ellitoral.com.ar

Viernes 18 de Octubre de 2019 CORRIENTES19°Pronóstico Extendido clima_nublado

Dolar Compra: $56,00

Dolar Venta: $59,50

Un correntino es uno de los primeros rescatistas en aguas frías

El joven integra la Armada y es maquinista. En el 2017 incursionó como nadador de rescate en bajas temperaturas y desde ese entonces integra el NAF Argentina.

Lucas Sebastián Ramírez tiene 27 años, nació en Corrientes , trabaja como maquinista en el buque logístico Ara "Patagonia" de la Armada Argentina y es uno de los primeros del país en integrar la asociación Nadadores de Aguas Frías (NAF).

Se acercó a la Armada por medio de su hermano Roberto ingresando a la fuerza en el 2011. En el 2016 se convirtió en nadador de rescate y tiempo más tarde incursionó en la natación en aguas frías.

Sus inicios como rescatista sucedieron en el 2017 cuando fue parte de la comisión a bordo del Ara Puerto Argentino, embarcación designada como Buque de Estación en el marco de la Patrulla Antártica Naval Combinada (PANC) que se realiza desde hace 21 años con la Armada de Chile, operando en puertos del sur argentino y en la Antártida.

"Durante la PANC, recuerdo que el buque sale en la búsqueda del submarino perdido y como nadador de rescate cubría el puesto de timonel en la División Cubierta del aviso. Sentí una gran responsabilidad cuando llegamos al punto donde dijeron podíamos hallar al submarino e imaginaba la sensación de expectativa al verlos y salir al rescate y estar con ellos. Al tiempo debimos regresar a Ushuaia para dar apoyo a la Campaña Antártica de Verano CAV 2017/2018", afirmó Lucas.

Su encuentro con el agua fría, ya sin el traje antiexposición de neoprene naranja característico de los nadadores de rescate, fue para servir mejor en su puesto de trabajo.

"Cuando entré al agua fría, sentí que estaba vivo y me gustó. Ser nadador de aguas frías es una actividad sólo para valientes", describió.

Es así que empezó a desarrollar la disciplina junto a nadadores de reconocimiento nacional y mundial. "Cuando estuve en el sur, de comisión a bordo del 'Puerto Argentino' hice contacto con los NAF de Ushuaia y conocí a otro gran referente guardavidas, Walter Ruano. El es quien llevó la antorcha olímpica en los últimos Juegos Juveniles en Buenos Aires", comentó.

Con el grupo vivió la experiencia de nadar con temperatura de 2 grados en la Playa Larga y Laguna Esmeralda.

"Si tuviera que enviar un mensaje para los jóvenes de Corrientes, les diría que se animen, que la Armada es un proyecto de vida donde sos el protagonista", concluyó.

Fuente: María Silvina Rosas.

 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Un correntino es uno de los primeros rescatistas en aguas frías

El joven integra la Armada y es maquinista. En el 2017 incursionó como nadador de rescate en bajas temperaturas y desde ese entonces integra el NAF Argentina.

Lucas Sebastián Ramírez tiene 27 años, nació en Corrientes , trabaja como maquinista en el buque logístico Ara "Patagonia" de la Armada Argentina y es uno de los primeros del país en integrar la asociación Nadadores de Aguas Frías (NAF).

Se acercó a la Armada por medio de su hermano Roberto ingresando a la fuerza en el 2011. En el 2016 se convirtió en nadador de rescate y tiempo más tarde incursionó en la natación en aguas frías.

Sus inicios como rescatista sucedieron en el 2017 cuando fue parte de la comisión a bordo del Ara Puerto Argentino, embarcación designada como Buque de Estación en el marco de la Patrulla Antártica Naval Combinada (PANC) que se realiza desde hace 21 años con la Armada de Chile, operando en puertos del sur argentino y en la Antártida.

"Durante la PANC, recuerdo que el buque sale en la búsqueda del submarino perdido y como nadador de rescate cubría el puesto de timonel en la División Cubierta del aviso. Sentí una gran responsabilidad cuando llegamos al punto donde dijeron podíamos hallar al submarino e imaginaba la sensación de expectativa al verlos y salir al rescate y estar con ellos. Al tiempo debimos regresar a Ushuaia para dar apoyo a la Campaña Antártica de Verano CAV 2017/2018", afirmó Lucas.

Su encuentro con el agua fría, ya sin el traje antiexposición de neoprene naranja característico de los nadadores de rescate, fue para servir mejor en su puesto de trabajo.

"Cuando entré al agua fría, sentí que estaba vivo y me gustó. Ser nadador de aguas frías es una actividad sólo para valientes", describió.

Es así que empezó a desarrollar la disciplina junto a nadadores de reconocimiento nacional y mundial. "Cuando estuve en el sur, de comisión a bordo del 'Puerto Argentino' hice contacto con los NAF de Ushuaia y conocí a otro gran referente guardavidas, Walter Ruano. El es quien llevó la antorcha olímpica en los últimos Juegos Juveniles en Buenos Aires", comentó.

Con el grupo vivió la experiencia de nadar con temperatura de 2 grados en la Playa Larga y Laguna Esmeralda.

"Si tuviera que enviar un mensaje para los jóvenes de Corrientes, les diría que se animen, que la Armada es un proyecto de vida donde sos el protagonista", concluyó.

Fuente: María Silvina Rosas.