentaciones burocráticas realizadas por el Partido Nuevo para poder participar de las elecciones fueron cuestionadas por sus rivales. En ambos casos adujeron diversos problemas administrativos y de papeles.
Entre fallos de primera instancia y apelaciones, el Superior Tribunal de Justicia terminó dándole la razón al Partido Nuevo en ambos casos y los naranjas pudieron competir. 
En 1997 fue con un arrasador triunfo, en 1999 también ganaron, pero en medio de la cruda crisis de aquel año.