Sabado 15de Agosto de 2020CORRIENTES20°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$72,25

Dolar Venta:$77,25

Sabado 15de Agosto de 2020CORRIENTES20°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$72,25

Dolar Venta:$77,25

CORRIENTES:

CORONAVIRUS: 57 CASOS ACTIVOS (250 ACUMULADOS) MUERTES: 2

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

4 de julio - Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1873... y el coronel Aniceto Monzón desde Caá Catí se levantaba en armas contra el gobierno de Corrientes. Fue sofocada de inmediato su revuelta, y él, puesto prisionero.    

Por entonces y ante la amenaza de invasión a la provincia por parte del entrerriano López Jordán, el presidente de la república, Domingo Faustino Sarmiento, decretó la movilización de la guardia nacional de Corrientes, la que fue ampliada por el gobernador de la provincia Manuel Victorio Gelabert. 

Corrientes se organizó en cuatro regimientos de caballería nombrándose a sus jefes y con otras unidades puso sus fuerzas al servicio de la nación, a las órdenes del general Vedia. El propio gobernador Gelabert salió a campaña delegando el Poder Ejecutivo al presidente de la Legislatura, Tomás Vedoya, embarcándose para Goya con el batallón “Guardia Provincial”. Partió sabiendo que la oposición permanentemente buscaba la oportunidad para adueñarse de la situación, y como el coronel Aniceto Monzón era el sindicado como un potencial y constante revolucionario, lo invitó a que lo acompañe. La carta de invitación le fue leída en un acto público y, asimismo, Monzón no aceptó el convite, y ni bien se alejó el gobernador de la capital, se sublevó contra las autoridades constituidas, guareciéndose en los bosques del departamento, empezando a hacer reuniones con la colaboración de otros jefes, hasta que se levantó en armas un día como hoy, el 4 de julio de 1873, tras sobornar a algunos guardias que lo controlaban en su pueblo. 

El coronel Raymundo Fernández Reguera fue encomendado para la represión del levantamiento con fuerzas de la capital y Lomas, pero mientras éste avanzaba, las tropas de San Luis, Itatí y Mburucuyá   con las que permanecieron fieles en Caá Catí, cayeron sobre el caudillo venciéndolo en dos combates y haciéndolo prisionero.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error