Miércoles 29de Noviembre de 2023CORRIENTES39°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$357,5

Dolar Venta:$375,5

Miércoles 29de Noviembre de 2023CORRIENTES39°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$357,5

Dolar Venta:$375,5

/Ellitoral.com.ar/ Sociedad

Construir en tiempos de pandemia, entre las subas constantes y la falta de materiales

Desde hace cuatro meses se sostiene una baja provisión de insumos en el sector, lo que impactó negativamente en la mano de obra. Aguardan la reactivación de obras públicas para fomentar la actividad. 

El sector de la construcción acumula al menos cuatro meses de alarma por desabastecimiento. Si bien en algunos rubros de materiales de producción local se percibió cierta regularización, hay una baja de stock y una suba de precios generalizada. Hay fuertes expectativas por la reactivación de la obra pública para motorizar la actividad.

En diálogo con El Litoral, el arquitecto Gustavo Roselló, presidente  de la delegación correntina de la Cámara Argentina de la Construcción, dio su diagnóstico de la actualidad del sector.

Entre los meses de septiembre y octubre hubo un desabastecimiento muy grande de materiales y la situación actual no es muy distinta. Desde que se declaró la emergencia por desabastecimiento de materiales, se vieron mejoradas las condiciones de entrega de algunos materiales fundamentales, como arena, piedra y cemento.

Sin embargo, desde la cámara reclaman que hubo aumentos no progresivos en los precios que afectaron el normal funcionamiento de la actividad.

“Hay precios, como los de la arena, que varían según localidades y las canteras, Sabemos que aumentó la de mano de obra del peón naviero, del 50 %, muy superior a lo que se declara por inflación anual, y es muy difícil de absorber tal costo”, reconoció.

Otro factor que complicó la posibilidad de alcanzar la cantidad de arena requerida fue la bajante del río y el consecuente aumento de los costos para conseguirla.

En lo que respecta a los ladrillos comunes elaborados en Corrientes, aún no pueden garantizar cantidades significativas.

Roselló informó que siguen teniendo significativos retrasos en el rubro con la siderurgia. También se registra escasez de vidrio, PVC y aluminio.

La demanda continúa insatisfecha y no hay producción a los niveles que requiere el sector para sostener un alto nivel de actividad.

Roselló precisó que, a diferencia de otros años, no se efectuaron licencias en las obras privadas, por lo que durante diciembre y enero la demanda de materiales fue igual o superior.

“Por el momento, la provisión es a cuentagota y en algunos rubros se espera una estabilización en la provisión recién a partir de marzo y abril, debido al bajo ritmo de producción”, manifestó.

Parte de este panorama se explica por los aumentos en la mano de obra. También se suma la falta de materiales y de incertidumbre en  la reposición de materiales importados.

“Hay mucho aumento de prevención para amortiguar futuras subas”, manifestó el presidente de la delegación local.

“Esto se ve en el hierro, la chapa y perfiles. Particularmente, en lo que se refiera al hierro hubo aumentos importantes en los precios, entre un 4 % y un 6 % mensual, y aumentos de hasta el 100 % en la lana de vidrio”.

Roselló dijo a este medio que se pudo atestiguar aumentos exagerados de los producto con la suba del dólar en noviembre. Sin embargo, una vez que la moneda extranjera se redujo, los precios no volvieron a acomodarse.

Explicó que “los productos importados directamente registraron aumentos superiores a los aumentos del dólar oficial por la imposibilidad de reposición”. 

“Hay proveedores que importaron directamente de Paraguay y han dado solución a algunos cuellos de botella que se tenían; hierros y chapas”, explicó.

Los fabricantes advierten que recién en los meses de marzo o abril podrían garantizar entregas.

Mano de obra

La delegación correntina de la Cámara Argentina de la Construcción indicó que desde Uocra informaron un piso bajo de obreros registrados. Sin embargo, hay conocimiento de que en las últimas semanas aumentó la cantidad de obreros contratados informalmente.

El verano es una época en la que las familias eligen “invertir en ladrillo” y proliferan las reformas en los domicilios.

Roselló precisó que en la pequeña obra privada el desabastecimiento no se siente con tanta magnitud, ya que los volúmenes de insumos son reducidos y los costos son más fáciles de absorber.

Sin embargo, precisó que la mano de obra recién comienza a movilizarse con las obras públicas.

“La pandemia hizo mucho daño a la evolución de los puestos de trabajo, dado que se registran muchos obreros aislados luego de las ferias de año nuevo. Las obras comenzaron a retomar los ritmos de trabajo, pero los aumentos de precios y la falta de materiales siguen atentando contra la tan necesaria reactivación; los aumentos ponen a los precios de las obras muy envejecidos y requieren ajustes para sostenerlas activas”. 

“Afortunadamente hay mucha consciencia de que la obra pública reactiva la economía y vemos mucha voluntad desde el sector estatal para que eso ocurra”, reconoció Roselló.

Explicó que los planes de vivienda son uno de los disparadores de la economía: “Esperamos que de ese lado venga la reactivación, de esta manera la mano de obra tendrá una evolución muy rápida”. Hay expectativas de que esto empiece a ocurrir en febrero.     

(IRB)

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error