ellitoral.com.ar

Miércoles 29de Enero de 2020CORRIENTES32°Pronóstico Extendidoclima_parcial

Dolar Compra:$58,00

Dolar Venta:$63,00

La reina Isabel II acuerda “una transición” y apoyó a los duques

imagen_0

La reina Isabel II decidió otorgar un “período de transición” en el que el duque y la duquesa de Sussex podrán vivir durante un tiempo entre Canadá y el Reino Unido, y apoya su “deseo”, según lo hizo saber  a través de un comunicado emitido desde el Palacio de Buckingham.
Con esta decisión quedó en claro que los duques rechazaron el pedido de la familia real para que ambos permanezcan como miembros de la realeza a tiempo completo y se evite el “Megxit”, como la apodaron los medios en alusión al Brexit.
La reina celebró una cumbre sin precedentes en su residencia de Sandringham, al este de Inglaterra, para resolver la situación de Harry y Meghan, luego de la crisis desatada por el anuncio de estos de alejarse de sus funciones como miembros de la realeza.
La monarca británica dijo que había mantenido una reunión muy constructiva de la que participó también el príncipe Carlos de Inglaterra y su hijo Guillermo, pero reveló su tristeza por haberlos perdido como “miembros de la realeza que trabajan a tiempo completo”.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

La reina Isabel II acuerda “una transición” y apoyó a los duques

La reina Isabel II decidió otorgar un “período de transición” en el que el duque y la duquesa de Sussex podrán vivir durante un tiempo entre Canadá y el Reino Unido, y apoya su “deseo”, según lo hizo saber  a través de un comunicado emitido desde el Palacio de Buckingham.
Con esta decisión quedó en claro que los duques rechazaron el pedido de la familia real para que ambos permanezcan como miembros de la realeza a tiempo completo y se evite el “Megxit”, como la apodaron los medios en alusión al Brexit.
La reina celebró una cumbre sin precedentes en su residencia de Sandringham, al este de Inglaterra, para resolver la situación de Harry y Meghan, luego de la crisis desatada por el anuncio de estos de alejarse de sus funciones como miembros de la realeza.
La monarca británica dijo que había mantenido una reunión muy constructiva de la que participó también el príncipe Carlos de Inglaterra y su hijo Guillermo, pero reveló su tristeza por haberlos perdido como “miembros de la realeza que trabajan a tiempo completo”.