Macron combate contra “el separatismo islamista”
ellitoral.com.ar

Macron combate contra “el separatismo islamista”

El presidente francés, Emmanuel Macron, denunció ayer que “el separatismo islamista” es “nuestro enemigo”. 
En un discurso en Mulhouse (Alsacia), el mandatario anunció medidas para evitar que la comunidad musulmana de Francia, bajo el influjo de predicadores radicales y de potencias extranjeras, cree una sociedad aparte, con sus propias leyes, ajenas a las de la república y a sus valores.
Desde que llegó al Elíseo, en mayo del 2017, se esperaba una toma de posición enérgica de Macron sobre la convivencia con el islam, uno de los grandes desafíos de Francia en el siglo XXI. Hoy ha sido la primera parte de una ofensiva de comunicación que continuará durante las próximas semanas y que coincidirá con la campaña de las elecciones municipales.
El Jefe de Estado francés visitó un barrio problemático de Mulhouse y dialogó largo rato con sus habitantes. Allí insistió en que “la república debe cumplir sus promesas” en materia de oportunidades, de no discriminación, de educación, de meritocracia, porque de lo contrario otros -los radicales- lo aprovecharán para lanzar mensajes peligrosos, manipulando el sentido de la religión.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Macron combate contra “el separatismo islamista”

El presidente francés, Emmanuel Macron, denunció ayer que “el separatismo islamista” es “nuestro enemigo”. 
En un discurso en Mulhouse (Alsacia), el mandatario anunció medidas para evitar que la comunidad musulmana de Francia, bajo el influjo de predicadores radicales y de potencias extranjeras, cree una sociedad aparte, con sus propias leyes, ajenas a las de la república y a sus valores.
Desde que llegó al Elíseo, en mayo del 2017, se esperaba una toma de posición enérgica de Macron sobre la convivencia con el islam, uno de los grandes desafíos de Francia en el siglo XXI. Hoy ha sido la primera parte de una ofensiva de comunicación que continuará durante las próximas semanas y que coincidirá con la campaña de las elecciones municipales.
El Jefe de Estado francés visitó un barrio problemático de Mulhouse y dialogó largo rato con sus habitantes. Allí insistió en que “la república debe cumplir sus promesas” en materia de oportunidades, de no discriminación, de educación, de meritocracia, porque de lo contrario otros -los radicales- lo aprovecharán para lanzar mensajes peligrosos, manipulando el sentido de la religión.