Sabado 19de Septiembre de 2020CORRIENTES25°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$74,25

Dolar Venta:$79,25

Sabado 19de Septiembre de 2020CORRIENTES25°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$74,25

Dolar Venta:$79,25

CORRIENTES:

CORONAVIRUS: 338 CASOS ACTIVOS (917 ACUMULADOS) MUERTES: 15

/Ellitoral.com.ar/ Mundo

Indagan a un ruso y buscan responsables de la explosión

La población reclama que se esclarezcan los hechos y se asuman responsabilidades de la catástrofe. El origen gira en torno al abandono de 2.750 toneladas de nitrato de amonio en el puerto hace seis años. 

El puerto de Beirut almacenó de forma irregular durante seis años 2.750 toneladas de nitrato de amonio, un químico que se utiliza para fabricar desde explosivos a fertilizantes y cuya combustión produjo la explosión del martes. Todo apunta a que la sustancia llegó hasta allá en un barco de bandera moldava, el Rhosus, que fue abandonado cargado con el peligroso material tras sufrir problemas técnicos en 2013. Cómo este cargamento fue almacenado durante todo este tiempo, sin las mínimas medidas de seguridad, está en el centro de una investigación aún llena de incógnitas.

Las autoridades de Chipre localizaron e interrogaron el miércoles, a petición de la oficina de Interpol en Beirut, a un hombre ruso vinculado con el Rhosus, informa Reuters. Una fuente consultada por la agencia informó que se trata de un hombre de negocios de 43 años llamado Igor Grechushkin. Poco más se sabe. El capitán del barco en 2013, Boris Prokoshev, ha explicado ayer que el producto químico acabó en Beirut después de que el propietario del barco -que él identifica también como Grechushkin- le dijera que tenía que realizar una parada no prevista en la capital libanesa para recoger una carga.

Un informe publicado en 2015 por la red de abogados Shiparrested daba entonces datos que ahora resultan significativos. “El 23/09/2013, m/v Rhosus, con la bandera de Moldavia, zarpó de Batumi Puerto, Georgia, rumbo a Biera en Mozambique con 2.750 toneladas de nitrato de amonio a granel. En ruta, el buque enfrentó problemas técnicos que obligaron al capitán a entrar en el puerto de Beirut”, se lee en el primer párrafo del informe Rhosus, arresto y liberación de la tripulación firmado por dos letrados. Así comenzaría lo que en un principio era una breve parada que se complicó después con daños en la nave, con impagos de las tarifas portuarias, con parte de la tripulación retenida y con el definitivo abandono del material y la embarcación por parte los fletadores y el propietario. “Perdieron el interés por la carga”, se lee en el texto. Ahora se ha traducido en una catástrofe que ha desolado e indignado aún más a un país que ya arrastraba una crisis política, social y sanitaria que ha provocado importantes revueltas en sus calles en los últimos meses.

La población libanesa, hastiada por la situación, reclama que se esclarezcan estos hechos y se asuman culpas en un ambiente de desconfianza hacia la investigación. De momento, la justicia libanesa ha ordenado el arresto domiciliario de los responsables del puerto de Beirut sin especificar el número de personas involucradas ni sus identidades. Pero, por su lado, tanto el jefe del puerto como el de aduanas aseguraron que se enviaron varias cartas al poder judicial pidiendo que se retirara el material. 

Macron coordina ayuda
Tras acompañar hasta Beirut un primer envío de ayuda, el presidente de Francia, la expotencia colonial de Líbano, Emmanuel Macron, anunció ayer que encabezará una conferencia internacional “en los próximos días” para coordinar la ayuda para reconstruir la devastada capital en medio de la crisis política y económica del país.

“En los próximos días organizaremos una conferencia internacional de respaldo y apoyo a Beirut y a la población libanesa. Quiero organizar la cooperación. La cooperación europea y, más amplia también, la internacional. Sentí la ira de la gente”, dijo.

(JML)

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error